Materias Primas>

La extrema volatilidad del crudo se lleva por los aires las previsiones del mercado

Los países productores insisten en que no hay una crisis de suministro, pero algunos analistas estiman que precio del barril podría llegar a los 240 dólares

Una refinería de petróleo en Portugal
Una refinería de petróleo en Portugal

El anuncio de un bloqueo a las exportaciones de petróleo ruso por parte de Estados Unidos y Reino Unido ha tensionado al mercado y extremado la volatilidad. El precio del barril de petróleo Brent, que esta semana llegó a tocar los 140 dólares, retrocedió ayer un 13,2% hasta los 111,14 dólares. En este contexto, la OPEP se aferra a sus pronósticos indicando que las distorsiones se deben a subjetividades del mercado, mientras otras voces del sector afirman que el bloqueo ruso catapultará el crudo por encima los 150 dólares. Los futuros del Brent para junio bajó hasta los 108 dólares.

Mohammad Barkindo, secretario general de la OPEP, indicó ayer que no existe una “escasez física” de combustible, sino que el precio se ha disparado por el temor de los inversores. En este sentido, el ejecutivo respaldó la afirmación de su organización de que la producción actual cubre la demanda mundial.

Norbert Rücker, director de economía e investigación del banco suizo Julius Baer, coincide con esta visión: “El mundo no está a punto de quedarse sin petróleo. Estamos presenciando una crisis de precios en lugar de una crisis de suministro. Más allá de la incertidumbre a corto plazo, confiamos en que el alza del precio del petróleo siga patrones más o menos conocidos. Tales movimientos bruscos hacia arriba generalmente siguen movimientos hacia abajo en semanas y meses, no años”. Las autoridades de Emiratos Árabes Unidos indicaron ayer que promoverán que la OPEP incremente su producción petrolera para mitigar el impacto de la crisis.

Bank of America también prevé que el precio del petróleo baje. La entidad ha planteado tres escenarios frente a la situación actual, en dos de los cuales el petróleo se mantiene entre los 95 y los 110 dólares con una ampliación de la producción de otros actores. Sin embargo, advierte que en un escenario muy negativo, el barril se mantendría alrededor de los 130 dólares: “Menos de la mitad de las exportaciones rusas podrían reemplazarse con una combinación de un aumento del suministro estadounidense y con barriles de Irán y la OPEP+. Si fluye más petróleo ruso a China, los mercados petroleros aún podrían estabilizarse a un precio alto”.

Petroleo Brent 96,310 0,000%

Sin embargo, algunos analistas no están convencidos de que la OPEP esté siendo objetiva. Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano Partners, afirma que el petróleo tiene más riesgo alcista que bajista. “En el mercado estrecho que nos encontramos, el precio va a subir y va a generar inflación. Las cuentas no cuadran. Incluso si se extienden las producciones de Irán y Venezuela no será suficiente para compensar a Rusia”.

Otras voces de la industria, como Occidental Petroleum (OXY) y Energy Aspects, aseguran que el petróleo remontará. “No sé exactamente cuando, pero con la situación de oferta y demanda en la que estamos definitivamente sobrepasará los 150 dólares”, sentencia Vicki Hollub, consejera delegada de Occidental Petroleum. La ejecutiva destaca que incluso con la intención de Washington de aumentar la producción de petróleo, surge en el corto plazo el problema de adaptar las líneas de suministro, ya que ampliar su capacidad puede tomar varios meses o incluso años. La consultora noruega de energía Rystad lleva los pronósticos aún más lejos y afirma que el barril de Brent podría llegar a tocar los 240 dólares en caso de nuevas sanciones que provocarían que el suministro no se pudiera reemplazar.

El problema europeo del suministro ruso

Una interrupción del suministro ruso golpearía más el abastecimiento de algunos socios europeos que el de otros. Según las últimas cifras de la Agencia Internacional de la Energía, en España y Francia el petróleo ruso representa solo el 11% y el 13% del total de las importaciones de crudo respectivamente. En contraste, en países como Alemania o Polonia el crudo de los Urales representa el 30% y el 58% de las importaciones. Una subida de precio, no obstante, golpearía a todos los socios por igual.
Alemania, al igual que otros Estados del centro y este de Europa, reciben gran parte de sus exportaciones por medio del oleoducto Druzhba, que conecta los campos petroleros de los Urales con el centro de Europa.

Normas
Entra en El País para participar