Orange y MásMóvil entablan negociaciones en exclusiva para una fusión en España

Crearían una joint venture valorada en 19.600 millones

Bruselas deberá decidir sobre la operación

 Meinrad Spenger, actual CEO de MásMóvil.
Meinrad Spenger, actual CEO de MásMóvil.

Orange y MásMóvil (LORCA JVCO) han anunciado hoy que han comenzado un período de negociación en exclusiva para combinar sus negocios en España. La entidad resultante tendría la forma de una joint venture controlada por Orange y MásMóvil al 50%, con una valoración de la entidad conjunta de 19.600 millones de euros, según han indicado ambas compañías en un comunicado.

Ambas entidades se valoran de forma atractiva, con una valoración de Orange España de 8.100 millones (7,5 veces el EBITDAaL de 2022, y 38,7 veces el EBITDAaL – eCapex de 2022) y una valoración de MásMóvil (que incluye la adquisición de Euskaltel) de 11.500 millones (9,9 veces el EBITDAaL de 2022 y 17,8 veces el EBITDAaL – eCapex de 2022). Fuentes del sector explican que Orange España no tiene apenas deuda, mientras que el grupo MásMóvil, como consecuencia de la estrategia de adquisiciones realizada en los últimos años, tiene una deuda cercana a 6.600 millones de euros.

Orange y Lorca JVCO tendrían los mismos derechos de voto en la entidad combinada resultante. En consecuencia, ninguna consolidaría la entidad combinada en sus cuentas. Según fuentes del sector, Orange nombraría al presidente del consejo de administración y al director financiero, mientras que MásMóvil haría lo propio con el consejero delegado, que presumiblemente sería su actual CEO, Meinrad Spenger.

El mercado parece haber recibido bien la operación. Las acciones de Orange han abierto con una subida superior al 2%, si bien el avance ha perdido fuerza. Telefónica, que se beneficiaría de una reducción del número de operadores en el mercado español, ha llegado a subir cerca de un 3%, si bien el avance también se ha debilitado, como consecuencia de las incertidumbres en los mercados a causa de la invasión rusa de Ucrania.

La unión de Orange y MásMóvil supondrá la operación corporativa más grande registrada en el mercado español en las últimas décadas, y provocará una reducción del número de operadores móviles de red de cuatro a tres. Orange es, actualmente, el segundo operador, mientras que MásMóvil se reforzó en 2021 como cuarto operador, tras la compra de Euskaltel. Telefónica se mantendrá como primero operador español en términos de ingresos, pero la nueva compañía pasará a liderar el mercado en líneas de telefonía móvil y banda ancha fija.

El acuerdo entre las partes contempla, por un lado, el derecho a lanzar una Oferta Pública de Venta (OPV) bajo ciertas condiciones acordadas por ambas partes y, por otro, el derecho de Orange a tomar el control y consolidar la entidad combinada resultante en caso de una Oferta Pública de Venta. En ningún caso estaría la operadora francesa obligada ni a salir de la entidad combinada resultante ni a ejercer esas opciones. Lorca JVCO, matriz británica de MásMóvil, está controlada por Cinven, KKR y Providence, y tiene en su capital a inversores españoles como la familia Ybarra Careaba, Inveready y José Eulalio Poza; mientras que el grupo Orange cuenta como principal accionista al Estado francés, con cerca de un 23% del capital.

La integración dejaría como tercer operador a Vodafone, pero con una posición menor frente a Telefónica y la nueva Orange-MásMóvil. Pese a que distintas especulaciones del mercado apuntaban, precisamente a una operación entre MásMóvil y Vodafone, Orange ya había manifestado su intención de participar activamente en la consolidación del sector en España. El grupo galo, que en la actualidad tiene una posición financiera más sólida que Vodafone, con menor deuda y mejor rating, no podía quedarse al margen, puesto que MásMóvil es su principal cliente en España y Europa, dados los amplios acuerdos mayoristas.

La joint venture integraría los activos y los equipos de ambas compañías en España, apoyándose en sus modelos de negocio altamente complementarios, para dar servicio a 4,0+3.1 millones de clientes de fijo (de los cuales 3,0+2,6 son convergentes), 11,5+8,7 millones de clientes de móvil postpago y casi 1,5 millones de clientes de TV.

La joint venture sería propietaria de importantes activos de red, lo que le otorgaría una diferenciación competitiva en el mercado. Así, contaría con una red de fibra óptica ultrarrápida con presencia en todo el territorio nacional que alcanza los 16 millones de unidades inmobiliarias; y una red móvil de última generación con cobertura nacional, que gestiona un volumen de tráfico muy relevante del mercado español.

La entidad resultante se convertiría en un competidor más fuerte, con unos ingresos de alrededor de 7.500 millones de euros y EBITDAaL de 2.200 millones, y ganaría la escala y la eficiencia necesarias para abordar una expansión ambiciosa y sostenible de sus redes de FTTH y 5G; además de contribuir a que España mantenga y continúe desarrollando unas infraestructuras de telecomunicaciones altamente competitivas.

Esta joint venture generaría unas sinergias relevantes que podrían alcanzar los 450 millones de euros a partir del tercer año tras el cierre de la operación.

La transacción se espera que sea firmada durante el segundo trimestre de 2022, dado que ahora ambas partes negociarán los términos de la integración, con el intercambio de due dilligence, y debería estar concluida en el segundo trimestre de 2023, una vez obtenidas las oportunas aprobaciones de las autoridades administrativas, de competencia y regulatorias pertinentes. En principio, según fuentes del sector, la decisión final deberá venir de Bruselas, dada la dimensión europea de la transacción, especialmente por la presencia internacional de Orange.

Otras fuentes del sector recuerdan que Bruselas ha sido muy reticente en los últimos años a autorizar transacciones que supusiesen la reducción de cuatro a tres del número de operadores móviles de red. En su opinión, la cuestión se centrará en saber cuáles pueden ser las condiciones que se impongan a Orange y MásMóvil.

En cualquier caso, ambas telecos han decidido seguir adelante con la transacción lo que implicaría que tienen cierta seguridad de que las condiciones vayan a ser asumibles. “Estoy muy satisfecho de crear esta joint venture con MásMóvil, aprovechando nuestra larga y exitosa colaboración para convertirnos en un competidor más fuerte, capaz de realizar las importantes inversiones necesarias para desarrollar plenamente el mercado español. Cuento con Jean-François Fallacher y con el compromiso de todo el equipo de Orange España para convertir esta oportunidad en un éxito para ambas compañías”, ha dicho Stéphane Richard, presidente y CEO del grupo Orange.

Meinrad Spenger, CEO de MásMóvil, ha comentado que “para asegurar el liderazgo en infraestructuras de fibra y 5G y así como la prestación de un servicio excepcional en España, necesitamos operadores fuertes con modelos de negocio sostenibles. Nuestra combinación sería beneficiosa para los consumidores, el sector de las telecomunicaciones y la sociedad española en su conjunto”.

Lazard ha actuado como asesor financiero de Orange. Goldman Sachs Bank Europe SE ha trabajado como asesor financiero de MásMóvil y BNP Paribas ha actuado como asesor de deuda de MásMóvil.

La nueva compañía nace con más de una docena de marcas. La operadora francesa, que en el último año ha eliminado las marcas República Móvil y Amena, cuenta con Orange, Jazztel y Simyo; mientras que MásMóvil cuenta con Yoigo, MásMóvil, Pepephone, Lebara, Llamaya, Lycamobile, Virgin, Euskaltel, R, Telecable y Guuk.

Totem, la filial de torres de Orange, que tiene una división en España, y MásMóvil Portugal, donde la compañía cuenta con la marca Nowo, quedan fuera del acuerdo.

Normas
Entra en El País para participar