Crisis

El resto de fundadores y accionistas de Letterone siguen a Fridman y salen del consejo

German Khan, Alexey Kuzmichev y Andrei Kosogov se desvinculan del día a día de la compañía, que dice que destinará los dividendos futuros a las víctimas en Ucrania

German Khan, uno de los fundadores y accionistas de Letterone
German Khan, uno de los fundadores y accionistas de Letterone

Los efectos de la inclusión de Mijail Fridman y Petr Aven en la lista de empresarios rusos sancionados por la Unión Europea sigue teniendo efectos en Letterone, el grupo inversor propietario de Dia. El resto de sus principales accionistas y fundadores, German Khan, Alexey Kuzmichev y Andrei Kosogov, han abandonado este lunes el consejo de administración de la compañía, como ya hicieron la semana pasada Fridman y Aven, renunciando además a todos sus cargos en la misma y a su implicación en el día a día.

"German Khan, Alexey Kuzmichev y Andrei Kosogov han dimitido de todos sus cargos en Letterone, incluido sus posiciones en el consejo de administración. Ninguna de estas tres personas ha sido sancionada, pero consideran que es lo correcto para los intereses, a largo plazo, de Letterone, de sus empleados y de los muchos puestos de trabajo asociados a sus empresas", explica el grupo inversor en un comunicado.

En cuestión de una semana, el consejo de administración de Letterone ha pasado de estar compuesto por 11 personas a seis, tras la renuncia de sus fundadores.

En el comunicado hecho público, se añade que Letterone ha aprobado una donación de 150 millones de dólares "para apoyar el urgente trabajo que se está llevando a cabo para ayudar a los afectados por la guerra en Ucrania. Sabemos que todos en Letterone, incluidos nuestros fundadores, apoyan esta acción. Los accionistas de Letterone también han acordado que todos los dividendos de Letterone se destinarán a los esfuerzos de ayuda en el futuro inmediato", añade. En el ejercicio 2020, la compañía aprobó un dividendo de 100 millones de euros y en los últimos cuatro ha repartido casi 650 millones.

Esto significa que, al igual que anunciaron Fridman y Aven, estos accionistas no percibirán dividendo alguno a partir de ahora "y dejarán de tener cualquier participación en el día a día".

"La mayoría de los fundadores de Letterone tienen profundas raíces en Ucrania y la destrucción de las ciudades donde pasé mi infancia y que albergan las tumbas de nuestros antepasados es desgarradora. El reciente bombardeo del centro conmemorativo del holocausto de Babyn Yar, que financiamos y ayudamos a crear, es inconcebible. Mis socios y yo defendemos el fin de la guerra lo antes posible y haremos todo lo posible para ayudar a los afectados, ya sean empleados de nuestras empresas en Ucrania o víctimas de la violencia", dice German Khan, uno de los cofundadores.

Normas
Entra en El País para participar