¿Cómo invertir para aprovechar la subida del gas y el petróleo?

El pequeño inversor puede comprar fondos especializados, acciones de petroleras o ETFs

Brent pulsa en la foto

La invasión de Ucrania por parte del ejército ruso ha sacudido el sector de la energía y las materias primas. El barril de petróleo Texas se ha disparado 50% en el año y ya cotiza en los 110 dólares. Y el gas natural ha subido un 120% solo en la última semana, a raiz del recrudecimiento de la guerra. También se ha disparado el precio del carbón.

Este encarecimiento de los principales combustibles fósiles va a recaer sobre los bolsillos de las familias europeas. La Unión Europea tiene una gran dependencia energética y sus alternativas son escasas. Con todo, el rally del petróleo y el gas ofrece una oportunidad de inversión en un momento de máxima incertidumbre en la renta variable y en que el gran reto va a ser batir a la inflación.

La forma de jugar la apuesta por el sector energético es variada. Hay fondos de inversión especializados, o muy volcados en compañías de este perfil. También hay la posibilidad de invertir por medio de fondos cotizados sectoriales, que tienen unas comisiones muy bajas. O fondos cotizados que replican la evolución de materias primas (algo que requiere una alta especialización), o incluso comprar acciones de compañías.

Víctor Alvargonzález, socio y director de estrategia de la firma de asesoramiento Nexstep, explica que ya llevaban semanas recomendando a sus clientes destinar una parte de sus inversiones al sector energético. “Creemos que en las carteras equilibradas, agresivas y muy agresivas el peso debería estar entre el 10% y el 20%".

1. Fondos cotizados - ETF

Los fondos de inversión cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) son el modo más barato y flexible de exponerse al sector energético. Este tipo de productos son un híbrido entre un fondo y una acción. Tienen una amplia cartera de inversiones, pero pueden comprarse y venderse de forma instantánea. La liquidez inmediata es fundamental en contextos tan volátiles como el actual.

Sergio Ávila, del equipo de análisis del bróker IG, explica que “el sector de petróleo y gas sigue siendo el más beneficiado en este contexto bélico, ya que los márgenes empresariales se expanden y las rentabilidades aumentan a medida que lo hace el precio del crudo”.

Uno de los ETF en los que se ha fijado la firma es el SDPR S&P U.S. Energy Select Sector ETF, uno de los mayores del mundo, con casi 10.000 millones de euros. La gran incógnita sobre este tipo de vehículos es la impresionante revalorización que lleva ya. En este caso, en 2021 subió un 67% y en 2022 suma un 33,5%.

Javier Fernández, gestor de renta fija y multiactivo de la firma Altair Finance, comenta que como parte de la estrategia de sus fondos mixtos y de Bolsa, “estamos incorporando una importante posición en el sector energético de Estados Unidos, por medio de un ETF que replica la evolución de este subsector”.


2. Empresas concretas

En Altair Finance también están intentando subirse a la revalorización del sector tomando posiciones de algunas compañías concretas. “Nos gusta especialmente Exxon Mobile”, apunta. El gestor recuerda que en la última década se ha producido una evolución casi paralela entre la evolución del precio del petróleo y la del sector energético. “Creemos que mientras el precio del barril de crudo siga estando tan alto los beneficios de las petroleras van a ser muy elevados”, apunta el experto inversor.

Otras prestigiosas gestoras de fondos españolas, como Azvalor o Cobas, también llevan tiempo haciendo importantes apuestas en el sector energético. En el caso de la primera, entre sus principales posiciones está Tullow Oil (una empresa británica con pozos de petróleo en África), además de varias especialistas en la extracción de carbón (como Arch Resources o Whitehaven Coal). Mientras, la gran apuesta de Cobas Internacional son las empresas de transporte marítimo de gas licuado, como Golar LNG, que se ha revalorizado un 36% en 2022, ante la perspectiva de que Europa tendrá que disparar la importación de este tipo de energía, si decide dejar de comprar gas ruso.

Uno de los problemas de comprar directamente acciones de compañías petrolíferas es que algunas tenían participaciones en compañías rusas, que ahora pueden ser motivo de fuertes pérdidas. Es el caso de la británica BP, que ha comunicado su decisión de vender el 19,75% que controlaba en el gigante ruso Rosneft. Sin embargo, la venta de esta participación está en el aire, porque no está claro quién se lo comprará y porque la cotización de las empresas rusas está paralizada. Mientras, BP va a tener que anotarse unas pérdidas de 22.000 millones de euros, dando por hecho que esa participación no vale nada.

Jean-Luc Hivert, director de inversiones de la gestora La Française AM, explica que el sector energético, aunque favorecido por la subida de los precios del petróleo y el gas, también se está viendo perjudicado por la relación entre las principales petroleras y Rusia.


3. Fondos especializados

Uno de los vehículos españoles que mejores rentabilidades ha obtenido con su apuesta por el sector energético es el Hamco Global Value, asesorado por John Tidd. El vehículo logró el año pasado unos retornos del 43,5% invirtiendo en pequeñas compañías de todo el mundo, la mayoría petroleras. En 2022 lleva un 9% de retorno.

Tidd explica que ahora empieza a ser más cauto con el sector energético. “Las acciones ya han subido muchísimo y hay que tener en cuenta que podríamos ver un alto el fuego, que relajaría el precio del petróleo. Además, parece inminente un acuerdo con Irán para levantar las sanciones y que vuelva a los mercados internacionales”.

Juan Cánovas, gestor de Bolsa de Altair Finance, coincide en que la vuelta del petróleo iraní sería un alivio para el petróleo, pero añade que “no sería algo inmediato, y su aportación no va a ser suficiente para compensar la exclusión del crudo ruso”.

Uno de los fondos más exitosos en el sector de la energía es el Blackrock BGF World Energy, con 21.000 millones de euros de activos y una revalorización del 58% en el último año.


4. Inversión directa

Una última opción para participar de la escalada de las materias primas es invertir a través de vehículos que replican la evolución de los precios del gas o el petróleo. Javier Molina, portavoz del bróker eToro en España, considera que un inversor novato “no debería nunca dedicar más de un 5% de su cartera en este tipo de activos, mientras que uno más veterano podría llegar hasta el 15%.

La firma WisdomTree tiene fondos cotizados que replican la evolución del petróleo (como el WisdomTree WTI Crude Oil o el Wisdom Tree Nautral Gas) que se pueden comprar en los brókers de Bankinter, Openbank, Renta 4 o Selfbank. “Dentro de una cartera de materias primas, sería atractivo también tener una parte en oro, dado el contexto actual”, apunta Molina.

Los otros productos básicos

  • Industriales. El precio de algunos materiales utilizados en la actividad industrial y en la construcción también ha subido con fuerza. Es el caso del aluminio, que ha subido un 9,5% en la última semana, ante el temor de disrrupciones en las cadenas de suministros. También está subiendo el zinc, el cobre y el níquel. Con todo, la evolución de la cotización de estas materias primas dependerá mucho del impacto de la guerra sobre la economía mundial. Si se desacelera el crecimiento, acabarán cayendo los precios.
  • Agricultura. Rusia es un gran exportador de algunos alimentos básicos, como los cereales. Las sanciones impuestas han hecho que el precio de los futuros del trigo hayan subido casi el 60% en el mercado de Chicago, el más importante del mundo, en la semana. También se han encarecido la soja y el maíz. Un producto para aprovechar esta dinámica es Koala Sicav, con una alta especialización en empresas vinculadas al sector primario, además de con una posición en minas de oro y diamantes.
  • Metales preciosos. Los manuales financieros defendían que en momentos de alta inflación y situaciones bélicas el precio del oro tenía que dispararse, al ser considerado como un activo refugio. El oro sube en 2022 un 6,8%. La plata avanza el 9% y el paladio, el 55%. Con todo, hay muchos fondos mixtos, como el Olea Neutral o el DWS Kaldemorgen Concept, que han incluido una importante participación en oro, al considerar que estabiliza la cartera.
  • Globales. Algunos fondos cotizados también permiten invertir directamente en una cesta diversificada de materias primas, que incluye tanto las industriales, como las preciosas o las agrícolas. Uno de los productos de este tipo, el iShares Diversified Commodity, ha rentado un 58% en los 12 últimos meses.
Normas
Entra en El País para participar