Infraestructuras

ACS cierra el año de la venta de Cobra con 3.045 millones de beneficio

El beneficio neto ordinario fue de 720 millones, con un incremento del 33%

El presidente de ACS, Florentino Pérez.
El presidente de ACS, Florentino Pérez.

La suma de resultados extraordinarios por 2.325 millones en 2021, por la venta del área de Servicios Industriales a Vinci por 5.580 millones, ha disparado el beneficio neto de ACS hasta los 3.045 millones. Antes de este impulso, el grupo que preside Florentino Pérez obtuvo 720 millones de euros de beneficio neto ordinario, cifra que mejora en un 33% la alcanzada un año atrás.

El reto ahora es reinvertir los fondos, para lo que ACS busca oportunidades en los negocios de autopistas y energías renovables. Su presidente interviene mañana ante inversores y analistas, cita en la que podría ofrecer alguna pista sobre el futuro de la compañía y sobre la reorganización que se avecina. De momento, la filial germana Hochtief ha lanzado una opa sobre su firma australiana Cimic para sacarla de la Bolsa.

De los resultados resalta la mejoría en el tráfico de las autopistas de Abertis, tras la crisis atravesada en 2020. La contribución de la concesionaria en el ebitda de ACS ha mejorado en 188 millones de euros y el beneficio neto del grupo en 152 millones de euros.

Tras la histórica venta del negocio industrial, ACS mantiene una cartera de activos de energía renovable y agua valorada en más de 1.000 millones

Todas las áreas de negocio han cerrado el ejercicio con números negros. Concesiones declara un beneficio de 167 millones (117 millones por Abertis y 50 millones por Iridium); el área de Construcción ha crecido un 3,8%, hasta aportar 273 millones de euros; Servicios Industriales, antes de su venta a Vinci, entregó 328 millones de euros, y el área de Servicios (Clece) obtuvo un beneficio neto de 29 millones.

ACS ha reiterado esta tarde que tras la histórica venta del negocio encabezado por Cobra, que deja plusvalías por algo más de 2.900 millones, mantiene una cartera de activos de energía renovable y agua valorada en más de 1.000 millones de euros.

Otros resultados no recurrentes incluyen las provisiones relacionadas con la reevaluación de riesgos operativos por valor de 479 millones y las pérdidas ocasionadas en Hochtief por el arbitraje desfavorable en Chile, por valor de 102 millones.

El ebitda de ACS fue de 1.598 millones de euros, un 15,5% por encima del obtenido en 2020. El beneficio neto de explotación (Ebit) se sitúa en los 1.084 millones, un 15,2% más que el año anterior.

Abertis declara un salto del tráfico medio del 21% frente a 2020, mostrando en diciembre niveles iguales o superiores a los de 2019

Los ingresos de este gigante de las infraestructuras sumaron 27.837 millones, en línea con los de 2020. La producción mejoró un 8,8% en el segundo semestre frente al primero, confirmando la tendencia de recuperación tras la recesión derivada de la pandemia. Por áreas geográficas, el 59% de las ventas se obtuvieron en Norteamérica, por un 19% en Australia, el 18% que aporta Europa%, un 3% cosechado en Asia y América del Sur entrega el restante 1%. Estados Unidos, Australia, España, Canadá y Alemania contribuyen con un 92% del total de las ventas.

La cartera global a diciembre de 2021 subió un 6,2%, hasta 67.262 millones de euros.

Margen en construcción cercano al 5%

Construcción aporta 25.879 millones de euros en ventas (el 94% en el exterior), con una disminución del 0,7% por el tipo de cambio del dólar estadounidense. La actividad despunta en la región Asia-Pacífico por la reactivación de proyectos pendientes y el inicio de otros nuevos. Las ventas por obras en España (5,5% del total) aumentaron un 2,8%. La cartera de obra es de 64.379 millones (un 96% internacional).

Las constructoras del grupo sumaron un ebitda de 1.275 millones, con un margen sobre las ventas del 4,9%. El beneficio neto, con los citados 273 millones, crece un 3,8%.

En el negocio de Concesiones, Abertis declara un salto del tráfico medio del 21% frente a 2020, mostrando tendencias de tráfico positivas en diciembre, con niveles iguales o superiores a los de 2019. Su contribución al beneficio neto de ACS fue de 117 millones de euros, frente a los 35 millones en rojo del año anterior. Iridium, por su parte, ganó 50 millones de euros, impulsada por la rotación de activos como la concesión del Hospital de Toledo o la autopista Baixo Alentejo.

En Servicios Industriales los ingresos fueron de 230 millones una vez desconsolidada la parte traspasada a Vinci. El beneficio neto ordinario de la división alcanzó los 328 millones de euros en 2021, incluyendo la contribución de toda la división hasta el cierre de la operación de venta a finales de diciembre.

Del área de Servicios a la Ciudadanía (Clece) se obtienen unas ventas de 1.643 millones de euros, aumentando un 5,7% respecto al mismo periodo del año anterior. La recuperación se produce tras la paralización temporal en el ejercicio anterior de buena parte de servicios sociales por el estado de alarma.

El beneficio bruto de explotación del área de Servicios fue de 88 millones de euros, recuperando los márgenes operativos previos a la crisis sanitaria. El resultado neto, de 29 millones, supone un incremento de 10 millones respecto a 2020. La cartera actual de esta área alcanza los 2.883 millones de euros, equivalentes a 21 meses de actividad.

Contención en la inversión

Las inversiones de ACS en proyectos de infraestructuras, energía renovable y servicios a lo largo de 2021 han alcanzado los 353 millones de euros. Hochtief se llevó la palma con 152 millones, por los 135 millones invertidos en proyectos energéticos fuera del perímetro de venta de Servicios Industriales.

Las desinversiones del grupo, al margen de la venta del negocio industrial, fueron de 415 millones de euros. En Brasil se captaron 100 millones con la venta de líneas de transmisión, mientras que Iridium y hochtief colocaron activos concesionales por 137 millones.

Normas
Entra en El País para participar