Inmobiliario

Isla de Valdecañas, El Algarrobico y otros sonados casos de demolición

En Piélagos (Cantabria) se declararon ilegales 214 viviendas

Hotel ilegal de El Algarrobico en Carboneras, Almería.
Hotel ilegal de El Algarrobico en Carboneras, Almería.

La demolición de Marina Isla de Valdecañas (Cáceres) decidida por el Supremo es singular por el tamaño, pero antes ha habido otros casos en los que la justicia ha tumbado diversos desarrollos. El más conocido, el del hotel de El Algarrobico, una playa en Carboneras (Almería), que se realizó sobre suelo no urbanizable protegido del Parque Natural de Cabo de Gata. Ahí, los jueces dictaminaron la relevancia de la protección ambiental y se convirtió en un símbolo de la lucha de los ecologistas frente al voraz apetito inmobiliario. Aunque casi dos décadas después, el edificio sigue en pie.

Otro caso es el del Gran Hotel Atlanterra (Zahara de los Atunes, Cádiz), que se derribó por detonación en 2002 por situarse en dominio público marítimo-terrestre, según explican desde Greenpeace, que ha recogido varios de esos casos.

Uno de los ejemplos más relevantes es el de la localidad cántabra de Piélagos. En 2007, el TSJ de Cantabria anuló el plan parcial del consistorio sobre la construcción de 400 viviendas de lujo (88 chalés en cuatro urbanizaciones) que supuso la desaparición completa de una ladera del monte La Picota. En 2011, el Tribunal Supremo declaró ilegal las 214 viviendas que se habían levantado. Ahí la promotora fue Fadesa, posteriormente fusionada con Martinsa y quebrada tras la crisis del ladrillo. También en Cantabria se decidió la demolición de otra urbanización, en Arnuero, afectando a más de 100 casas.

En Benidorm (Alicante), el ayuntamiento salvó de la piqueta a los edificios Gemelos 28, junto a la costa en el conocido como Rincón de Loix, ante la dificultad de llevar a cabo el derribo.

En Asturias es conocido el ejemplo del hotel Kaype (Llanes). La licencia de obra de este establecimiento de cuatro plantas fue concedida en 2013. En 2015, el TSJ autonómico anuló el permiso por superar la edificabilidad en dos de las parcelas otorgadas como suelo urbanizable no consolidado. Las obras fueron paralizadas en 2014 cuando estaban prácticamente finalizadas, tras una inversión aproximada de cinco millones, destacan desde Greenpeace.

En 2013 se echaron abajo 13 bloques de apartamentos ilegales de Ses Covetes (Mallorca) en la playa de Es Trenc. Y en 2016 el Ayuntamiento de Yaiza (Lanzarote) ordenó el “derribo total o parcial” del hotel de cuatro estrellas Son Bou de Playa Blanca.

Normas
Entra en El País para participar