Privacidad

Meta amenaza con retirar Facebook e Instagram de la UE si no puede transferir datos de sus ciudadanos a EE UU

La compañía asegura que su futuro "podría verse comprometido" si la UE no adopta un nuevo marco legal que les permita esa transferencia de datos

Logo de Facebook.
Logo de Facebook.

En plena crisis tras el histórico desplome en la cotización de Meta (antes Facebook) la semana pasada, el gigante tecnológico estadounidense deja de nuevo abierta la puerta a cerrar sus servicios de Facebook e Instagram en Europa si no puede transferir, almacenar y procesar datos de sus usuarios europeos en sus servidores en EE UU. 

En un documento enviado por la compañía de Mark Zuckerberg a la Securities and Exchange Commission (SEC), la compañía asegura que "si no se adopta un nuevo marco de transferencia transatlántica de datos y no podemos seguir recurriendo a los SCC [cláusulas contractuales estándares] o a otros medios alternativos de transferencia de datos de Europa a EE UU, es probable que no podamos ofrecer varios de nuestros productos y servicios más importantes, como Facebook e Instagram, en Europa, lo que afectaría de forma negativa a nuestro negocio, situación financiera y resultados de las operaciones". ´

No es la primera vez que Facebook amenaza con abandonar Europa. Ya lanzó el mismo mensaje en septiembre de 2020 después de que la Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC), el principal regulador en el ámbito de la privacidad de Facebook en Europa, al tener allí su matriz, instara a la compañía que dejara de transferir datos desde el bloque comunitario hacia Estados Unidos.

Facebook, que insiste en que el futuro de sus plataformas "podría verse comprometido", decidió entonces recurrir la decisión ante la Justicia irlandesa, que le concedió una suspensión hasta que se resolviera la disputa legal entre la empresa y el regulador. Como parte de este proceso, Facebook remitió al juzgado un escrito argumentando que la prohibición tendría un elevado impacto en sus operaciones.

La decisión del DPC de Irlanda se produjo varios meses después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) fallara en contra del acuerdo sellado para la transferencia de datos de ciudadanos europeos a Estados Unidos negociado por la Comisión Europea con Washington en 2016, conocido como Privacy Shield o Escudo de privacidad, al concluir que no garantiza el nivel de protección de los datos que exigen las reglas de la Unión Europea.

En su sentencia, la Justicia europea advirtió de que no halló en el acuerdo que permite el envío de datos de usuarios europeos a Estados Unidos para fines comerciales "limitaciones" al uso de los mismos en el marco de determinados programas de vigilancia, ni que tampoco encontró garantías suficientes para proteger a los ciudadanos no estadounidenses y evitar que sean objeto de tales programas.

Facebook teme que la entrada en vigor de la orden de la institución irlandesa llegue durante la primera mitad de 2022. Y, si la empresa no cumple, se arriesga a una multa de hasta el 4% de sus ingresos anuales.

Meta podría cumplir con la legislación europea si gestiona todos los datos de sus usuarios europeos en servidores establecidos en territorio de la UE, pero de momento sigue amparándose en las cláusulas contractuales estándar (SCC, por sus siglas en inglés), un mecanismo jurídico que permite a las empresas transferir los datos de sus usuarios europeos a países ajenos a la UE siempre que ofrezcan ciertas garantías, y que según Facebook, no había quedado anulado por el fallo del tribunal europeo. 

El gigante de las redes sociales no es el único afectado por la sentencia del TJUE. Amazon, Google, Apple o Microsoft también lo están. Los cambios normativos provocaron que, el pasado 13 de enero, la autoridad de protección de datos de Austria determinaba que Google Analytics es ilegal por infringir el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR). Y también el Supervisor Europeo de Protección de Datos, cuya misión es garantizar que las instituciones comunitarias respetan el derecho a la intimidad de los ciudadanos, amonestó en enero al Parlamento Europeo por vulnerar su propia normativa al usar esta herramienta de analítica digital de la multinacional estadounidense.

En este contexto, Facebook añade a la SEC que "si no podemos transferir datos entre los países y regiones en los que operamos o si se nos restringe la posibilidad de compartir los datos entre nuestros productos y servicios, esto podría afectar a nuestra capacidad para prestar nuestros servicios, a la forma en que los prestamos o a nuestra capacidad para orientar los anuncios, lo que podría afectar negativamente a nuestros resultados financieros".

El documento presentado por Meta con la amenaza de su posible salida de Europa parece un órdago de la compañía, que junto a las otras big tech estadounidenses están haciendo lobby para que Europa y EE UU logren un nuevo tratado o que la UE adopte un nuevo marco legal que les permita utilizar los acuerdos actuales para la transferencia de datos. Es difícil imaginar, más con la crisis de negocio y reputacional que está viviendo la compañía, que abandonara uno de sus principales mercados.

Normas
Entra en El País para participar