Banca

CaixaBank encaja sus 6.452 salidas voluntarias sin movilidad geográfica forzosa

El 31% de las salidas del ERE de Santander son empleados con menos de 50 años

CaixaBank encaja sus 6.452 salidas voluntarias sin movilidad geográfica forzosa

Santander y CaixaBank reunieron el viernes a los sindicatos en sus respectivas comisiones de seguimiento de sus Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). En el caso del banco que preside Ana Botín, la reunión se celebró tras la finalización del ERE que puso en marcha el banco el pasado año y que afectó a 3.572 empleados. En el caso de CaixaBank, el objetivo era informar sobre la resolución del excedente de empleo pendiente de ajustar en todas las áreas y territorios gracias a las medidas aplicadas en distintas fases.

En el caso de Santander, el banco informó sobre la conclusión del ERE, el pasado 31 de diciembre, el quinto de los seis últimos años. Además, informó sobre 19 salidas forzosas, según explican fuentes sindicales.

Del conjunto de salidas, de la red de Santander España dejaron la entidad 3.465 empleados, y del centro corporativo 107. Por edades, fueron los trabajadores de 58 a 61 años los que protagonizaron las mayores salidas: 1.148, el 32% del total. Le siguen los empleados con menos de 50 años, con 1.115 abandonos, el 31% del conjunto del ERE. De 55 años a 57 el número se reduce a 928, el 26%. Mientras que de 50 a 54 años, dejaron el banco voluntariamente 220 empleados, y con más de 62 años, 161.

En cuanto a las 1.100 externalizaciones de personal previstas, a Santander Customer Voice, se han incorporado 450 empleados provenientes de Santander España, y otros 518 han sido destinados a Santander Tecnología y Operaciones. A Santander Personal se han reubicado a 400 trabajadores.

CaixaBank, por su parte, ha conseguido resolver la totalidad del excedente de empleo pendiente de ajustar en todas las áreas y territorios gracias a las medidas aplicadas en distintas fases, que han permitido concluir la reorganización de la estructura del banco en siete meses con 6.452 salidas voluntarias y sin necesidad de recurrir a la movilidad geográfica, según fuentes de la entidad financiera.

El ERE de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri suponía la salida de 6.452 empleados, según se acordo entre el banco y los sindicatos en julio. Para garantizar la voluntariedad de las salidas, ambas partes diseñaron un proceso de adhesión en varias fases. Las medidas organizativas aplicadas han permitido ajustar la aceptación de salidas voluntarias en centros y territorios con exceso de solicitudes y resolver el excedente pendiente en otras áreas y provincias. Entre otras vías, se ha facilitado el traslado de empleados que estuvieran interesados en cambiar de provincia y se han convocado plazas para la incorporación en empresas del grupo, al centro de atención remota inTouch o en el centro de soporte a la banca digital.

La reorganización se da por completada al haber conseguido resolver ya de manera voluntaria el 100% del excedente identificado en todas las áreas y territorios.

Al haberse conseguido la reestructuración antes de lo previsto, no ha sido necesario finalmente aplicar la medida de movilidad geográfica,también recogida en el acuerdo laboral.

Hasta la fecha, han dejado el banco un total de 3.900 empleados y está previsto que el próximo 1 de marzo lo hagan 555 personas más, de manera que para esa fecha se habrá completado el 70 % de las 6.452 bajas voluntariastotales.

El ERE de CaixaBank es el mayor llevado a cabo por una entidad financiera española en un solo ejercicio.

Concentraciones por la presión en la entidad de origen catalán

Protestas. Los sindicatos UGT, CCOO y SECB, que representan al 90% de la plantilla de CaixaBank, trasladaron el viernes al banco la “crítica” situación que está viviendo la plantilla fruto de la fusión y han reclamado medidas que suavicen la presión sobre la plantilla. SECB ha propuesto una concentración el 22 de febrero en las Torres Kio (Madrid), que UGT y CCOO han apoyado para dar una respuesta sindical conjunta en señal de protesta ante la situación de “presión, coerción, sobrecarga y exigencia” a la que aseguran que se enfrenta la plantilla. Los tres sindicatos han hecho un “llamamiento masivo” a los trabajadores del banco para que acudan a la concentración y han invitado al resto de sindicatos a unirse.

Normas
Entra en El País para participar