España solo recuperó el 37% de los turistas que vinieron antes de la crisis del coronavirus

Llegaron 31,1 millones de viajeros, muy lejos de los 83,5 millones alcanzados en 2019

Llegadas turistas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

2021 no fue el año de la recuperación del turismo. Más bien fue el segundo año de la crisis sanitaria del coronavirus, que limitó al máximo con la quinta ola de contagios la llegada de turistas internacionales en los seis primeros meses del año, y que produjo una avalancha de cancelaciones en diciembre por la irrupción de la variante ómicron.

El resultado, hecho público esta mañana por el INE, revela que el pasado ejercicio se cerró con la llegada de 31,1 millones de turistas extranjeros, apenas el 37% de los 83,5 millones que llegaron en 2019. Y buena parte de la culpa de esa débil recuperación se encontró en, primer lugar, el derrumbe de las llegadas de Reino Unido, el primer mercado emisor de viajeros, con una cuota cercana al 21% antes de la crisis, y en segundo lugar, en el desplome de las llegadas de los grandes destinos europeos.

Las mayores restricciones a los viajes en Reino Unido provocaron que Francia y Alemania escalaran posiciones y cerraran como el primer y el segundo mercado emisor de viajeros a España, con 5,8 y 5,2 millones de viajeros, lo que arroja una cuota del 18,6% y del 16,7% del total recibido. Pese a ese incremento, tanto de Francia como de Alemania llegaron en 2021 menos de la mitad de los turistas que llegaron dos años antes (11,1 millones a cada país). Reino Unido retrocedió en 2021 al tercer puesto, con 4,3 millones y un peso del 13,8%, cuando en los niveles precrisis llegó a 18,1 millones.

El quebranto fue generalizado entre los grandes emisores. Ningún mercado emitió más turistas que en 2019 y los que más se acercaron a los niveles precrisis fueron Bélgica u Holanda, con un 57% y un 55% de los viajeros emitidos en 2019.

La mayor o menor dependencia del turismo extranjero es la que ha determinado la mejor o peor evolución entre las seis autonomías más turísticas (Cataluña, Canarias, Baleares, Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid), que atraen al 90% de los viajeros procedentes de otros países. La que salió mejor parada fue Baleares, que cerró el pasado ejercicio con 6,3 millones de viajeros extranjeros, un 46,2% de los 13,68 millones que llegaron dos años antes. Para alcanzar esa primera posición fue fundamental la fidelidad de los turistas alemanes, ya que de los 6,3 millones de visitantes, 2,3 millones procedieron de ese país.

También resultó poco damnificada la Comunidad Valenciana, que recuperó un 42% del turismo extranjero previo a la crisis, con cambios importantes entre los mercados emisores. De los 2,8 millones de viajeros recibidos, 632.940 (un 22% del total), procedieron de Reino Unido y en segundo y tercer lugar irrumpieron Holanda, con 319.737 viajeros (un 11,1% del total), y Bélgica, con 301.226 (un 10,4%).

Entre las más perjudicadas figuran Cataluña y Madrid, muy castigadas por la ausencia de turismo de negocios y por viajeros de países en los que son necesarios vuelos de largo radio. Madrid recibió 2,17 millones de turistas, apenas un 28,4% de los registrados en 2019, mientras que a Cataluña llegaron 5,75 millones, un 29,7% respecto a los niveles precrisis.  

Normas
Entra en El País para participar