2022 cerrará con 21 millones de parados más que antes de la pandemia, según OIT

La institución advierte de que será "muy difícil" lograr la recuperación total del empleo para 2023

Empleo mundial oit
Oficina de empleo, en Madrid.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha alertado este lunes de que empeora "sustancialmente" sus previsiones mundiales sobre el mercado de trabajo, de forma que 2022 concluirá con un total de 207 millones de personas en paro, una cifra 21 millones por encima de la de 2019, antes de la irrupción de la pandemia del Covid-19.

Esta es una de las conclusiones del informe sobre perspectivas sociales y de empleo en el mundo para el año 2022, publicado por este organismo internacional, en el que alerta de que "es probable que en los próximos años siga siendo difícil para gran parte del mundo volver al rendimiento previo a la pandemia".

Para 2022 este informe augura que la tasa de empleo se sitúe en el 55,9%, es decir, 1,4 puntos porcentuales por debajo del nivel de 2019.

Además, la OIT calcula que el total de horas trabajadas a escala mundial en 2022 se mantendrá casi un 2% por debajo de su nivel prepandémico una vez ajustado al crecimiento de la población, lo que equivale a un déficit de 52 millones de puestos de trabajo a tiempo completo. En cambio, en primavera, este organismo estimó que el desfase, a cierre de 2022, sería de solo el 1% en comparación con 2019.

Por regiones

El informe de la OIT avisa de que los indicadores clave del mercado de trabajo aún no han vuelto a los niveles anteriores a la pandemia en ninguna de las regiones: África; América; los Estados árabes, Asia y el Pacífico; y Europa y Asia Central. De hecho, ve "difícil" conseguir la recuperación total para 2023.

"Se prevé que Europa y el Pacífico sean las que más se acerquen a ese objetivo, mientras que las perspectivas son más negativas para América Latina y el Caribe y para Asia Sudoriental", ha detallado la OIT, que advierte de que "todas las regiones se enfrentan a graves riesgos".

Desigualdad

En este punto, la OIT ha puesto de manifiesto que la nueva ola de contagios del Covid-19 retrasa la recuperación, ya que el ritmo de salida de la crisis "depende, en gran medida, del grado de contención del virus".

Asimismo, este organismo ha denunciado el aumento de la desigualdad en el mundo: "La pandemia ha llevado a millones de niños a la pobreza", aseguran. Además, subraya que, en 2020, 30 millones de adultos más cayeron en la pobreza extrema, mientras que el número de trabajadores en exclusión grave aumentó en ocho millones.

En cuanto al empleo femenino, la OIT espera que el impacto de la pandemia se vaya mitigando, pero prevé que "siga existiendo una brecha considerable". En este sentido, la disparidad es más acusada en los países de ingresos medianos altos, donde se prevé que la tasa de empleo de las mujeres en 2022 sea 1,8 puntos porcentuales inferior a la de 2019, frente a una diferencia de solo 1,6 puntos porcentuales en el caso de los hombres, a pesar de que las mujeres tienen una tasa de empleo de 16 puntos porcentuales por debajo de la de los hombres.

Brecha educativa

Por otro lado, en muchos países, el cierre de escuelas, universidades y centros de formación profesional durante periodos prolongados ha minado los resultados del aprendizaje, lo que generará consecuencias en cadena a largo plazo en el empleo y la continuidad de la educación, así como en la formación de los jóvenes, en especial de aquellos que hayan tenido un acceso limitado o nulo a las oportunidades de aprendizaje online.

Feria de empleo, de General Motors, en Tennessee (EE UU).
Feria de empleo, de General Motors, en Tennessee (EE UU).

A juicio de la OIT, también perjudican la recuperación factores como el aumento de los precios de los productos básicos; la falta de equidad entre regiones, y el retraso en la recuperación de la demanda de mano de obra en las empresas. De hecho, en los países de ingresos altos se ha producido aproximadamente la mitad de la disminución del desempleo mundial entre 2020 y 2022, pese a que suman solo el 20% de la población activa en el planeta.

Para tratar de revertir esta situación, la OIT insta a que las políticas fiscales contribuyan a abordar problemas estructurales; luchar contra la brecha digital; garantizar la seguridad de los trabajadores; impulsar la igualdad de género; reforzar los servicios públicos, e impulsar el "trabajo decente".

Normas
Entra en El País para participar