Andalucía, Cataluña y Madrid gestionarán la mitad de los 200 millones para el bono joven al alquiler

Podrán solicitarlo los jóvenes con ingresos anuales de 24.300 euros

El Gobierno ha reservado 200 millones en los PGE para la ayuda

Andalucía, Cataluña y Madrid gestionarán la mitad de los 200 millones para el bono joven al alquiler

El bono joven al alquiler, que será aprobado por el Consejo de Ministros del próximo martes y para el que el Gobierno ha reservado una partida de 200 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de este año, recaerá principalmente en tres comunidades autónomas. Andalucía, Cataluña y Madrid, por este orden, recibirán cerca de 35 millones, 33 millones y 29 millones de euros cada una de acuerdo a un reparto aproximado que manejan fuentes conocedoras. En conjunto, casi 100 millones de euros, prácticamente la mitad de la partida.

La distribución final del fondo, sin embargo, todavía no es definitiva. La cartera que dirige Raquel Sánchez tiene que diseñar una propuesta oficial que luego debatirá con las autonomías en la Conferencia Sectorial de Vivienda para cerrar el reparto real. Estas fuentes, por ello, advierten de que las cifras pueden cambiar levemente todavía, ya que las regiones suelen pelear por ganar unas décimas en la distribución porcentual que en cifras de estas magnitudes equivalen a miles de euros. Sin embargo, recalcan, a grandes rasgos Andalucía recibirá el 17,5% del fondo, Cataluña, el 16,3% y Madrid, algo más del 14%. Las siguientes autonomías en la tabla serían la Comunidad Valenciana, con aproximadamente el 10,7%, Galicia (5,8%) y Castilla y León (5,2%).

El bono joven al alquiler dotará con 250 euros mensuales a los jóvenes de entre 18 y 35 años que tengan una renta inferior a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). En este punto, fuentes oficiales del ministerio recuerdan que este indicador se actualizó recientemente en las cuentas públicas con una subida del 2,5%. Por ello, si cuando se anunció la ayuda (a principios del pasado mes de octubre) únicamente podrían llegar a beneficiarse del bono quienes tuviesen una renta de hasta 23.725 euros al año, el abanico se amplía ahora hasta los 24.318 euros anuales.

El de los ingresos anuales y el de la edad no son los únicos requisitos para poder optar a la ayuda, que tendrá una duración máxima de dos años por persona. Los jóvenes, por ejemplo, también tendrán que acreditar rentas del trabajo y destinar a costear la vivienda habitual en la que residen la totalidad de la ayuda, que asciende a los 3.000 euros al año.

Con todos estos datos, las cifras preliminares de reparto entre las autonomías muestran que Andalucía podrá subvencionar a casi 12.000 jóvenes. Cataluña y Madrid, por su parte, llegarán respectivamente a unas 11.000 y 9.500 personas. El objetivo del Gobierno es llegar a un universo de cerca de 70.000 jóvenes en toda España.

Límites

A lo largo de las últimas semanas, el Ejecutivo ha ido desvelando otros detalles que rodean al bono. Uno de los más significativos es el que atañe al precio del alquiler que abona mensualmente el inquilino. Así, y con el objetivo de que la ayuda no redunde en un encarecimiento de las rentas, los 250 euros al mes únicamente podrán llegar a los arrendatarios que vivan en inmuebles con precios máximos de 600 euros mensuales. Con todo, matizan las fuentes del ministerio, el texto final dejará en manos de las comunidades autónomas –quienes tienen competencia en materia de vivienda– la posibilidad de ampliar ese límite hasta los 900 euros mensuales sin tener que justificar esta decisión. Dependerá, recuerdan, de la realidad residencial de cada zona y de los precios medios de cada mercado.

Para evitar duplicidades con otras ayudas públicas diseñadas específicamente para el arrendamiento, el Gobierno también ha fijado una serie de límites. Así, el bono no será compatible con otras prestaciones destinadas al alquiler que concedan las comunidades y ciudades autónomas, los ayuntamientos y el resto de administraciones públicas, detallan estas fuentes.

Sin embargo, quedarán fuera de estas limitaciones los perceptores de prestaciones no contributivas de la Seguridad Social y los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital (IMV). Por último, el ministerio ha establecido que el bono joven al alquiler sí será compatible con otras ayudas enmarcadas en el Plan Estatal para el Acceso a la Vivienda relativo a 2022-2025. En paralelo, la ayuda podrá solicitarse de manera individual, por lo que podría darse el caso de que en una misma vivienda más de una persona se beneficie de la prestación.

Más medidas

Con el objetivo de ayudar a los jóvenes a poder pagar un alquiler, el Ejecutivo también trabaja en un seguro de impago para garantizar a los jóvenes de entre 18 y 35 años el pago de los arrendamientos durante un año. Esta ayuda consistirá, según ha detallado el propio Ministerio de Transportes, en la financiación por parte del Estado de un seguro privado de cobertura para un posible impago de la renta. La póliza, de esta manera, garantizará el pago del alquiler durante un año y con una cuota que no podrá superar el 5% del precio anual. Tal y como ilustró el propio departamento, para un alquiler tipo de 600 euros al mes por el que se desembolsen 7.200 euros anuales, la prima tendrá un coste de 360 euros.

El Consejo de Ministros también aprobará el martes la ley de vivienda que, entre otros puntos, define al gran tenedor de vivienda, modifica las bonificaciones fiscales en el IRPF a las que pueden acogerse los caseros o permiten a las comunidades autónomas declarar sus zonas calientes como áreas tensionadas para limitar los precios del alquiler de grandes propietarios o congelar las rentas, en el caso de los pequeños caseros.

Fe de errores

En una primera versión del artículo se incluyó en el reparto a País Vasco y Navarra, regiones que finalmente no recibirán parte de los 200 millones del bono por sus régimenes fiscales propios. Por ello, las cifras de reparto podrían variar levemente.

Normas
Entra en El País para participar