Barceló se une a Iberostar en la puja por las agencias de viaje de Nautalia

Wamos está ofreciendo parte del negocio de distribución. El grupo aún está esperando el rescate de la SEPI

Vicente Fenollar, presidente ejecutivo de Avoris, división de viajes de Barceló
Vicente Fenollar, presidente ejecutivo de Avoris, división de viajes de Barceló

 La venta de las agencias de viajes de Nautalia se acelera. El grupo Wamos, seriamente perjudicado por la pandemia y aún pendiente de recibir los 70 millones de euros que ha solicitado formalmente a la SEPI para su rescate, ha dado un paso adelante y ha empezado a ofrecer el negocio de la distribución de viajes a posibles compradores.

Fuentes cercanas a la negociación confirman ese ofrecimiento y que ese paquete incluye solo por ahora las agencias de viajes de Nautalia y Mapatours, quedando al margen otras tres compañías (Mapa Plus, Pegatur y Terranova). Esa oferta se ha trasladado a los tres grandes actores que hay en la actualidad en el mercado de la distribución de viajes: Viajes El Corte Inglés, Avoris (Barceló) y W2M (Iberostar). Esas mismas fuentes confirman que solo las dos últimas están negociando la posible adquisición. “Ambas están muy interesadas”, recalcan.

La filial de viajes de El Corte Inglés parece sentirse cómoda con la dimensión adquirida tras la fusión con Logitravel, cerrada en junio y avalada recientemente por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), de la que controlará un 75% de la nueva sociedad resultante. Con una facturación agregada de 3.500 millones de facturación y 5.000 empleados, Viajes El Corte Inglés defiende que la nueva compañía “nace sin deuda, con una solida posición financiera y constituye una plataforma única para el desarrollo de nuevos negocios y el progreso en la internacionalización”. lo que le permitirá abordar un plan de expansión a Latinoamérica. En la actualidad, la compañía tiene 150 oficinas en el extranjero y tiene puntos de venta físicos en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Por tanto, la puja parece limitarse a W2M y Avoris. El más interesado es W2M, el nuevo grupo turístico creado por Iberostar, ya que solo la adquisición de Nautalia le aportaría 200 puntos de venta físicos y le otorgaría una red que ahora no tiene. W2M cuenta en la actualidad con una aerolínea con vuelos al Caribe (Word2Fly), dos turoperadores (Newblue e Icarion), un banco de camas (W2M) y varias agencias especializadas (Úbico, The Sphere, Dakari o Azul Marino). Desde Avoris confirman que han recibido el ofrecimiento y que simplemente se encuentran analizando las cuentas de la compañía. La urgencia entre ambas no es la misma.

Mientras que a W2M le urge contar con una red de distribución que le aportara clientes que vinieran por el canal tradicional, Avoris no tiene tanta prisa ya que tras la integración con las agencias de viajes de Globalia, ha formado un gigante de la distribución con una facturación agregada de 2.800 millones de euros y 1.500 puntos de venta. Por lo tanto, su posible interés estaría ligado a una oportunidad de mercado, en el caso de que le cuadrara toda la información financiera y que viera posibilidad de integrar los 200 puntos de ventas de Nautalia en su red. Algo que no parece fácil, toda vez que los tres grandes grupos cuentan con una gran mayoría de las agencias en el centro de las ciudades y en lugares similares.

Discrepancia sobre si cumple los requisitos de la SEPI

Fuentes financieras cercanas al proceso de venta confirman que uno de los principales atractivos de la operación puede ser el descuento que se pueda obtener. “Wamos lo va a tener difícil para lograr el crédito de la SEPI ya que no es una empresa nacional (su mayor accionista es el fondo suizo Springwater), ya tenía pérdidas antes de la irrupción del covid y tampoco está claro si es una empresa estratégica”.

De este modo, el valor de los 200 puntos de venta podría verse rebajados sustancialmente transcurridos 20 meses desde el inicio de la pandemia y con una crisis sanitaria que impide la vuelta a la normalidad de la actividad, al menos en el corto y medio plazo.

Desde la compañía discrepan de esas fuentes y recalcan que Wamos sí daba beneficios antes de la pandemia, que es una empresa nacional (el fondo Andros, en el que participa Springwater, posee el 78% del capital) y que cumplen con todos los requisitos para obtener la ayuda de la SEPI. De hecho aseguran que la concesión del préstamo es "inminente".

Normas
Entra en El País para participar