Disney supera un bajo listón con su nueva presidenta

La larga permanencia en el consejo de Susan Arnold sugiere que podría haberse planificado mejor la sucesión de Bob Iger

Sede de Disney en Burbank, California (EE UU).
Sede de Disney en Burbank, California (EE UU). reuters

Walt Disney ha encontrado por fin nuevo líder para su consejo de administración. El miércoles nombró a Susan Arnold como próxima presidenta para suceder a Bob Iger. Su larga permanencia en el consejo, que bordea los propios parámetros de Disney, sugiere que podría haberse planificado mejor la sucesión.

Arnold deja su puesto de ejecutiva de operaciones en el private equity Carlyle mientras se pone al frente del consejo de Disney. Eso contrasta con Twitter, que el lunes eligió a Bret Taylor como presidente. Un día después, Salesforce ascendió a Taylor a co-CEO. Ahora tiene dos grandes trabajos que dividirán su atención. Arnold al menos puede concentrarse en una tarea: guiar a Bob Chapek como nuevo CEO.

Pero el cambio de Disney podría haber sido más meditado. Arnold es miembro del consejo desde 2007. Eso la sitúa muy por encima de la media de permanencia de los consejeros en las empresas del S&P 500, que es de casi 8 años, según la firma cazatalentos Spencer Stuart. Arnold choca con las propias directrices de buen gobierno de Disney, que establecen que el consejo no propondrá la reelección de ningún consejero que no sea directivo después de cumplir 15 años de servicio. Eso podría significar un posible nuevo cambio de guardia cuando llegue al límite de su mandato.

Los cambios en la cúspide perturban y Disney está experimentando su propia transformación. La preocupación por una nueva variante del Covid amenaza la frágil recuperación de los parques temáticos. Disney está haciendo hincapié en el crecimiento de Disney+, que ya está sufriendo una ralentización de suscriptores. Aunque Chapek es ejecutivo de Disney desde hace mucho tiempo, es nuevo en el puesto de CEO y su liderazgo será puesto a prueba.

La transición de Iger se lleva gestando al menos desde febrero de 2020, cuando Chapek lo sustituyó como CEO. El hecho de que se haya tardado tanto en elegir oficialmente a Arnold indica un proceso accidentado... para superar un bajo listón.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías