Reestructuración

Codere aprobará su liquidación para operar desde otra sociedad de la que los bonistas tendrán el 95%

La compañía de juego dejará de cotizar una vez haya dado luz verde al proceso de disolución en una junta de accionistas

Sede de Codere en Madrid.
Sede de Codere en Madrid.

Codere ha logrado un hito en su proceso de reestructuración. Ha logrado la aceptación de dueños de más del 90% en sus emisiones de bonos sénior, el visto buen que necesita para seguir adelante con su proceso de rescate. Han dado de forma mayoritaria propietarios de deuda cotizada con un valor nominal de unos 1.150 millones de euros, según ha comunicado este miércoles a la CNMV. Está previsto que convoque una junta de accionistas para iniciar el proceso de liquidación y solicitará la suspensión de negociación. La nueva sociedad operará a través de un holding con sede en Luxemburgo, y de la que los bonistas poseerán el 95%.

CODERE 0,32 0,32%

La compañía de juego lanzó el pasado septiembre la solicitud de consentimiento para que sus bonistas den el sí definitivo a los acuerdos alcanzados en abril, que darán el 95% de la propiedad del grupo a estos inversores como solución a su delicada situación financiera y de negocio. Este es el primer paso del proceso. También queda aprobada la emisión de 129 millones de euros adicionales en bonos que servirán para dar gasolina a la compañía para que pueda seguir con sus operaciones y que suscribirán los antiguos bonistas, que ahora serán accionistas.

El otro 5% restante de Codere correspondería a la que hoy es la cabecera del grupo, Codere SA, pero esta será liquidada una vez entre en vigor la reestructuración, prevista para el 5 de noviembre. Para ello, el consejo deberá convocar la junta de accionistas y estos deberán dar el sí a la disolución y la apertura de la liquidación.

Codere mantenía en septiembre una previsión optimista de recuperación de sus ingresos de cara al final del año. En su informe semestral, traza una “recuperación paulatina que, dependiendo del país, se situaría en el entorno del 75% al 90% de los ingresos previos [a la pandemia] a finales de 2021”.

Una previsión que es ligeramente inferior a la que incluyó en sus cuentas de 2020, cuando hablaba de una horquilla de entre el 77% y el 95%, y que implicaría una recuperación fulgurante en el segundo semestre. En el primero, sus ingresos fueron de 271 millones, el 38% de la facturación que tenía en el mismo periodo de 2019.

Normas
Entra en El País para participar