Industria

Ence refinancia 130 millones tras el varapalo de la Audiencia Nacional

Prorroga a 2026 un préstamo ‘revolving’

Ence refinancia 130 millones tras el varapalo de la Audiencia Nacional

Ence ha obtenido una bula de la banca tras el último varapalo judicial a su planta de Pontevedra. Ha pactado prolongar el vencimiento de un crédito revolver de 130 millones hasta 2026, según indican fuentes financieras.

La compañía, que trata de centrar su actividad hacia las energías renovables y abandonar progresivamente el peso de la industria papelera, ha acordado la nueva refinanciación con siete entidades bancarias. Se trata de Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Banco Cooperativo, Citi y Deutsche Bank.

La compañía tiene una deuda financiera bruta de 600 millones de euros, según sus últimas cuentas anuales. Cuenta con emisiones de bonos por unos 250 millones, entre los colocados por la firma de celulosa y de energía renovable, además de unos 300 millones en préstamos corporativos.

Con esta operación, la compañía amplía su línea revolving a 130 millones. También retrasa su vencimiento tres años, de 2023 a 2026. Se trata, además, de una financiación verde, lo que vincula el precio al cumplimiento de una serie de requisitos de sostenibilidad. Esto supone que toda la deuda de la filial de celulosa de la compañía ya esté vinculada a criterios verdes, como ya ocurría con la filial energética.

La banca ha mostrado así su confianza en la compañía gallega en un momento especialmente delicado. La Audiencia Nacional admitió en julio el recurso presentado por Greenpeace y el Ayuntamiento de Pontevedra a la prórroga por 60 años concedida por el Gobierno de Rajoy a su planta de celulosa en la localidad gallega. La última palabra la tendrá el Tribunal Supremo, mientras que la empresa, el Gobierno y los sindicatos negocian el futuro de la planta.

Ence se encuentra, así mismo, en plena transformación. El negocio de la celulosa supone aún un 76% de la facturación total, según las cifras del primer trimestre del año. El energético facturó entre enero y marzo 44 millones, por los 124 millones de la celulosa. Gracias al momento dulce del precio de la celulosa, los ingresos de este área del negocio se elevaron en el segundo trimestre un 2% hasta alcanzar los 250 millones. La producción de celulosa se incrementó un 20% con respecto al trimestre anterior y un 4% interanual. Estos buenos resultados favorecieron la bula de la banca.

La compañía dio un paso de gigante en potenciar el área energética el año pasado. Vendió el 49% de su filial energética al fondo Ancala.

Normas
Entra en El País para participar