La variante delta apea a las Bolsas de máximos y aleja al Ibex del 9.000

El selectivo cae el 0,81%, hasta los 8.926,6%, con el petróleo retrocediendo más del 2%

Las Bolsas estadounidenses y europeas están transitando agosto en una relativa calma en la que han logrado batir nuevos récord y en la que no surgen por el momento sobresaltos que apunten a una corrección. La jornada de hoy ha sido sin embargo un serio aviso de que la amenaza del virus persiste y de que es necesaria la cautela. La semana ha comenzado con el temor a que la variante delta se convierta una amenaza para la recuperación global, una inquietud que ya caló la semana pasada en las Bolsas asiáticas y que no se trasladó a las occidentales con mayor intensidad hasta hoy, apeándolas de sus máximos. Además, se añade un nuevo elemento de incertidumbre geopolítica, con la toma de Afganistán por parte de los talibanes.

Asia está reactivando las restricciones a causa de la variante delta, que ya ha hecho mella en la economcía china. Las ventas minoristas en el gigante asiático subieron un 8,5% en julio, frente a las del mismo mes del año pasado, por debajo del alza del 11,5% estimado por Reuters. La producción industrial del país creció un 6,4% el mes pasado, frente al alzo del 7,8%. El mercado comienza a descontar una revisión a la baja de las previsiones del PIB chino para el tercer trimestre como consecuencia de la variante delta del virus. El de Japón creció un 0,3% en segundo trimestre frente al primero. EE UU publicó también la encuesta manufacturera de Nueva York. Se situó en agosto en 18,3 puntos, muy por debajo de los 28,5 puntos esperados por el consenso

IBEX 35 8.906,40 -0,42%
EUROSTOXX 50 4.188,81 0,80%
Petroleo Brent 85,610 1,182%
USD x EUR 0,8587 -0,174%

Los datos macroeconómicos causaron la corriente de ventas en la renta variable, dejando una caída del 0,81% en el Ibex, hasta los 8.926,6 puntos. El selectivo español quedó el pasado viernes al filo de los 9.000 puntos y hoy ha llegado a marcar un mínimo en los 8.900,20. La estrella de la jornada ha sido Almirall, con un alza del 7,64% gracias a los avances en un nuevo fármaco contra la dermatitis. En el resto de índices europeos, los retrocesos oscilaron entre el 0,5% y el entorno al 1% del Cac, el más castigado.

Las caídas se acentuaron tras la apertura bajista en Wall Street, con descensos superiores al 1% en el Nasdaq. Los mercados estadounidenses se recuperaron con un cierre mixto en el que solo el índice tecnológico registró ligeras caídas. Uno de los principales indicadores del renovado temor a la pandemia, junto a la mayor tensión geopolítica a causa de Afganistán, fue el petróleo que ha llegado a caer más de un 2%. Finalmente, el Brent ha cedido un 1,2% hasta situarse por debajo de los 70 dólares.

Los inversores parecieron recordar hoy que la pandemia no se ha erradicado y que, pese al elevado grado de inmunidad, los contagios persisten. Una vez pasada la campaña de resultados trimestrales, con un grado de sorpresas positivas sin precedentes, las Bolsas se topan de nuevo con la realidad, a falta de nuevos catalizadores. 

El petróleo corrige un 1,2% y el barril Brent pierde los 70 dólares

“La invitación a cierta cautela sigue siendo necesaria. Pese a que los flujos no han dejado de subir en todas las semanas de este año hacia renta variable global, la situación de euforia en la que se encuentra el inversor hace pensar en cierto parón necesario con aumento de volatilidad”, señala Javier Molina desde la plataforma eToro.

Desde Link Securities recuerdan que el S&P 500, el índice bursátil referente para los mercados globales, lleva ya más de 200 días sin experimentar una corrección del 5%. Esto suele ocurrir varias veces al año, añaden en la firma, que no descarta por tanto que pueda suceder en cualquier momento a lo largo de los próximos meses.

En el mercado de divisas, estabilidad. El dólar se mantiene estable en las 1,177 unidades por euro a la espera de que a finales de mes se celebre el clásico encuentro de banqueros centrales en Jackson Hole. Las pistas de Powell sobre un eventual levantamiento de las medidas no convencionales en Estados Unidos serán cruciales y la Fed ya estaría tanteando iniciar el tapering dentro de tres meses e incluso finalizar su programa de compras a mediados de 2022, según varias informaciones publicadas hoy.

La política sobre tipos de interés será decisiva en la evolución de la renta fija y la rentabilidad de la deuda estadounidense comienza a descontar un escenario inflacionista y posibles giros de timón en la Fed, aunque el bono a 10 años rebaja hoy ligeramente su rentabilidad, ofreciendo un 1,26%. En España, la referencia a una década paga un 0,2% y el rendimiento de su homóloga en Alemania está en el -0,48%.

Normas
Entra en El País para participar