Materias primas

La Casa Blanca llama a la OPEP a aumentar la producción de petróleo

El Gobierno de EE UU considera que los elevados precios de la gasolina amenazan la recuperación económica global

La Casa Blanca llama a la OPEP a aumentar la producción de petróleo

La Casa Blanca está presionando a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados para que incremente la producción de crudo. Con ello busca combatir el aumento de los precios de la gasolina, que el Ejecutivo de Joe Biden ve como una amenaza para la recuperación económina mundial.

El consejero de Seguridad Nacional del Gobierno estadounidense, Jake Sullivan, ha criticado las decisiones de los principales productores de petróleo, entre los que se encuentra Arabia Saudí, por lo que él considera unos niveles de petróleo insuficientes. "En un momento fundamental para la recuperación, no es suficiente", afirmó Sullivan en un comunicado.

Los precios de la gasolina en Estados Unidos rondan los 3,18 dólares por galón (algo menos de un dólar por litro), lo que supone un encarecimiento de más de un dólar respecto a los niveles de hace un año, según los datos de la Asociación Estadounidense del Automóvil.

El poco habitual comunicado emitido por la Casa Blanca se produce en un momento en el que el país trata de contener la subida de precios que está disparando las preocupaciones por la elevada inflación. Además, estas declaraciones también muestran la nueva relación del presidente Biden con la OPEP, frente a la de su predecesor, Donald Trump, que exigía medidas concretas para ajustar los precios y llegó a amenazar con retirar el apoyo militar a Arabia Saudí por unos niveles de producción que consideraba muy elevados y que estaban afectando a las empresas estadounidenses.

El equipo de Biden está presionando a los países miembros de la OPEP+ para que tomen medidas por "la importancia que tienen los mercados competitivos en la fijación de los precios", explicó Sullivan. "Si no se controlan unos costes de la gasolina muy elevados, se puede dañar la recuperación global que está en curso". "La OPEP+ debe hacer más para apoyar la recuperación, subrayó.

Con estas declaraciones sobre la mesa, los precios del petróleo se resintieron en los mercados para girar al alza cuando la Casa Blanca subrayó que las peticiones a la OPEP son a largo plazo y no pretende elevar la producción de las empresas estadounidenses. El barril de petróleo Brent suma más de un 1% y se sitúa sobre 71 dólares, mientras que el Texas se anota un 1,5% hasta los 69 dólares. Estos precios quedan lejos de los niveles de principios de julio, cuando el Brent alcanzó los 77 billetes verdes, es decir, un encarecimiento de casi un tercio desde principios de año.

La OPEP+ recortó la producción durante 2020 en unos 10 millones de barriles diarios, bajando a una cifra de 90 millones. En la última reunión, celebrada el pasado mes de julio, acordó incrementar la producción en 400.000 barriles diarios al mes de agosto a diciembre. No obstante, en septiembre se celebrará un nuevo encuentro para revisar la situación. Su objetivo es comenzar a recuperar la situación previa a la pandemia: para septiembre de 2022 los productores se ponen como meta haber recuperado 5,8 millones de barriles diarios, casi el 60% del volumen recortado, si el escenario económico lo permite.

Por otra parte, la Casa Blanca también ha pedido a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) que investigue si el encarecimiento del combustible se ha debido a prácticas ilegales pues “durante este verano, ha habido divergencias entre los precios del petróleo y el costo de la gasolina”, según ha indicado el asesor del Consejo Económico de la Casa Blanca, Brian Deese, en una carta al organismo. Así, Deese ha pedido a la presidenta de la FTC, Lina Khan, que "utilice todas las herramientas disponibles" –controles de precios, revisar la actividad de fusiones y adquisiciones e investigar si se ha producido manipulación del mercado– para detener las fluctuaciones de precios.

Normas
Entra en El País para participar