Inversión

Señales de alerta en el mercado que no alteran el ritmo de las Bolsas

Indicadores de riesgo, como el alza de los instrumentos de cobertura, coinciden

con una afluencia de liquidez al mercado sin precedentes

Señales de alerta en el mercado que no alteran el ritmo de las Bolsas pulsa en la foto

¿Vivimos una situación de riesgo insostenible en los mercados financieros? Mientras muchos gurús anuncian una fuerte caída principalmente en el entorno de los bonos, aprovechando un mes de agosto siempre volátil por la menor liquidez, las Bolsas estadounidenses siguen marcando máximos con revalorizaciones en el año que superan generosamente los dos dígitos. Ganancias similares se registran en Europa también en niveles nunca vistos (como siempre, no es el caso del Ibex 35). El mercado visualiza un cielo encapotado de indicadores, que pueden transmitir inquietud ante el riesgo de una próxima corrección, pero que coinciden con un exceso de liquidez en los bolsillos de los inversores, carentes de otras alternativas que ofrezcan rentabilidad a menor riesgo; un periodo estival, en el que la negociación se reduce drásticamente, y unas Bolsas que no están baratas.

Un panorama que se mezcla con unas favorables previsiones sobre la marcha de las economías durante éste y el próximo año, que solo se ven eclipsadas por la posible retirada de estímulos de los bancos centrales, más avanzada en Estados Unidos, y por la evolución de la pandemia que amenaza con variantes más contagiosas del virus, como la actual Delta.

Javier Méndez Llera, secretario del Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) considera que el riesgo es relativamente elevado. "Desde luego, bastante por encima de la media del riesgo percibido desde finales del pasado año hasta el primer trimestre de 2021". Y atribuye esta situación al cambio de actitud de la Reserva Federal en junio "que generó ya ese mes bastante ruido en los mercados; sin llegar a suponer el tapering tantrum de 2013 pero sí alertando" de lo que puede anunciar a la vuelta del verano. Ahora bien, la Fed se ha mostrado comprometida a ajustar la orientación de la política monetaria si surgen riesgos que puedan impedir la consecución de los objetivos y reitera cada vez que puede que la escalada de la inflación es algo temporal.

El dinero, pues, anda pendiente de que lo que hagan los bancos centrales. Y no solo en el entorno de la renta fija, sino también de las Bolsas que con ella se comparan y valoran. Desde la Bolsa de Madrid explican que estamos ante una realidad nueva de tipos de interés que no permite comparar con situaciones históricas. Tipos cero, tipos nominales negativos y, más recientemente con la subida de la inflación, tipos reales negativos en todos los mercados desarrollados. "Si aplicásemos esos tipos directamente las Bolsas podrían estar todavía más altas. Para valorar las Bolsas ahora mismo se están usando unos niveles razonables de tipos de interés sin riesgo y primas de riesgo también razonables", indican desde esta plaza.

Ahora bien, el profesor del IESE Pablo Fernández destaca que, a medida que los tipos de interés de los bonos gubernamentales se han reducido, muchos analistas y consultores en EE UU y Europa están usando lo que se llama tipos de interés libres de riesgo normalizados que es una tasa libre de riesgo. Según el docente, esto da lugar a errores de valoración. Según datos de MSCI, el PER (veces que el precio contiene el beneficio) en la Bolsa estadounidense sería de 29 veces, frente a las 21 veces de promedio mensual desde 1990. Si bien, el actual es de 27,1. En el caso de España, el PER actual del Ibex se situaría en 30,10 veces frente a una media de 15,78 veces –ahora está en 18,65–.

Esta sensación de bajo riesgo en los mercados reflejada en un índice de volatilidad Vix que está teniendo un comportamiento muy estable, y que acumula una caída del 35% con respecto a hace un año, tropieza lógicamente con el día a día de los mercados. Pero la positiva evolución de los resultados empresariales correspondientes al primer semestre apoya el buen momento de las Bolsas, con subidas del 70% en el índice S&P 500 desde los mínimos de 2020. Estos son los principales indicadores de riesgo:

Aumento de cobertura

Los máximos de bonos y Bolsa, los sustos provenientes de Asia, la incertidumbre del Covid-19, están elevando a máximos los niveles de cobertura en las carteras. Ignacio Cantos, director de inversiones de atl Capital, explica que aunque la "volatilidad es muy baja, los inversores han llevado a máximos en el último mes la compra de opciones put (venta) con el fin de cubrir sus posiciones. En un informe de Macroyield, Antonio Zamora y Patricia García explican que el índice Skew se ha situado en máximos históricos. Este índice mide la diferencia entre el costo de los derivados que protegen contra las grandes caídas del mercado, por un lado, y el derecho a beneficiarse de un repunte por el otro. "El Skew sube cuando el miedo supera a la codicia, por lo que la divergencia cada vez mayor indica cómo la aparente complacencia en los mercados de acciones, se traduce en prudencia o incluso miedo en los mercados de opciones", indican.

Inversores minoristas en máximos

Los últimos datos de la Fed recogen que el nivel de minoristas participantes del mercado se encuentra ante un máximo histórico, con un 29% de las acciones y el 40% de los activos financieros (bancos). Los máximos anteriores de la participación de los hogares fueron seguidos por bajas rentabilidades de las acciones: 1969 (inflación de los 70), 2000 (burbuja tecnológica) y 2007 (crisis financiera mundial). Sin embargo, Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma eToro considera que ahora es diferente por el cambio estructural de la comunidad online, el libre comercio, la propiedad fraccionada y más opciones de inversión. También, las bajas rentabilidades de los bonos y los tipos, y, por último, un exceso de ahorro de 3,3 billones y una deuda de los hogares sobre el PIB de 20 puntos porcentuales por debajo de 2008. En la Bolsa española los minoristas ya son dueños del 17% del mercado y han frenado una tendencia de caídas de cinco años.

Rotación hacia activos de más calidad

Una advertencia sobre el riesgo de los mercados se ha materializado con un trasvase del inversor hacia acciones de más calidad, lo que indica que el proceso de subida está maduro. Aneeka Gupta y Pierre Debru, directores de análisis en WisdomTree, explican que esta tendencia se está acelerando y buena muestra es que en el segundo trimestre del año el factor de calidad (+10,88%) superó a la rentabilidad de los factores cíclicos como a la de las acciones valor (3,4%) y de small caps (5,4%).  Algo que también ha ocurrido en la Bolsa española cuya rentabilidad está liderada por el Ibex 35 (10%) frente al Medium Cap (6,34%) y el Small Cap (3,93%).

Apalancamiento con acciones

La deuda por margen, conocida como la cantidad que las personas e instituciones piden prestado contra sus tenencias de acciones, parece haber alcanzado un pico el mes pasado, con datos la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA) de Estados Unidos. Al comparar la variación anual de los niveles de deuda por margen con el índice S&P 500, se observa que los picos en los niveles de deuda por margen han sido un precursor importante de las correcciones del mercado de valores de EE UU, tal como se vio en 2000 y 2008 durante la burbuja de las puntocom y la gran crisis financiera.

Normas
Entra en El País para participar