Enric Asunción (Wallbox): “La salida a Bolsa con la SPAC alimentará nuestro crecimiento”

Cuadruplica los ingresos en el primer semestre, hasta 27 millones

Uno de los cargadores de Wallbox.
Uno de los cargadores de Wallbox.

Tras conquistar Europa, Wallbox se lanza ahora a por el mercado estadounidense. La compañía española especializada en la fabricación de cargadores para vehículos eléctricos solo piensa en crecer hasta convertirse en el líder global del mercado y para ello ahora su gran objetivo es dominar el negocio al otro lado del Atlántico. En realidad, la empresa liderada por Enric Asunción no ha dejado de crecer a pasos agigantados desde su creación.

Ayer presentó los resultados de un primer semestre de 2021 en el que ha logrado cuadruplicar los ingresos hasta los 32 millones de euros (unos 27 millones de euros al cambio actual). El próximo martes, 10 de agosto, la empresa celebrará su Investors Day, en el que detallará las previsiones de negocio. Según los datos presentados al mercado, espera alcanzar un ebitda positivo en 2024 y llegar a la cifra mágica de los 1.000 millones de ingresos en 2025. Según los datos proporcionados por la empresa, es la compañía líder en la mayor parte de Europa (países escandinavos, Inglaterra, Francia, Alemania y España).

Tras entrar en el mercado estadounidense el pasado mes de febrero con el lanzamiento de su cargador Pulsar Plus para hogares, que se convirtió en número uno en ventas en Amazon, debutará próximamente en Wall Street después de fusionarse con una SPAC, Kensington Capital Acquisition, en una operación que valora la compañía en unos 1.500 millones de dólares (más de 1.200 millones de euros). Los fondos que obtendrá con su debut bursátil irán destinados alimentar su plan de crecimiento. De hecho, ya busca ubicación para instalar una planta en el país norteamericano.

“El enfoque ahora es el crecimiento. Estamos en un sector donde el 97% de los cargadores que hay que instalar en los próximos años todavía están por vender. La oportunidad es enorme, por eso el capital que obtengamos con la salida a Bolsa con la SPAC alimentará nuestro crecimiento”, explica el consejero delegado de Wallbox a CincoDías. Los planes para crecer de Wallbox pasan por ejes: expansión internacional, la generación de ingresos recurrentes por cada cargador vendido a través del software y las nuevas líneas de negocio, sobre todo la entrada en la recarga pública.

Para reforzarse en este segmento, Wallbox busca alianzas con empresas eléctricas que tengan proyectos para levantar corredores de recarga eléctricos. En ese sentido, los primeros 1.000 cargadores ultrarrápidos Supernova de la firma han sido adquiridos por Iberdrola, y ha firmado acuerdos con otras eléctricas como Copec en Chile, o SunPower en EE UU.

“Las compañías energéticas y los operadores privados son los que están invirtiendo en todo el mundo de manera más potente en infraestructura de carga. Iberdrola es un compañero de viaje de largo plazo, conoce muy bien el mercado y nos compra en muchos países de todo el mundo, pero ningún cliente de Wallbox representa más del 5% de las ventas”, puntualiza Asunción.

Gestión de la energía en el hogar

Carga bidireccional. Wallbox aspira a que sus dispositivos puedan ayudar a gestionar la energía que se consume en el hogar. Uno de sus modelos, el Quasar, permite que el coche se conecte a la red doméstica para cargarse, pero también convierte el vehículo en almacenamiento de energía para que pueda alimentar de electricidad al hogar en caso apagón. Incluso, se puede conectar a paneles fotovoltaicos para reducir el consumo. “El coche supone el 50% de consumo de electricidad en la casa, por lo que hay que gestionarlo. Con un cargador Quasar el coche se convierte en almacenamiento de energía para el hogar, de forma que puede almacenarlo cuando la luz es más barata y gastarla cuando es más cara”.

Normas
Entra en El País para participar