Estreno en el mercado

LLYC ficha consejeros para salir de compras tras su debut en Bolsa

Captará 10 millones y se estrenará en BME Growth a finales de este mes

José Antonio Llorente, socio fundador y presidente de LLYC.
José Antonio Llorente, socio fundador y presidente de LLYC.

Una nueva compañía calienta motores para estrenarse en el mercado de pequeñas y medianas empresas de BME. La consultora de comunicación y asuntos públicos Llorente y Cuenca (LLYC) anunció ayer que ampliará capital por 10 millones y que cotizará en BME Growth, con el objetivo de duplicar su tamaño. LLYC facturó 44,7 millones en 2020, y su misión es superar los 100 en 2024 con crecimiento orgánico y con compras. Para esto último ha reforzado su consejo con expertos en fusiones y adquisiciones (M&A). Tanto inversores minoristas como profesionales podrán ir a la oferta. Se prevé que el estreno tenga lugar a final de julio.

Los accionistas de LLYC, entre los que destaca su socio fundador y actual presidente, José Antonio Llorente, acordaron el pasado abril la recompra del 30% del capital de la firma al private equity francés MBO, que entró en 2015. El siguiente paso será ampliar capital y dar liquidez a los accionistas con el estreno en BME Growth.

La compañía obtuvo el año pasado un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 8,5 millones, después de que sus ingresos cayeran un 7,7%, debido al “impacto de los tipos de cambio en operaciones como Brasil, México o Argentina”, según explica LLYC en su informe de resultados de 2020. “A tipos de cambio constante, LLYC ha mantenido su volumen de negocio y ha superado el ejercicio con un fortalecimiento de su liquidez”, añade. El 52% de sus ingresos procedió del otro lado del Atlántico, y el 48% restante, de Europa.

En su hoja de ruta aparecen compras, y para ello ha fichado a Mónica Vidal, que acompañará a Francisco Sánchez-Rivas, ya consejero. Vidal, socia de la firma especializada en capital riesgo Lattice, fue directora general del Arcano en Nueva York, donde también trabajó para JP Morgan. Sánchez-Rivas es el fundador de la boutique de banca de inversión especializada en middle market Zechman Capital y ha sido consejero delegado de Edmond de Rothschild Corporate Finance para España y Portugal casi 10 años.

LLYC cuenta con más de 700 clientes en 13 países a través de 16 oficinas propias. Adquirió la consultora de marketing digital Apache en mayo y espera avanzar con nuevas operaciones en los próximos meses para potenciar la entrada en nuevos países. La ampliación de capital será la clave de bóveda de este crecimiento.

La capacidad de ejecutar integraciones está probada, con siete compras desde 2015 en España, Estados Unidos, Brasil y Chile que han contribuido a que haya doblado su facturación hasta 2020 desde los 20,7 millones de 2014.

El máximo órgano de administración contará con nueve personas y estará presidido por José Antonio Llorente, también consejero ejecutivo. También se sentarán en él tres consejeras independientes (Elena González-Blanco, Ana Busto y Barrie Berg), dos dominicales (Mónica Vidal y Francisco Javier Sánchez Rivas) y tres consejeros ejecutivos más: Alejandro Romero Paniagua, Luisa García Navarrete y Adolfo Corujo Pérez.

Varios de los perfiles del consejo están centrados en la digitalización, como el de Elena González-Blanco y el de Berrie Berg, que complementan las trayectorias que tenían otros miembros como Adolfo Corujo. Complementan el consejo Luisa García, Alejandro Romero y Ana Busto, expertos en estrategias de comunicación.

Normas
Entra en El País para participar