Infraestructuras

ACS se queda sin Autostrade: el 86,8% del capital de Atlantia aprueba la venta a CDP

La junta vota a favor de la propuesta de 9.300 millones de la entidad pública italiana, dejando sin opciones a una hipotética oferta de ACS

Acceso a la sede de Autostrade en Roma.
Acceso a la sede de Autostrade en Roma.

Los accionistas de Atlantia han dado esta tarde un abrumador visto bueno a la venta forzosa de la filial de autopistas Austostrade per l’Italia (ASPI) a la entidad pública Cassa Depositi e Prestiti (CDP). Un total de 1.129 partícipes, de los 1.201 presentes en la junta extraordinaria de accionistas, han votado a favor de la oferta de 9.300 millones de euros. Junto a CDP, forman parte del consorcio comprador los fondos Macquarie y Blackstone con participaciones minoritarias.

La puja mejorada del pasado 29 de abril ha sido aceptada, por tanto, por el 86,8% del capital, lo que ha dejado sin opciones a la española ACS en su interés por entrar en la operación de compra de ASPI. Se trataba de la cuarta oferta puesta sobre la mesa por CDP.

Este resultado no es vinculante, por cuanto la opinión de los accionistas era orientativa, pero marca la dirección en que va a actuar el órgano de decisión el próximo 10 de junio. La familia Benetton, primer accionista de Atlantia con el 30,2% a través del holding Edizione, ha optado por vender al Gobierno. También la fundación bancaria CRT (5%).

El propio consejo emitió un informe el 30 de abril en el que calificaba la oferta de CDP como única salida realista a la desinversión ordenada por el Ejecutivo italiano. La firma de asesoramiento International Shareholder Services (ISS) también había dado su consejo de venta a los fondos y demás inversores institucionales presentes en el capital. Entre ellos figuran Allianz, DIF, EDF Invest o la china Silk Road Fund, que agrupan el 12% del capital.

Fin a un pulso de tres años

El consejo ha eludido largos pleitos con el Gobierno para intentar frenar una operación a la que se ha visto forzado tras el siniestro del hundimiento del viaducto Morandi, en agosto de 2018 en Génova. Pese a ello, durante estos tres años, y con tres Gobiernos distintos, ha intentado buscar el modo de vender en el mercado con el fin de mejorar el precio puesto por CDP.

ACS se lanzó sobre ASPI el pasado 8 de abril con una oferta no vinculante de hasta 10.000 millones. Este acercamiento motivó que uno de los partícipes de referencia de Atlantia, el fondo TCI (10% de Atlantia) reforzara su oposición a la venta a manos públicas por los poco más de 9.000 millones que entonces ofrecía CDP. Desde el fondo británico se tasa ASPI en más de 11.000 millones.

El presidente de ACS, Florentino Pérez, aún habló del interés por los 3.000 kilómetros de autopistas italianas el pasado 7 de mayo, en su intervención ante la justa de accionistas de su empresa. Sin embargo, en esa cita ya dejó entrever que ACS estaba analizando otras oportunidades de inversión para reforzarse en el mercado de las autopistas una vez que ha acordado la venta del área de Servicios Industriales a la francesa Vinci

CDP tiene el 51% del consorcio ofertante y es uno de los más destacados inversores de Italia en infraestructuras, con presencia durante años en Snam, Terna, Italgas y Open Fiber. La mayor red de autopistas del país transalpino estará en manos de ASPI hasta 2038, un plazo durante el que tendrá que acometer inversiones por más de 21.000 millones, según el plan de mejoras que aún debe aprobar el Ejecutivo.

El paso por la junta de accionistas no era obligatorio, pero Atlantia tomó la decisión tanto por el volumen de la desinversión como por la opinión contraria expresada por TCI. Una vez vendida ASPI, a Atlantia le quedará la española Abertis como gran activo en el mercado de las autopistas.

Normas
Entra en El País para participar