Gestión

¿Quién paga 20 millones para proteger a Mark Zuckerberg?

Las empresas esconden elevados costes pagados a los altos directivos por eventos deportivos, apartamentos o seguridad

Usuarios de Facebook
Usuarios de Facebook REUTERS

Muchos pasamos la mayor parte de 2020 atrapados en nuestros hogares, sin poder viajar, asistir a eventos en vivo, ver una película en una pantalla grande o reunirnos con amigos y familiares fuera de nuestro círculo estrecho. Pero a juzgar por los hechos relevantes de algunas grandes empresas estadounidenses, parece que estas restricciones no se aplicaron a un pequeño grupo de personas, específicamente a ejecutivos de empresas que cotizan en Bolsa.

¿Cuándo fue la última vez que asistió a un evento deportivo o un concierto importante? Puede que no lo recuerde. Sin embargo, los ejecutivos de Live Nation Entertainment recibieron más de 100.000 dólares en “entradas a ciertos eventos de la industria musical y deportiva” en el año 2020, de acuerdo a un documento regulatorio de la compañía. Eso es aproximadamente la mitad de lo que obtuvieron en 2019, pero sigue siendo una cifra impresionante dado que la compañía informó en mayo de 2020 que un 80% de los programas habían sido cancelados. Live Nation no quiso hacer comentarios a Bloomberg.

¿Qué tal un viaje? Cognizant Technology Solutions, con sede en Nueva Jersey, reveló que había gastó 217.000 dólares en 2020 en proporcionar a su director ejecutivo, Brian Humphries, con sede en Londres, un apartamento en la ciudad de Nueva York “como resultado de sus frecuentes viajes a nuestra oficina de Nueva York”. Eso es más del doble de lo que la compañía gastó para el apartamento de Humphries en 2019, a pesar del fuerte descenso en los precios de los alquileres de la ciudad de Nueva York en 2020. Asumió el cargo de director ejecutivo en marzo de 2019. Un portavoz de Cognizant dijo que el contrato de arrendamiento se renovó en 2020 “antes de que el mundo conociera la gravedad de la pandemia”.

Algunas compañías prescindieron de los apartamentos corporativos, un beneficio popular entre los altos ejecutivos. La compañía de biotecnología Seagen reveló que si bien había gastado 165.000 dólares en 2020 en viviendas corporativas y viajes para el director médico, Roger Dansey, suspendió el alquiler de su apartamento corporativo porque “los viajes a nuestra sede corporativa eran limitados” debido al Covid-19. Una portavoz de Seagen dijo que la compañía no tenía planes de restablecer el beneficio.

Después de pagar 77.000 dólares en 2020 para alquilar un apartamento en Seattle para el director ejecutivo, Scott McFarlane, el proveedor de software tributario Avalara desembolsó otros 24.000 dólares para rescindir el contrato de arrendamiento en octubre. Avalara no quiso hacer comentarios.

Los costes seguridad fueron otro gran apartado en 2020. Workday, compañía de software con sede en Silicon Valley, reveló que gastó 2,6 millones de dólares en 2020 para seguridad del director ejecutivo, Aneel Bhusri, un incremento de más de cuatro veces respecto de 2019. La compañía atribuyó el costo adicional al Covid-19, que requirió que Bhusri dividiera su tiempo entre dos residencias. Workday no quiso hacer más comentarios.

Sin embargo, el mayor beneficio para la industria de la seguridad provino de los ejecutivos de Facebook Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg, cuya seguridad tuvo un costo para la compañía en 2020 de 24 millones de dólares y 7,6 millones, respectivamente. La empresa dijo que los gastos se elevaron en 2020 debido a “los costos relacionados con los protocolos de seguridad durante la pandemia de Covid-19, el aumento de la cobertura de seguridad durante las elecciones estadounidenses de 2020 y al alza de los costos en el mercado de personal de seguridad”. Un portavoz de Facebook agregó que “el Sr. Zuckerberg es uno de los ejecutivos más reconocidos del mundo, debido, en gran medida, al tamaño de nuestra base de usuarios y nuestra exposición continua a los medios de comunicación globales, la atención legislativa y regulatoria”.

Todas estas divulgaciones son teóricamente visibles para los accionistas que pagan por dichos costes, pero uno debe estar dispuesto a analizar detenidamente los informes. Las empresas generalmente presentan la información dentro de “todas las demás compensaciones” en gráficos que las resumen, una divulgación exigida por la Comisión de Bolsa y Valores, y luego agregan detalles relevantes en notas al pie de página, a menudo en tipografía muy pequeña. Divulgación sin divulgar: existe, pero solo es accesible para aquellos que quieren conocer la información.

Normas
Entra en El País para participar