Política monetaria

La Fed mantiene los tipos y resta importacia al alza de la inflación

El precio del dinero se sitúa en la horquilla del 0-0,25%

Presidente de la Fed, Jerome Powell
Presidente de la Fed, Jerome Powell REUTERS

La Reserva Federal de EE UU cumplió con las expectativas. Como ya hiciera una semana antes el BCE, la institución que preside Jerome Powell acordó mantener sin cambios la política monetaria. La robustez mostrada por la economía estadounidense en los últimos meses y el aumento de los precios parece que siguen sin ser razones suficientes para que la institución modifique su estrategia. Los tipos de interés continuarán en la horquilla del 0% y 0,25%, nivel en el que permanecen desde marzo de 2020.

El Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) reconoce en su comunicado que el avance en el proceso de vacunación y el fuerte apoyo político –el Congreso aprobó en marzo el plan fiscal valorado en 1,9 billones de dólares– han favorecido la recuperación de la economía y del empleo. Pero, aunque la mejora alcance a los sectores más afectados por la pandemia, su comportamiento aún continúa siendo débil. En un momento en el que las expectativas de inflación han llevado a los inversores a descontar un endurecimiento de la política monetaria, el comité quiso dejar claro que el repunte de los precios obedece en “en gran medida a factores transitorios”.

En sintonía con el objetivo de inflación actualizado en la segunda mitad de 2020, la Fed asegura que tolerará un nivel de precios ligeramente superior al 2% durante algún tiempo sin que esto derive un alza de los tipos. La meta no es otra que logar afianzar la recuperación y que “las expectativas de inflación a largo plazo se mantengan bien ancladas en el 2%” antes de proceder un alza de las tasas. Powell ha querido zanjar las dudas y ha señalado que este escenario no se producirá este año. Una idea que es compartida por otros miembros de la institución como la presidente de la Fed de San Francisco, Mary Daly, que el pasado 16 de abril aseguró que la mejoría económica de los últimos meses es solo el principio y que será necesario más tiempo para comprobar si las expectativas se transforman en realidad.

Junto al precio del dinero, la institución mantiene sin cambios su programa de compra de activos hasta que se produzcan avances sustanciales en los objetivos de máximo empleo y estabilidad de precios. Powell se compromete a seguir adquiriendo 120.000 millones de deuda al mes (80.000 millones en bonos soberanos y de agencias y 40.000 millones en valores respaldados por hipotecas).

El compromiso con la recuperación mostrado por la Fed fue suficiente para que aliviar la tensión que viene sufriendo el mercado de deuda en los últimos meses. La rentabilidad del bono de EE UU invirtió la tendencia que había estado registrando a lo largo de la sesión y nada más conocerse la decisión de la Fed las rentabilidades bajaron del 1,65% al 1,61%. Esta relajación ayudó al Nasdaq a cambiar las caídas por ganancias (0,26%). No sucedió lo mismo con el Dow Jones y el S&P que al cierre de la edición caín un 0,2%.

En un momento en el que el mercado ha empezado a especular con la posibilidad de que la Fed reduzca su programa de compra de activo, Powell reafirmó que no es el momento para tener esa conversación. El consenso de los analistas cree que será a finales de año cuando la Fed anuncie cambios al respecto, unas modificaciones que empezarían a implementarse en 2022. Medir los tiempos y la forma en que se comuniquen los cambios será clave si no se quiere evitar una sacudida en los mercados como la vivida en 2013.

Normas
Entra en El País para participar