Naturgy dobla beneficio en el trimestre gracias a la venta de Unión Fenosa Gas

La energética se anota un beneficio neto de 383 millones de euros, un 92,5% más

Francisco Reynés, presidente de Naturgy.
Francisco Reynés, presidente de Naturgy.

Naturgy se anotó un beneficio neto de 383 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone casi doblar el resultado [+92,5%] que registró en el mismo periodo del año pasado, gracias su acuerdo con ENI y Egipto para resolver las disputas que afectaban a Unión Fenosa Gas (UFG) desde 2012.

Según informó este miércoles la energética, su salida del país árabe tuvo un impacto positivo no ordinario en sus cuentas trimestrales de 65 millones de euros. A finales del año pasado, Naturgy llegó a un acuerdo con la italiana ENI para zanjar la disputa sobre UFG y mediante esta operación obtuvo 600 millones de dólares (493,2 millones de euros), así como la mayor parte de los activos de UFG fuera de Egipto, excluyendo las actividades comerciales en España.

Otra consecuencia derivada del pacto es que Naturgy queda liberada de un contrato de aprovisionamiento de gas anual de alrededor de 3,5 bcm (3.500 millones de metros cúbicos) para suministrar a ciclos combinados en España y que acababa en 2029.

El beneficio también creció por la paulatina recuperación de los precios y la demanda energética. Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 982 millones de euros hasta marzo, un 9,8% más en la comparativa interanual. La compañía supera así las previsiones de los analistas, que auguraban unas ganancias netas de 300 millones de euros y un Ebitda de 943 millones.

"Nuestra actividad lleva a posicionarnos como un agente activo en la transición energética que quiere contribuir a la recuperación económica, en línea con nuestro compromiso con la sociedad. Naturgy está inmersa en una profunda transformación, necesaria en el actual entorno, que nos obliga anticiparnos a los retos que plantea el sector”, señaló el presidente de la compañía, Francisco Reynés.

Excluyendo los elementos no recurrentes, el beneficio neto ordinario del grupo fue de 323 millones de euros, un 3,5% más, mientras que su Ebitda ordinario alcanzó los 1.029 millones de euros, un 2% menos.

El grupo destacó que, a pesar de la mejora en el panorama económico y la recuperación gradual de los precios de las materias primas, el Covid-19 ha continuado afectando negativamente al comportamiento operativo en forma de incertidumbre macroeconómica y una depreciación significativa de las divisas en Latinoamérica.

Como indicó Reynés, Naturgy se encuentra inmersa en el despliegue de iniciativas de transformación que permitan recuperar la competitividad a pesar de los desafíos energéticos y macroeconómicos.

Las inversiones de la energética en el trimestre fueron de 196 millones, un 2,5% menos, debido a una mayor optimización del mantenimiento y al efecto de las divisas, mientras que la deuda neta era de 13.597 millones a 31 de marzo, en línea con los niveles a cierre de 2020. Este nivel de deuda todavía no refleja los ingresos antes de impuestos de 2.570 millones de euros previstos en la venta de la chilena CGE Electricidad.

En materia de renovables, donde prevé invertir 1.000 millones de euros este año, Naturgy planea tener una potencia operativa de 1,6 GW en 2025. En España, resultó adjudicataria de 235 megavatios (38 MW eólicos y 197 MW fotovoltaicos) en la última subasta.

Opa de IFM

El pasado 26 de enero IFM lanzó una opa por el 22,69% de Naturgy por 5.060 millones, dirigida a inversores institucionales y minoritarios, y afirmó que no quería desplazar al principal accionista de Naturgy, Criteria [la sociedad holding que gestiona el patrimonio empresarial de la Fundación Bancaria La Caixa], con un 24,8% del capital.p

En una conferencia con analistas, directivos de la compañía se limitaron a recordar este miércoles que el Gobierno tiene un plazo de seis meses para pronunciarse desde que el fondo australiano IFM solicitó formalmente autorización al Ejecutivo, algo que hizo a finales de febrero.

El fondo australiano ha trasladado a la empresa que tiene vocación de permanencia como accionista a largo plazo y que apoyará una política de dividendos sostenible. Además, aspira a tener representación en el consejo de administración, así como que su intención es mantener a la empresa en Bolsa y con sede social en España.

Naturgy no es consciente de que la propuesta de IFM "tenga implicación" de una posible salida de Bolsa del grupo. La CNMV ha admitido a trámite la oferta parcial, después de que el pasado 5 de febrero el inversor lo solicitara al supervisor, pero la operación necesita el visto bueno del Gobierno, que según publica El Confidencial, está dispuesto a dar luz verde después de las elecciones madrileñas del 4 de mayo, aunque incluirá algunas cláusulas de protección sobre determinados negocios. A la espera de conocer el resultado de la opa, la compañía ha decidido aplazar la presentación de su nuevo plan estratégico.

Por otro lado, la empresa prevé cerrar la venta del 96% de la chilena CGE en el segundo trimestre del año, una operación que reportará unas plusvalías en torno a los 400 millones de euros y que implicará reducir la deuda neta del grupo en 3.886 millones de euros. No obstante, perderá 250 millones de ebitda o beneficio operativo.

Normas
Entra en El País para participar