Recortes

CaixaBank y BBVA suavizan sus ajustes, pero no convencen a los sindicatos

Goirigolzarri rebaja en 500 los despidos y Torres ofrece recolocar con contrato indefinido. El ‘proxy’ Corporance pide votar contra el salario de Gortázar

Oficina de CaixaBank
Oficina de CaixaBank

Lo que se esperaba. Las reuniones mantenidas ayer entre los sindicatos y CaixaBank, por un lado, y con BBVA, por otro, para seguir negociando sus respectivos ERE, y que afectan en conjunto a unos 11.500 empleados, no han convencido a los representantes de la plantilla, que han decidido convocar movilizaciones en ambos casos. Aunque es cierto que CaixaBank ha rebajado el número de despidos y BBVA ha ofrecido recolocaciones con contrataciones indefinidas en otras empresas ajenas al banco, ante las críticas y presión de los sindicatos y del Gobierno.

CaixaBank ha reducido en 500 el número de despidos que pretende ejecutar en el marco del expediente de regulación de empleo (ERE) que la entidad acometerá tras la fusión por absorción de Bankia, planteando 7.791 salidas frente a los 8.291 que propuso en un primer momento. La entidad ha ofrecido recolocar a esos 500 empleados en empresas filiales del grupo, lo que permite reducir el número de afectados por los despidos.

La mayor parte irán destinados a CaixaBank Tech, la filial tecnológica que gestiona la infraestructura de IT de la entidad y desarrolla proyectos relacionados con la transformación digital, mientras que para el resto de empleados afectados por el proceso de reestructuración el banco está ultimando un plan de recolocación, con un paquete de medidas que pondrá por primera vez en marcha para conseguir un trabajo estable al 100% de los empleados que abandonen su empleo y quieran reincorporarse al mercado laboral.

La propuesta de recolocaciones que no ha sido concretada, como el recorte del número de despidos, no ha convencido a los sindicatos. Fuentes sindicales aseguran que la presentación de un plan de recolocaciones es obligatorio en un ERE.

Los sindicatos también critican los argumentos incluidos en el informe económico presentado por CaixaBank para justificar el ERE. CC OO asegura que la entidad “manipula los datos para justificar las medidas propuestas”. Todos los sindicatos, además, rechazan las medidas que consideran “traumáticas”, como rechazan también las rebajas salariales “para que se repartan unos pocos”. Tras la reunión, los sindicatos tenían previsto llevar a cabo movilizaciones mañana, 29 de abril.

A las críticas de los sindicatos y del Gobierno se sumó ayer la del proxy español Corporance, que ha aconsejado votar en la junta de CaixaBank, que se celebrará el 14 de mayo, en contra de la remuneración fija del consejero delegado, Gonzalo Gortázar, invariable desde 2018 y superior a la de la media europea. El presidente, José Ignacio Goirigolzarri, por su parte, cobrará 1,65 millones de euros, con lo que triplica su sueldo, y es superior al de su antecesor, Jordi Gual, que cobraba un millón de euros. La diferencia se justifica en que Gual no era presidente ejecutivo.

En el caso de BBVA los sindicatos tampoco salieron satisfechos de la reunión mantenida con directivos del banco. En esta tercera reunión, BBVA no hizo mención sobre las propuestas de indemnizaciones o medidas para los empleados que pudieran apuntarse al ERE. Tampoco pusieron sobre la mesa un posible recorte del número de trabajadores afectados, por lo que mantiene la cifra de 3.798 despidos anunciada el primer día.

En la reunión se limitaron, según fuentes sindicales, a comunicar que habían firmado un acuerdo con Randstad para recolocar al 100% de los empleados con contratos indefinidos en España, y detallaron el plan de recolocación exigido legalmente en este tipo de procedimientos. El plan cuenta con diferentes programas a los que cada persona afectada por el despido colectivo podrá adherirse libremente según sus intereses y preferencias profesionales: trabajo por cuenta ajena, autoempleo o formación de larga duración, explica la entidad.

El banco explicó también que el plan de recolocación está diseñado específicamente para BBVA, y según señala, “tiene un alcance muy superior al de cualquier otro procedimiento de despido colectivo realizado con anterioridad en España”.

 

El acuerdo de Randstad

  • Colocaciones. Recolocar con contratos de trabajo indefinidos o mediante autoempleo al 100% de los afectados por el despido colectivo que quieran seguir trabajando y se adhieran al plan. Randstad formará y asesorará a todas estas personas y se gestionarán las ofertas de empleo adaptadas al perfil de cada una de ellas. Para ello, contarán con el apoyo de un equipo especializado de gestores y tendrán acceso preferencial a los procesos de selección gestionados por el grupo Randstad. La firma creará una plataforma de formación y ofrecerá sesiones individuales de coaching profesional combinadas con talleres y seminarios especializados. Habrá medidas específicas para mayores de 45 años y otras para aquellas personas que, por su cercanía, solo quieran prepararse para su jubilación. El programa se extenderá durante un periodo de un año, ampliable hasta 30 meses (el periodo mínimo establecido por ley es de 6 meses).
Normas
Entra en El País para participar