"La banca se juega mucha parte de su reputación en el proceso de digitalización"

Los expertos debaten el papel de la digitalización en la inclusión financiera

La digitalización y el uso de las aplicaciones móviles en banca se han convertido en el principal aliado en la inclusión financiera, para ampliar el público con acceso a servicios financieros. Un proceso que, no obstante, ha llevado a reducir la presencia física del sector: en los últimos diez años en España ha desaparecido una de cada dos oficinas bancarias (y la reducción de los metros cuadrados de exposición seguirá unos cuantos años más), mientras que el número de clientes de las entidades se ha incrementado.

Con todo, la tecnología suma: los clientes de banca son más y tienen más servicios. Sobre estas tendencias han debatido hoy los expertos de Foro Futuro. El sector financiero se juega mucha parte de su reputación en el proceso de digitalización", indica Santiago Carbó, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Granada y director de Estudios Financieros de Funcas. "Estamos en un momento en el que se está reestructurando. El anuncio de CaixaBank de un ERE refleja unos cambios que tienen repercusión social y política contra algunas decisiones del sector y hay que tener cuidado. Últimamente se ha hablado de eficiencia, reducción de costes y prejubilaciones, pero en los próximos años se tendrá que hablar de captación de talento e innovación", ha añadido.

Luis Colorado, responsable de Banca Digital e Innovación de Santander España ha defendido ofrecer a cada tipo de cliente las herramientas digitales adaptadas a sus necesidades. "Antes del Covid empezamos a digitalizar a muchos clientes dentro del colectivo de personas de más de 65 años. Cuando empezó la pandemia habíamos duplicado el número de clientes de este segmento que recurrían habitualmente a los canales digitales. Lo que hicimos fue adaptar la app a lo que ellos querían, porque no podemos pretender que lo que sirve para clientes de 20 o 30 años sirva para mayores de 65 años"

El foro también ha contado con la presencia de Susana Malcorra, decana del IE School of Global and Public Affairs, Fernando Fernández, profesor de Economía del IE Business School y Francisco Pérez, profesor emérito de Análisis Económico de la Universitat de València y director de Investigación del Ivie. Está moderado por José Antonio Vega, director de Cinco Días.

"Hay 1.700 millones de adultos en todo el mundo que están fuera del sistema bancario y los programas que se están llevando a cabo para que participen en el ámbito de inclusión financiera se basan en la entrada a través de la puerta digital", indica Carbó. "Debemos aumentar la formación digital de las personas que viven en el mundo rural. El Covid ha hecho avanzar a unos, pero otros se han quedado rezagados", añade, antes de destacar el papel de aplicaciones como Bizum. "Enviar dinero a otra persona desde el móvil ha tenido una reacción muy favorable en España con un producto muy exportable y que ha permitido aumentar la digitalización y los pagos digitales".

Susana Malcorra, decana del IE School of Global and Public Affairs, indica en referencia a los países en desarrollo, donde la bancarización es mucho menor, que la digitalización bancaria "es una absoluta necesidad para provocar un salto cualitativo en la calidad de vida y acceso a servicios por parte de una enorme parte de la población. Peor para ello hay que estabilizar los marcos normativos y minimizar los riesgos de ciberataques", matiza. Y urge a la necesidad de dotar a estos países de infraestructura. "El hecho de que el acceso digital sea tan desparejo puede implicar que los servicios financieros digitales no permitan cerrar la brecha con las personas no bancarizadas, y especialmente de las mujeres que representan un porcentaje importante en la economía informal".

"El gran debate de fondo es la digitalización del dinero, el famoso euro digital", apunta Fernando Fernández, profesor de Economía del IE Business School, "es un tema que plantea serios problemas porque pone en riesgo el anonimato del dinero. Porque la gran ventaja del dinero es el anonimato, es un valor a preservar y es importante que en el mundo digital se garantice con todas las cautelas para que no se convierta en un blanqueamiento ilícito. La regulación es muy importante y establecer el justo término será crucial para hacer sistemas bancarios competitivos o no".

Además, los expertos han coincidido en señalar la importancia que ganarán los bancos como parte de la formación digital financiera de la población y especialmente en las zonas rurales. "Los bancos están llamados a desempeñar y a ganar competitividad en un papel formativo que es contribuir a que la experiencia de los clientes en el uso de las nuevas herramientas les dé confianza y muestre el valor añadido que aportan", apuntó Francisco Pérez, profesor emérito de Análisis Económico de la Universitat de València y director de Investigación del Ivie.

Normas
Entra en El País para participar