Extremadura gana la puja por la primera fábrica de celdas de batería de España de la mano de Phi4Tech

La tecnológica invertirá 400 millones de euros

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.
El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. EFE

Phi4Tech construirá en Extremadura la primera fábrica de celdas de batería para coches eléctricos del sur de Europa. La tecnológica española tiene previsto comenzar las obras este año o a principios de 2022, con una inversión de 400 millones de euros.

En concreto, se situará en Badajoz y se basará en el litio que explotará Lithium Iberia en la mina de Las Navas, cerca de la localidad de Cañaveral (Cáceres). Su capacidad máxima, de 10 gigavatios (GW), es inferior a la que supuestamente demandaría un gran fabricante de automóviles. No obstante, el consejero delegado de Phi4Tech, Mario Celdrán, ha asegurado que la instalación podría alcanzar hasta los 20 GW en 2027.

En concreto, el módulo inicial de 2 GW se inauguraría un año y medio después de iniciadas las obras, exigirá una inversión de unos 80 millones de euros y creará 200 empleos directos [hasta 500 en el momento de máxima producción]. Las estimaciones son alcanzar los 6 GW de producción en 2024.

Phi4Tech entregará ahora al Ayuntamiento de Badajoz los planos del proyecto para tramitar de inmediato su licencia urbanística, y se estima que a finales de este año o comienzos 2022 ya habrá máquinas trabajando en la parcela. Unos 20 meses después se podría estar en condiciones de inaugurarla, aproximadamente a mediados de 2023.

La fábrica de celdas de baterías forma parte de un proyecto integral de almacenamiento energético en el que también se incluye la extracción de níquel en la mina de Aguablanca, en Monesterio; y la construcción en la provincia de Cáceres de una factoría de cátodos, en un lugar aún por determinar, con una inversión de 200 millones de euros y la creación de 360 puestos de trabajo.

Celdrán ha presentado el proyecto en rueda de prensa junto con el socio referencial del conjunto empresarial del proyecto de Almacenamiento Energético para Extremadura, Alejandro Ayala, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. También ha participado el secretario general de Industria y de la Pyme, Raül Blanco.

Celdrán también ha dicho que Phi4Tech tiene acuerdos de desarrollo con empresas automovilísticas, pero que todavía no hay nada cerrado y que, por tanto, no puede dar el nombre de estas. Sin embargo, ha asegurado que los primeros clientes de la factoría no serán firmas del sector de automoción. También ha querido hacer hincapié en la importancia de diferenciar entre una planta de celdas de batería y de ensamblaje.

El Consorcio de la Zona Franca de Vigo también ha presentado un proyecto [bajo el marco de los fondos europeos y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia] para levantar una factoría que tendría una capacidad de producción inicial de 2 GWh, hasta lograr 16 GWh en la fase final, lo que supone unas 300.000 baterías al año. La inversión se sitúa en los 151,7 millones de euros.

Por su parte, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha puesto en valor que se trata de "otra buena noticia" para la industria de la automoción española tras los planes anunciados realizados por Seat y Renault en estos días. Maroto ha inaugurado el foro La movilidad del futuro organizado por la patronal de fabricantes de vehículos, Anfac.

Seat tiene la ambición de producir más de 500.000 coches eléctricos urbanos en Martorell a partir de 2025 [para varias marcas del grupo Volkswagen] con el fin de liderar la electrificación de la industria de la automoción española. También ha comunicado que lanzará un coche urbano eléctrico con un precio de entre 20.000 y 25.000 euros, y que comercializará a través de Cupra. La decisión de dónde se fabricará se anunciará en los próximos meses, pero tanto la propia marca como el consorcio alemán ya han condicionado el proyecto al apoyo de los fondos europeos.

De su lado, el grupo francés presentó este martes su plan industrial "más ambicioso" para España con la adjudicación de cinco nuevos modelos híbridos a sus plantas de Palencia y Valladolid. Además, formalizará 1.000 contratos indefinidos hasta 2024. La compañía asegura que el plan industrial Renaulution España 2021-2024 pondrá a "máximo rendimiento" las plantas españolas y que impulsará la recuperación económica del país, con más de 12.000 millones de euros de valor añadido.

"Son tres anuncios que ponen en marcha el cambio hacia la movilidad del futuro", ha destacado Maroto. Asimismo, ha resaltado que se movilizarán 10.000 millones de euros hasta 2023 en inversiones públicas y privadas en toda la cadena de valor del sector.

La producción nacional de coches eléctricos está muy lejos de cumplir los volúmenes necesarios: España necesita fabricar entre 1,5 y 1,6 millones de este tipo de vehículos para 2030, para lo que haría falta hasta tres plantas de baterías para generar entre 70 y 80 GWh.

Ecosistema de movilidad eléctrica

Para canalizar esas inversiones, Industria ha indicado que el primer Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) será en el sector de automoción para abordar la transición hacia el vehículo eléctrico y conectado. El Ejecutivo ha creado un consorcio público-privado junto con Seat-Volkswagen y otras empresas para hacerlo posible. Está abierto a otros socios, pero por ahora forman parte del proyecto Aeorum, Grupo Antolín, Asti Mobile Robotics, CaixaBank, Delta Vigo, Ficosa, Fisas Navarro, Gestamp, Iberdrola, Lithium Iberia, Mind Caps, Sayer Technologies, Seat, Sesé y Telefónica.

Bajo su plan Future Fast Forward, Seat aspira a la creación de un ecosistema de vehículos eléctricos en España, estimulando la demanda y desarrollando infraestructuras públicas de recarga. Además, el siguiente paso sería la localización de la cadena de valor del vehículo eléctrico, empezando por una fábrica de baterías, para lo que demanda fondos del plan Next Generation UE.

Durante el evento de Anfac, Maroto ha emplazado a todos los actores de la cadena de valor de la industria del motor a que participen en el consorcio. En su opinión, todos tienen que "ser parte activa" para lograr una fábrica de baterías en España y acabar así con la dependencia de terceros países.

Normas
Entra en El País para participar