Suez opone una pistola de agua con fugas a la oferta de Veolia

El segundo, que tiene un 29,9% del primero, puede pagar más, pero no tiene incentivos

Logos de Veolia y Suez.
Logos de Veolia y Suez. AFP

Suez opone una pistola de agua con fugas a la oferta de Veolia. Su director general, Bertrand Camus, ha propuesto disgregar el grupo francés de residuos y ha amenazado con tragarse una poison pill “irreversible” a menos que el mayor accionista de la empresa eleve su oferta de 11.300 millones de euros. El jefe rival, Antoine Frérot, puede permitirse el lujo de ignorarle.

El último intento de Suez de rechazar una oferta de adquisición por parte de Veolia, que tiene un 29,9% de las acciones, parece muerto de entrada. Camus propuso el domingo que Veolia aumentara su oferta de 18 euros por acción por la empresa a 20 euros, y que vendiera el negocio francés de Suez, además de unidades internacionales no especificadas, a los fondos de infraestructuras Ardian y Global Infrastructure Partners.

Para Frérot eso es inviable: las divisiones de Suez fuera de Francia son cruciales para su plan de obtener 500 millones de euros de ahorro de costes anuales con la operación.

Más potente puede ser la amenaza de Camus de cercar el negocio de agua de Suez en Francia hasta 2024. Ello impediría en la práctica una adquisición, ya que su rival se ha comprometido a vender el negocio para satisfacer a los reguladores de la competencia. Camus insinuó que Suez solo cancelaría la píldora venenosa si Veolia aceptaba su propuesta de disgregación o elevaba su oferta por toda la empresa a un mínimo de 22,5 euros por acción antes del 5 de mayo.

Es cierto que Frérot probablemente puede pagar más. Morningstar calcula que su plan de vender el negocio francés de Suez al fondo galo Meridiam debería reportar unos 7.200 millones de euros por una actividad que obtuvo un beneficio operativo estimado de 368 millones de euros antes de la pandemia.

Si se resta esta cifra de los 1.500 millones de euros de beneficio operativo que los analistas esperan que obtenga Suez el próximo año, según los datos de Refinitiv, el resto de la empresa podría añadir 1.200 millones de euros a los resultados de Veolia, después de tener en cuenta el ahorro de costes y utilizando un tipo impositivo del 27%.

Incluso si Veolia pagara 22,5 euros por acción por el 70% de Suez que no posee, Frérot obtendría una rentabilidad del 7,5% de su inversión, por encima de un coste de capital estimado en el 6,4%.
Sin embargo, al no haber ninguna oferta rival sobre la mesa, Frérot tiene pocos incentivos para negociar. Es más probable que impugne la píldora venenosa de Suez en los tribunales y pida a los accionistas que sustituyan al consejo de administración de la empresa en su próxima asamblea anual.

Las acciones, que cerraron ayer a 18,28 euros, sugieren que los inversores esperan solo un modesto aumento. Frérot puede permitirse el lujo de ver el farol de Suez.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías