Distribución

El Corte Inglés convertirá su tienda de Éibar en una 'dark store' y en un centro de digitalización

Surtirá la compra online de alimentación para toda Euskadi

El Corte Inglés convertirá su tienda de Éibar en una 'dark store' y en un centro de digitalización

El Corte Inglés convertirá su gran almacén situado en Éibar, abierto desde 2009, en un almacén dedicado a los pedidos online de alimentación o 'dark store', como se conoce en la jerga, que dará servicio a toda Euskadi. Así lo ha confirmado este lunes la propia compañía, que explica que también convertirá parte de las instalaciones en un centro de soporte digital tanto para las empresas del grupo como para terceras, dentro de la estrategia de transformación digital que acomete la compañía. La actividad comercial tradicional que desarrollaba hasta ahora dejará de prestarse, aunque mantendrá un espacio de venta digital.

El de Éibar será el primer 'dark store' con el que El Corte Inglés operará en Euskadi. La situación de la localidad guipuzcoana, prácticamente equidistante con Bilbao, San Sebastián y Vitoria lo convierten en un enclave estratégico para el desarrollo del canal online de alimentación para el grupo. El futuro almacén contará con 25.000 referencias y estará listo en los próximos meses.

Pero no será la única nueva función que asumirá este gran almacén, en el que El Corte Inglés invirtió 80 millones hace poco más de 10 años y que ha estado en las quinielas como uno de los activos inmobiliarios en los que la compañía podría desinvertir para aliviar su deuda. Este centro también se convertirá en lo que la compañía llama un digital contact hub, es decir, un centro de soporte digital para los distintos negocios del grupo y de terceras empresas y desde el que también se centralizará la operativa del nuevo operador de móvil y fibra que ha creado con MasMóvil, Sweno. Este hub digital "contará con un portfolio de servicios que abarcarán desde la información y atención a los usuarios, hasta la resolución de incidencias de facturación y la realización de cobros y pagos, entre otros", de la compañía.

Y por último, destinará una parte del centro comercial a un espacio de venta digital. La exposición de productos desaparecerá como tal, pero los clientes podrán acudir a la tienda a consultar los catálogos online y acceder a la misma oferta que El Corte Inglés puede tener en otros centros como el del Paseo de la Castellana de Madrid. Algo que entronca con lo que su consejero delegado, Víctor del Pozo, explicó recientemente en una conferencia de KPMG, en la que explicó su proyecto de "El Corte Inglés en tu bolsillo",  con el que mediante herramientas exclusivamente digitales las personas físicas o jurídicas puedan tener acceso a toda su oferta comercial. Con este también aspira a poder acceder a fondos europeos de recuperación. Los usuarios podrán hacer su pedido y recogerlo en el mismo o centro o recibirlo en su domicilio. 

El Corte Inglés defiende que este es su "primer gran proyecto de innovación digital", y que se conservará la integridad de la plantilla, compuesta por unos 200 profesionales.

Normas
Entra en El País para participar