Compras en Twitter.
Compras en Twitter.

Twitter quiere que compres más a través de su aplicación móvil, ¿cómo?

Modifica algunos elementos de los productos promocionados.

Twitter lleva años buscando la forma de ser mucho más rentable y de permitir que las empresas puedan vender sus productos directamente desde nuestros timelines. Así que parece normal que vayan cambiando elementos que hagan mucho más apetecible y sencilla la forma de contactar con esas firmas que más nos gustan. Da igual si son de ropa, videojuegos, tecnología, etc.

El caso es que en los últimos días, desde la red social ya han anunciado que los usuarios podrán pagar (voluntariamente) por ser superseguidores de algunos perfiles que ofrezcan contenidos adicionales a los tuits que publican a diario. Algo que nos costará cerca de cinco dólares (unos 4,15 euros al cambio) y que nos abrirá las puertas de newsletters, ofertas, y otros muchos tipos de beneficios.

Elementos más vistosos para comprar rápido

Ha sido uno de los expertos en redes sociales, Matt Navarra, el primero que ha detectado cómo desde Twitter han procedido a cambiar, de forma limitada, algunos elementos que tienen que ver con la forman en la que se muestran los módulos de venta de productos en el timeline de la aplicación para dispositivos móviles. Un rediseño que viene a hacer más evidente que nos encontramos ante un anuncio publicitario desde el que podemos comprar con un único clic.

Tal y como podéis comprobar por las capturas publicadas, a diferencia del anterior modo de mostrar esos productos a la venta (izquierda), que simplemente parecían enlaces a informaciones o páginas de venta en webs ajenas a la red social, queda bien claro ahora (derecha) que lo que tenemos delante es una oferta para adquirir cualquier producto o servicio gracias a tres nuevos elementos que provocan nuestra atención: por un lado el enorme botón azul que llama a la acción y que dice "Comprar", por otro una referencia al precio en nuestra moneda por defecto y, por último, el nombre de eso que se vende en negrita y bien destacado.

Lo cierto es que este movimiento de Twitter parece mucho más lógico y honesto porque no esconde, como ocurre con el diseño que hemos tenido hasta hoy, que se trata de un tuit pagado que intenta vendernos algo. Darnos de bruces con un mensaje patrocinado y que invita a comprar no es algo nuevo y que entendemos que puede estar ahí (mientras no sea demasiado invasivo) para que la plataforma se mantenga con un modelo de uso gratuito. De momento, este nuevo diseño está llegando a un número limitado de cuentas por lo que tendremos que esperar todavía un poco hasta verlo por fin en las pantallas de nuestros smartphones.

Normas
Entra en El País para participar