Orange España admite que no crecerá hasta 2022 y dice estar abierta a cualquier consolidación

Advierte de que hay demasiados operadores en el mercado español

Reduce ingresos un 5,9% en 2020, con una caída del Ebitda del 13%

El grupo sitúa la mejora de la rentabilidad entre sus objetivos en España

Orange España admite que no crecerá hasta 2022 y dice estar abierta a cualquier consolidación

Orange España no volverá a registrar crecimiento en ingresos hasta, al menos, 2022, según ha reconocido su consejero delegado, Jean-François Fallacher. En un encuentro con los medios de comunicación para analizar las cuentas de 2020, el directivo ha advertido de que en el mercado español hay muchos operadores, con más de 40 marcas comerciales compitiendo.

“El mercado español es ultra competitivo, hay demasiados actores en el mercado”, ha indicado Fallacher, quien ha añadido que para mantener la inversión es necesaria mantener la rentabilidad.

El ejecutivo ha indicado que Orange está abierta a cualquier oportunidad de consolidación que se pueda presentar, defendiendo su posición de segundo operador “muy fuerte” en el mercado español. No obstante, ha explicado que la compañía apoyará cualquier consolidación, participe o no en ese movimiento.

En términos generales, Orange España se ha examinado de las cuentas de 2020, un ejercicio marcado por el  impacto de la pandemia del coronavirus Covid-19, así como por el endurecimiento de la competencia. La compañía registró unos ingresos de 4.951 millones de euros en 2020, un 5,9% menos que en el ejercicio anterior.

La operadora continuó sufriendo un deterioro en sus cuentas en el cuarto trimestre a causa del impacto negativo de la crisis sanitaria, que ha impactado en los ingresos por roaming, así como por la dilución del gasto por cliente, provocada por el reposicionamiento en el segmento del low cost durante el segundo semestre. De esta manera, el volumen de negocio entre octubre y diciembre bajó un 8,8%, hasta 1.211 millones de euros.

Por segmentos, los ingresos por servicios minoristas se situaron en el conjunto de 2020 en 3.476 millones de euros, un 7,6% menos, con un descenso del 10,8% en el cuarto trimestre. Los servicios convergentes descendieron un 5,1% en el año, con una bajada del 9,2% entre octubre y diciembre. La mayor penalización procedió del segmento solo móvil, con una caída del 12,9% en el año.

Orange España pudo compensar este descenso con la mejora del segmento mayorista, que creció un 1,7% en 2020, hasta 916 millones de euros. En el cuarto trimestre, no obstante, registró una bajada del 2,1%. Los ingresos por ventas de equipos cayeron un 9,2% en 2020, hasta 547 millones.

En términos de rentabilidad, el Ebitda después de arrendamientos (Ebitdaal) se redujo un 13% en el conjunto de 2020, hasta situarse en 1.433 millones de euros. El margen se redujo en 2,3 puntos porcentuales, hasta el 28,9%.

El eCapex, por el contrario, aumentó un 19,3%, hasta 969 millones de euros, con un ratio frente a ingresos del 19,6%.

Según el grupo Orange, la nueva estrategia comercial en España está dando los primeros resultados, con una aceleración en las captaciones de nuevos clientes en el cuarto trimestre frente al tercero, tanto en el móvil como en la banda ancha fija. Orange España pasó de ganar 26.000 líneas de contrato móvil en el tercer trimestre, a 84.000 entre octubre y diciembre. La operadora ha explicado que este renovado momento comercial es el primer paso necesario para una mejora del Ebitdaal, que se deterioró ampliamente en el segundo trimestre como consecuencia de la caída de ingresos.

“Nuestra prioridad en España es restaurar los márgenes, como reflejo de varios planes lanzados, que incluyen medidas para ahorro de costes, simplificación de las ofertas, digitalización e impulso del negocio de B2B", ha dicho Fallacher, quien ha descartado un ajuste de la plantilla.

Fallacher ha explicado que Orange España va a lanzar su plan “Back to Growth”, enfocado en impulsar el negocio de la compañía y ayudar en la recuperación de la economía española. Entre otros pilares pondrá el foco en el cliente y en la primera línea, con una mejora de la atención al cliente; podrá el foco en el core business, con una ampliación de la apuesta por las infraestructuras de 5G y fibra; y habrá una simplificación de los procesos, con una optimización de tiempos de entrega del servicio, una personalización de los servicios para cada cliente. La teleco, además, ha puesto en revisión su estrategia de marcas, con el objetivo de simplificar el parque actual.

El ejecutivo, entre otras áreas, ha señalado que los costes de los derechos televisivos del fútbol en España son muy caros, y ha pedido una revisión de la fórmula que utiliza Telefónica, tenedora de los derechos, para su venta mayorista a otras compañías. Fallacher ha afirmado que están hablando con LaLiga, la CNMC y el conjunto de autoridades para esta revisión. No obstante, ha señalado que Orange quiere seguir ofreciendo este contenido, como parte fundamental para su oferta premium. "Solo Telefónica y Orange ofrecen todo el contenido de fútbol a los usuarios españoles", ha señalado el directivo.

En relación a la próxima subasta de espectro de 700 MHz, clave para el 5G, Fallacher ha mostrado su satisfacción por el hecho de que el Gobierno se haya decidido a revisar el precio se salida. En su opinión, el precio de estas frecuencias en España están por encima de la media europea. "Son momentos difíciles para el sector, que se inclina hacia el low cost, pero al mismo tiempo las compañías tienen que mantener el ritmo de inversión y hay que tener capacidad de maniobra", ha afirmado.

En términos generales, el grupo Orange registró unos  ingresos de 42.300 millones de euros en 2020, un 0,3% más; mientras que el EbitdaaL se redujo un 1%, hasta 12.700 millones. La operadora, no obstante, propondrá a la junta de accionistas el pago de un dividendo de 0,70 euros por acción, además de otros 0,20 euros por título, vinculado a la decisión del Consejo de Estado francés con respecto a una larga disputa judicial en torno a una cuestión fiscal, que se saldó finalmente con un resultado favorable para Orange.

 

 

División de torres

El grupo Orange ha comunicado, igualmente, la creación de una nueva división de torres de telefonía móvil, bautizada como Totem, que agrupará un total de 25.500 emplazamientos de Francia y España. La teleco explorará la posibilidad de integrar activos de otras de sus divisiones europeas, que pudieran crear valor para la TowerCo.

En el caso de España, Totem contará con 7.900 macroemplazamientos, divididos entre torres y posicionamientos en los tejados. "Las operaciones en España se beneficiarán del acuerdo de compartición de redes entre Orange y Vodafone, garantizando la futura estabilidad del negocio", ha indicado el grupo.

En su presentación con inversores, Orange ha señalado que en los resultados proforma de Totem en 2020, España generó unos ingresos de 152 millones de euros, por encima de los 143 millones del año anterior. Francia generó un volumen de negocio de 358 millones durante el pasado año.

Normas
Entra en El País para participar