Los concesionarios presentan tres proyectos a los fondos europeos para movilizar 500 millones

Cerraron 2020 con una caída de la facturación del 19%, hasta 35.895 millones

Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, y Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, en rueda de prensa, este lunes.
Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, y Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, en rueda de prensa, este lunes.

La patronal de los concesionarios, Faconauto, ha coordinado la presentación de dos Manifestaciones de Interés (MDIs) a las convocatorias de los ministerios de Industria, Comercio y Turismo y para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para optar a parte de los fondos europeos de recuperación.

Según ha informado en rueda de prensa online, el objetivo es el desarrollo de concepto de concesionario del futuro que lo posicione como un actor clave en la electrificación del parque y como proveedor de nuevas soluciones de movilidad, contribuyendo a la transformación de la cadena de valor de la industria de la automoción en un entorno sostenible y digital.

Bajo los títulos 'El concesionario del futuro en un ecosistema de movilidad sostenible y conectada' y 'Movilidad eléctrica: infraestructura de recarga, innovación y electrificación del parque móvil', la propuesta quiere movilizar casi 500 millones de euros en los próximos tres años.

Según ha detallado la vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, Marta Blázquez, 108 millones corresponderían a eficiencia energética; 122 al ecosistema del vehículo eléctrico; 66 a la digitalización de las instalaciones y 200 a una plataforma de movilidad de los concesionarios a través de Niw (participada por Faconauto, BBVA y Mutua Madrileña).

"Es imprescindible que los concesionarios sean protagonistas y ejecutores de los fondos europeos para acelerar la transición digital y ecológica de la movilidad, cumpliendo con los objetivos compartidos del plan de fecuperación del Gobierno. Por ello, estamos dibujando cómo será el concesionario del futuro y que pasa por una transformación física y digital activando cuatro ejes: eficiencia energética, movilidad sostenible y vehículo eléctrico, digitalización y capacitación y, por último, economía circular y economía digital. La oportunidad es histórica y no podemos dejar a nadie atrás, a ninguno de los 2.200 concesionarios", ha reivindicado Blázquez.

Por su parte, el presidente de la patronal, Gerardo Pérez, ha dado cuenta de los resultados del sector en 2020, año en el que el mercado del automóvil cayó un 32% y retrocedió a niveles de 2014. En concreto, los concesionarios facturaron 35.895 millones de euros el año pasado, lo que supone un retroceso del 19% frente a 2019

Por áreas de negocio, la que más sufrió fue la de vehículo nuevo, con una caída de los ingresos del 19,8%, seguida de la de posventa y de vehículo usado con bajadas del 18,8% y 14,7%, respectivamente. Con estas cifras, la rentabilidad media sobre facturación de las redes oficiales fue del 1,2%. Pérez ha resaltado que es una buena cifra teniendo en cuenta la caída de las ventas de coches a causa del Covid-19.

"Pese al fuerte impacto que ha tenido la pandemia y la crisis económica, los concesionarios hemos sido capaces de mantener la rentabilidad positiva de nuestros negocios, aunque con un margen muy estrecho, raquítico", ha subrayado Pérez.

Además, ha advertido de que el primer semestre de este año será "muy complicado" para el sector y que la viabilidad de los concesionarios pasa por reactivar la demanda y el consumo. "Esto ya augura que el primer semestre de este año será muy complicado, y nuestra viabilidad pasa por reactivar la demanda y el consumo. De lo que pase hasta junio dependerá, en gran medida, el que esta crisis coyuntural no se convierta en estructural y el que los concesionarios podamos seguir invirtiendo en futuro: en la transición ecológica y digital en la que está inmerso el sector", ha indicado.

En enero, las matriculaciones de turismos y todorrenos registraron un desplome del 51% y no alcanzaron ni las 42.000 unidades, volviendo a números de mayo de 2020, cuando España aún estaba confinada para combatir la primera ola de la pandemia. En ese mes se matricularon 34.337 unidades, una bajada del 72,7% interanual.

La red oficial de concesionarios en España perdió 8.075 puestos de trabajo en 2020, aproximadamente el 5% del total, quedando con una plantilla de 153.425 empleados. En opinión de Faconauto, los ERTE han sido "esenciales" para mantener el empleo en el sector, pero ha advertido de que "difícilmente podrán mantener sus actuales estructuras si el mercado no remonta". Según la encuesta V-CON elaborada por la consultora MSI para la patronal, el 64% de los concesionarios prevé reducir sus plantillas en 2021.

Por otro lado, Pérez ha destacado que los concesionarios gastaron 73 millones de euros en 2020 automatricular más de 4.000 coches eléctricos por imposición de las marcas para cumplir con la normativa de emisiones europea CAFE (Corporate Average Fuel Emissions, en español Emisiones de Combustible Medias Corporativas). También ha reclamado una reforma de la fiscalidad del motor con la que se elimine el impuesto de matriculación y se grave a los vehículos de forma anual por sus emisiones.

En este contexto de incertidumbre generada por la pandemia de coronavirus, Faconauto prevé que no se recuperarán los niveles de ventas de coches hasta 2022, cuando se volverán a alcanzar los 1,2 millones de unidades matricualdas.

Para este curso, según Pérez, la evolución del mercado dependerá de la rapidez con la que se produzca la vacunación de la población y la normalización de la movilidad. "No podemos, ni como sector, ni como país, perder el tiempo, por eso, para atajar los retos a corto y a largo plazo es necesario que el Gobierno active los 3.750 millones de euros que comprometió vinculados al Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción", ha indicado Gerardo Pérez.

Normas
Entra en El País para participar