Bruselas fía a un rebote en el segundo semestre que España lidere las alzas de PIB de la UE en 2021

Eleva la previsión de crecimiento del 5,4% al 5,6% sin efecto de las ayudas europeas, frente al 7,2% que espera el Gobierno, pese a temer una importante caída del consumo este invierno

Bruselas fía a un rebote en el segundo semestre que España lidere las alzas de PIB de la UE en 2021 pulsa en la foto

La economía española, la que más sufrió la recesión causada en 2020 por la pandemia del Covid-19 en toda la Unión Europea, podría liderar el rebote comunitario protagonizando el mayor crecimiento de PIB este año bajo la expectativa de que el duro invierno dé paso a una gradual recuperación que se consolide con fuerza en el segundo semestre del año.

Así lo ha previsto, al menos, la Comisión Europea en la actualización de sus previsiones económicas, cuya edición de invierno ha sido publicada este jueves, y en la que se eleva del 5,4% al 5,6% la perspectiva de avance del PIB español para 2021. Para 2022, la estimación es de un incremento del 5,3%, frente al 4,8% dibujado inicialmente.

Hay que tener en cuenta que el Gobierno mantiene su previsión de que la economía española experimente un crecimiento inercial del 7,2% este ejercicio, que aspira a elevar al 9,8% gracias al impulso de las ayudas europeas en camino. Bruselas no tiene en cuenta, de momento, el efecto beneficioso de estas ayudas en los diferentes países.

En este terreno, durante la rueda de prensa de presentación de las proyeccciones, el comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni, se ha limitado a estimar un impacto positivo de las ayudas públicas que podría añadir un par de puntos porcentuales de crecimiento en el periodo 2021-2022, una vez que los planes de recuperación y resiliencia se hayan aplicado. “Los estados miembros que están por debajo de la media del PIB se prevé que tengan los mayores crecimientos, el nivel del PIB de 2026 estará en entre el 3% y el 3,5% más alto de lo que sería en un panorama sin el mecanismo de recuperación. Y los que estén por encima de la media del PIB aumentarán menos pero alrededor del 1%”, ha detallado Gentiloni, sosteniendo que “dependerá del grado de absorción y el uso inteligente de los fondos europeos”.

En cuanto a la revisión de las perspectivas sobre España, Gentiloni ha admitido que las anteriores previsiones económicas comunitarias no estaban suficientemente actualizadas, al no tener en cuenta los datos de verano, en los que el país logró un rebote inédito e inesperado. A partir de ahí, ha subrayado, el país ha sido la única gran economía europea que ha salvado en positivo el cuarto trimestre de 2020 y se prevé que lidere el crecimiento comunitario este año y el próximo.

Sin querer estimar aún el impacto concreto que puede tener el plan de recuperación, inversiones y reformas que financiarán las ayudas europeas, el comisario ha destacado que el programa diseñado por el Gobierno español está muy avanzado, incluyendo medidas en el mercado laboral y las pensiones, que van “en la buena dirección”.

Así, la previsión de Bruselas es que España lidere el crecimiento en 2021 superando el avance del 5,5% de Francia; el 3,4% de Italia; el 3,2% de Alemania; el 4,1% de Portugal; el 3,7% de media para toda la Unión Europea y el 3,8% de la zona euro.

Mal arranque de año

"Las perspectivas a corto plazo para 2021 están empañadas por aumento de las tasas de infección en las primeras semanas del año y por las medidas más restrictivas implementadas por la mayoría de las regiones españolas” señala la UE.

“Como resultado, se espera que el consumo y la inversión privada caigan en el primer trimestre antes de recuperarse ligeramente en el segundo”, añade. A partir de ahí, “a medida que avanza el proceso de vacunación y las restricciones se levantan progresivamente, la actividad debería recuperarse con fuerza, impulsada por la materialización de la demanda” durante la pandemia.

Será en ese punto, asume Bruselas, cuando la tasa de ahorro de los hogares, que ha batido récords durante los últimos meses como consecuencia de la dureza de la crisis y la incertidumbre que la acompaña, comience a reducirse en favor de una mayor tasa de consumo que haga avanzar la economía.

Será clave también la recuperación del turismo, del que España es fuertemente dependiente, así como de un avance superior de las exportaciones que de las importaciones, aportando una contribución positiva al PIB a cierre de año.

La recuperación del ritmo de visitantes, no obstante, no se consolidará hasta 2022, cuando se espera que la mayoría de restricciones impuestas para contener la pandemia puedan levantarse íntegramente, si bien para entonces la demanda interna se moderará una vez reabsorbidas las operaciones que habían quedado en suspenso durante la emergencia sanitaria.

Más allá, Bruselas celebra la extensión por parte del Gobierno de las medidas de protección del empleo, como los ERTE, y la liquidez empresarial, como las líneas de avales del ICO, si bien alerta del aumento del riesgo de insolvencias societarias, concentradas especialmente en los sectores que más han padecido las restricciones a la actividad. Este frente, alerta la Comisión, podría acabar elevando el desempleo y lastrando la actividad.

Recesión en la UE y la eurozona

Al presentar sus nuevas previsiones económicas, la Comisión Europea ha hablado de “un invierno desafiante, pero con luz al final del túnel", en referencia a las perspectivas de superación de la pandemia que arrojan las campañas de vacunación en el marco de un mal arranque del año.

Bruselas expone que 2021 ha comenzado con un preocupante incremento de los contagios por todo el territorio comunitario, agravados por la aparición de nuevas variantes más contagiosas, como la británica o la sudafricana.

Pese a ello, la llegada de las primeras vacunas y la implementación de los programas de inmunización de la población dan pie a un “optimismo cauteloso” como paso previo al progresivo levantamiento de las medidas de restricción de movimientos y actividad que siguen castigando a la economía.

“Se espera que las economías de la zona del euro y de la UE alcancen sus niveles de producción anteriores a la crisis antes de lo previsto”, anteriormente, ante la previsión de una recuperación más consistente a partir del segundo semestre de 2021 y durante 2022.

Hasta entonces, sin embargo, la previsión oficial de la Comisión Europea es que las economías de la UE y la zona euro vuelvan a contraerse en el primer trimestre de 2021, lo que unido al retroceso general de cierre de 2020, sumiría al grueso de las economías comunitarias en una segunda recesión (técnicamente se da con dos trimestres consecutivos en negativo). Un bache que España podría salvar, pese al riesgo de cerrar el invierno con una nueva contracción, pues habría salvado el otoño con un tímido avance del 0,4%, según los datos provisionales.

“El crecimiento económico se reanudará en primavera y cobrará impulso en verano a medida que los programas de vacunación progresen y las medidas de contención se alivien gradualmente”, espera la Comisión. Con todo, alerta, la recuperación será desigual por territorios.

Normas
Entra en El País para participar