Cataluña y Madrid soportan la mitad del alza del PIB nacional del otoño

Su parálisis junto a la de Andalucía explica la mitad de la caída económica del país de 2020

Bar de la madrileña Plaza Mayor.
Bar de la madrileña Plaza Mayor.

España parece haber esquivado por la mínima, con un avance económico del 0,4%, la nueva caída económica causada por la crisis del Covid-19 la Unión Europea (-0,5) y la eurozona (-0,7%) en el cuarto trimestre del año. Así lo apuntan al menos los datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE) y Eurostat a los que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) añadió ayer un balance de la evolución económica por regiones que revela fuertes disparidades. Los datos revelan, por ejemplo, que solo tres comunidades despidieron el cuarto trimestre en negativo, que otras tantas lo cerraron creciendo al doble que la media nacional o que Cataluña y Madrid soportaron la mitad de todo el avance del otoño.

Las tres regiones que sufrieron retrocesos económicos en el último trimestre frente al verano fueron Asturias (-0,5%), País Vasco (-0,4%) y Navarra (-0,3%). Del lado contrario, encabezaron la recuperación intertrimestral Baleares y la Comunidad Valenciana (0,9%, en ambos casos), seguidas por Extremadura (0,8%) y Cataluña (0,7%). El saldo arroja una distancia de casi punto y medio de diferencia entre las mayores caídas y los principales avances.

Algo por encima del crecimiento medio, con un incremento del PIB del 0,5%, se situarían Madrid, Galicia, Castilla-La Mancha y Canarias. Por su parte, se sitúan algo por debajo Andalucía, Aragón, Castilla y León (las tres con un alza del 0,2%) y prácticamente planas Murcia, La Rioja y Cantabria (0,1% en todos los casos).

Pese a situarse en cotas intermedias, el peso de Madrid y Cataluña sobre el PIB nacional, en torno al 19% en ambos casos, supone que entre las dos regiones aportaron dos de las cuatro décimas de crecimiento que logró el país en otoño. Resulta llamativo que el empuje catalán habría sido algo superior al madrileño pese a las mayores restricciones decretadas por la Generalitat para contener la pandemia, frente a las de la región central que destacan por haber sido algunas de las más laxas del país.

La debacle del año

En todo caso, pese a que España habría salvado el positivo cuarto trimestre de 2020, tras la recesión generalizada sufrida en el primer semestre como consecuencia del Gran Confinamiento y la parálisis de la actividad decretada para tratar de contener la pandemia, y después del rebote que trajo la reactivación en verano, el PIB nacional pierde un 11% de volumen en el año y sufre una caída interanual del 9,1%.

Paradójicamente, la comunidad que despidió el año con mejor resultado trimestral es la que más ha sufrido la crisis del Covid-19 en el año: Baleares pierde un 20% de su producto interior bruto. Le siguen Canarias (-12,5%), Cataluña (-11,7%) y la Comunidad Valenciana (-9,6%). La caída es ligeramente menor a la media nacional en País Vasco y Andalucía (-8,5% en ambos casos); Madrid y Aragón (-7,9%); Asturias y Navarra (-7,6%); o La Rioja (-7,5%).

Menos destacables, dada la coyuntura general, son los retrocesos sufridos por Castilla y león (-6,9%); Cantabria (-6,7%); Galicia y Murcia (-6,4%) y Castilla-La Mancha (-5,5%). La comunidad autónoma que menos se residente es Extremadura, con una rebaja del 4,6%.

Para comprender esta fuerte disparidad hay que tener en cuenta que las regiones que partían de menores niveles de actividad tienden a ser las que menos han sufrido el parón, además de que este último afecta especialmente al sector servicios. Son por tanto las comunidades que viven en mayor proporción del turismo, como ocurre con los territorios insulares, las que mayor menoscabo han sufrido, mientras que otras más ligadas a las actividades primarias, como la agricultura o la ganadería, han podido contener el golpe en mayor medida.

En paralelo, la evolución de la segunda y tercera ola del Covid en cada territorio, así como la política de restricciones que ha puesto en marcha cada región para tratar de contener su impacto, han sido claves a la hora de marcar diferencias en el comportamiento económico de cada zona

De nuevo en el balance anual, en todo caso, la ponderación de Madrid y Cataluña les hace directamente responsables de un tercio de toda la caída interanual registrada en el país. De hecho, el retroceso de estas dos economías más el de la andaluza explican por sí solos la mitad de toda la debacle económica del año.

Perspectivas para 2021

En cuanto al futuro, el Consejo General de Economistas alertó ayer de que “la incertidumbre por los rebrotes del virus” podría hacer que el PIB acabe plano, o incluso en negativo, el primer trimestre del año. Este mal arranque del año, asumen, podría retrasar la recuperación económica, rebajando el avance del PIB este año al 5,5%, y eso gracias a un punto aportado por las ayudas europeas. Sus cálculos contrastan con el 7,2% de crecimiento inercial que espera el Gobierno, que aspira a elevarlo al 9,8% con las ayudas europeas.

Normas
Entra en El País para participar