Transporte

El AVE llegó a la crisis con tráfico e ingresos récord: 22,4 millones de viajeros y 50,8 euros por billete

La CNMC concluye que el tren desaceleró su crecimiento en 2019, con 511 millones de viajeros

Ingreso medio AVE Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El AVE de Renfe creció un 4,9% en 2019 en volumen de viajeros, hasta los 22,4 millones, según datos aportados esta mañana por la CNMC. Además, el servicio ferroviario estrella en España entró en la crisis del coronavirus en su máximo histórico en lo que se refiere a tráfico, y, prácticamente, repitió su mayor ingreso por pasajero: 50,8 euros, solo un céntimo menos que en el año anterior.

Con estas cifras, el operador público ha entrado en las últimas semanas en la batalla de precios que propone su primer competidor, Ouigo, tras la liberalización del transporte de viajeros activada el pasado 14 de diciembre. Renfe pondrá en marcha el 23 junio el servicio de bajo coste Avlo, para el que vende en estos días asientos por 5 euros para viajar entre Madrid y Barcelona. Más allá de este precio promocional, el billete se estabilizará en una horquilla de 10 a 40 euros.

Ouigo, por su parte, explotará tarifas a partir de los 9 euros en el mismo corredor a partir del 10 de mayo. Tanto Renfe como la filial de SNCF, cuyo precio de lanzamiento fue de un euro por billete, pretenden robar cuota especialmente a la carretera con sus servicios de bajo coste. También han puesto en jaque al Puente Aéreo de Iberia. Habrá que ver cómo influye la competencia en unos ingresos por viajero que apenas se movieron en 2019.

446 kilómetros de red sin uso

La red ferroviaria española tuvo un 3% de sus 15.392 kilómetros sin servicio alguno en 2019. Esto supone 446 kilómetros, en línea con años anteriores.

Un 72% de los kilómetros de vía (11.272) tuvieron una utilización mixta, mientras que el 21% (3.299 kilómetros) sólo atendió al tráfico de viajeros. El 2% restante (355 kilómetros) acogió en exclusiva el transporte de carga.

La vía única está implantada en 6,2 de cada diez kilómetros, y 3,6 d ecada diez estaban aún sin electrificar al cierre de 2019.

En el caso del low cost, la estrategia no es tanto cuidar una alta generación de ingresos por cliente como preservar la rentabilidad a base de vigilar los costes. En el caso de Renfe con el Avlo el rendimiento objetivo es del 3% y los trenes deben ir llenos.

Toque de atención

La oferta de larga distancia de Renfe, formada por el Altaria, Alvia, Euromed, Intercity o el Talgo, arrojó un ingreso medio por pasajero de 30,3 euros en 2019, un 0,5% por debajo de los 30,4 euros de 2018. Con ello, los servicios comerciales de Renfe culminaron el último ejercicio con tráfico normalizado con un ingreso de 43,6 euros por cliente, lo que supone un ligero incremento del 0,3%.

La CNMC ha publicado esta mañana su informe sobre el tráfico ferroviario en España en 2019. Los 511 millones de viajeros registrados por los distintos servicios de Renfe suponen un alza del 0,7% respecto a los volúmenes de 2018. Sin embargo, ese incremento habla de desaceleración si es comparado con el 4% que subió el tráfico en el citado 2018. El alza acumulada entre 2015 y 2019 es del 10%.

Por su parte, los ingresos llegaron a los 3.506 millones de euros, un 2,3% más. De esta cifra, 1.503 millones corresponden a los servicios comerciales de AVE y larga distancia convencional.

El regulador vuelve a alertas sobre una baja intensidad de uso de la red de alta velocidad, que concluyó 2019 con 2.760 kilómetros de vía, y “aún lejos de los valores alcanzados en otros países europeos”. El gestor de la infraestructura, Adif, elevó un 3% sus ingresos por cánones y por la prestación de servicios, hasta los 1.570 millones. “En los últimos cinco años, los cánones por utilización de líneas ferroviarias han ganado un peso significativo en los ingresos que percibe Adif al pasar del 52,7% al 70,8% del total”, indica la CNMC en su informe.

Si el AVE saldó el ejercicio con 22,4 millones de pasajeros (un 4,9% más), los trenes convencionales de larga distancia sumaron 12,1 millones de viajeros, un 1% menos que en 2018.

El trayecto de alta velocidad con mayor intensidad de tráfico fue el Madrid-Barcelona, con 4,5 millones de viajeros y un incremento del 3,6%. En el Madrid-Sevilla optaron por el tren 2,8 millones de viajeros (un 3,3% más que en 2018), y en el Madrid-Valencia se registraron 2,7 millones (un 4,8% más).

Las obligaciones de servicio público (OSP) alcanzaron los 476,3 millones de usuarios, de los que el 87% corresponden a Cercanías. En este último segmento de la oferta de Renfe el volumen de viajeros cayó un 0,6%, mientras que el de media distancia convencional subió un 2,6%.

Los ingresos totales derivados de los servicios relacionados con las citadas OSP ascendieron a algo más de 2.002 millones: un 58,4% por subvenciones de la Administración General del Estado, el 39,8% de la venta de billetes y el 1,8% de otros convenios suscritos por las Comunidades Autónomas.

Tráfico de carga a la baja

En el capítulo de las mercancías, la CNMC señala un ligero incremento de la oferta de capacidad, mientras que las toneladas netas descendieron un 4,6%, hasta niveles de 2016, por el cierre de distintas centrales térmicas. El tráfico de mercancías en tren movió 289 millones de euros, lo que supone una reducción del 2,5%. De estos ingresos, 194 millones fueron recopilados por Renfe Mercancías (un 2,5% menos), por los 94,4 millones que facturaron las empresas alternativas (un 2,5% a la baja).

Renfe Mercancías transportó 17 millones de toneladas netas, con una caída del 7,1%, mientras que la suma de sus competidores llegaron a los 8,7 millones de toneladas netas, con una mejora del 0,7%. En cuota de mercado, la filial de Renfe tuvo un 40,8% en términos de toneladas por kilómetro (39,1% en 2018), y del 33,7% en toneladas netas (31,9% en 2018).

El coste medio de la tonelada neta transportada subió un 7,1%, marcando 10,6 euros: 10,4 euros Renfe Mercancías y 10,9 euros la media de sus 14 rivales. Medido en toneladas transportadas por kilómetro, el precio medio ascendió en 2019 un 1,2%, hasta los 2,60 céntimos. Renfe Mercancías, en este caso, cobró 2,86 céntimos por tonelada y kilómetro operado, un 3,4% más que en el año anterior, y la media del resto de operadores ingreso 2,22 céntimos, un 15% menos que en 2018.

En su pugna con la carretera, el tren ocupó una cuota del 1,6% en toneladas netas transportadas, desde el 1,8% del ejercicio anterior. Teniendo en cuenta las toneladas por kilómetro operado, el tren consigue una cuota del 4%, bajando desde el 4,2% de 2018.

Normas
Entra en El País para participar