Barceló saca la tijera lastrada por la masa salarial y los alquileres

La suma de ambas partidas supuso dos veces el ebitda registrado en 2019

Barceló saca la tijera lastrada por la masa salarial y los alquileres

El grupo Barceló va a acometer un recorte de gasto histórico para compensar el impacto de la crisis del coronavirus, que le va a llevar a prescindir de parte de su equipo comercial, con un histórico de la compañía (Jaime Buxó) a la cabeza. Buxó era el director de desarrollo de negocio desde 2015 en su segundo paso por Barceló, donde ya había trabajado otros siete años y donde es considerado uno de los artífices de la trayectoria ascendente de la compañía.

Solo el 30% de la planta hotelera está en régimen de propiedad

Ese ajuste, sin embargo, no está motivado en exclusiva por la crisis del coronavirus, sino que también descansa en desequilibrios acumulados en años anteriores. La apuesta por contar con una cadena hotelera con pocos activos en propiedad le llevó a cerrar 2019 con tan solo 17.626 habitaciones bajo ese régimen (apenas un 30% del total), mientras que el restante 70% se dividía entre alquiler (14.959) y gestión y franquicia (25.395).

Una cartera en la que se liberaba del peso insoportable de las hipotecas, especialmente con los tipos de interés elevados, pero en la que adquirían mucho protagonismo los alquileres. Las cuentas de ese ejercicio, depositadas recientemente en el Registro Mercantil, reflejan cómo el coste de los arrendamientos de hoteles para Barceló se elevó en 2019 a 188,3 millones de euros. Más de la mitad (105,8 millones) estaba ligado a alquileres variables con un mínimo garantizado y el resto se repartía entre alquileres variables puros (23,1 millones) y alquileres fijos (59,4 millones).

El conjunto de las remuneraciones creció un 10,7% anual en 2019

El otro gran desequilibrio acumulado es la masa salarial. La media de empleados del grupo en 2019 fue de 30.276 trabajadores, distribuidos casi a la mitad entre hombres y mujeres. La suma de todas las remuneraciones pagadas en ese ejercicio se elevó a 527 millones de euros, un 11% más frente a los 476,6 millones abonados 12 meses antes. El salario medio en la compañía fue de 61.499 euros al año para el equipo directivo, lo que parece mostrar que el problema radica más en la cantidad de trabajadores y no en el sueldo que perciben. De hecho, la brecha de genero muestra un sesgo del 23% favorable a las mujeres, con un salario medio de 16.809 euros al año frente a los 13.654 de los hombres, entre las remuneraciones más bajas.

Si se suma el coste de los alquileres de los hoteles (188,3 millones) y el de la masa salarial total (527 millones), el resultado (715,3 millones) equivale a 1,5 veces el ebitda registrado en 2019 (474 millones) o a un tercio de la facturación anual del grupo (2.620 millones).

Normas
Entra en El País para participar