NH reactiva la venta de su negocio inmobiliario sin perder de vista a la SEPI

Trata de vender dos sociedades con activos en México y República Dominicana por valor de 60 millones de euros

Dillip Rajakarier, consejero delegado de Minor; Ramón Aragonés, consejero delegado de NH, y Alfredo Fernández Agras, presidente del Consejo de NH.
Dillip Rajakarier, consejero delegado de Minor; Ramón Aragonés, consejero delegado de NH, y Alfredo Fernández Agras, presidente del Consejo de NH.

Un requerimiento de la CNMV a NH Hotels para explicar algunos cuestiones relativas a las cuentas anuales de 2019 y del primer semestre de 2020 ha revelado el interés de la hotelera por reactivar la venta del negocio inmobiliario con el fin de hacer caja en un escenario económico sin ingresos. Entre enero y septiembre de 2020, NH perdió 295 millones de euros frente a los 66 millones que ganó en el mismo período de 2019 y eso ha provocado que haya tenido que tomar decisiones inéditas para tratar de garantizar la supervivencia de la compañía. Entre ellas ha analizado la posibilidad de solicitar 200 millone de euros al Fondo de Solvencia para Empresas Estratégicas que coordina la SEPI, con lo que si finalmente se decide, sería la primera gran hotelera en recibir un ayuda de este instrumento. Algo que por ahora descartan en la hotelera. "La compañía cuenta con suficiente liquidez a medio y largo plazo y no tiene que afrontar ningún vencimiento relevante de deuda hasta 2023".

Lo que sí parece que quieren reactivar es la venta de activos inmobiliarios en el Caribe. En el documento de 30 páginas, la CNMV pregunta, entre otras cuestiones, sobre dos sociedades (Sotocaribe SL y Capredo Investments), que representan la totalidad de la actividad inmobiliaria del Grupo. "La participación en estas sociedades fue clasificada como activos no corrientes mantenidos para la venta y la actividad que desarollan como interrumpida al cierre de 2015 y, de acuerdo con el informe financiero intermedio del primer semestre de 2020, mantiene dicha clasificación". El organismo dirigido por Rodrigo Buenaventura explica que la norma establece un máximo de un año para la calificación de "actividades interrumpidas" y que una ampliación del período exigido no impide que el activo "sea clasificado como mantenido para su venta".

En su respuesta, la hotelera asegura, para tratar de evitar interpretaciones erróneas por parte de la CNMV, que la participación en ambas empresas "son activos no estratégicos y continúan siendo objetivo de procesos de desinversión para NH y con expectativas de venta probables, pese al paréntesis temporal por la irrupción del Covid-19, que ha realentizado las operaciones". Como prueba de ello relata que durante los primeros meses de 2020 "se han mantenido conversaciones para la potencial venta de Sotocaribe en el contexto de negociación y procesos de venta de dichos activos", que se vieron ralentizadas por la irrupción del Covid 19.

La respuesta a esta solicitud, fechada el pasado 14 de enero de 2021, desvela incluso que la hotelera firmó un contrato de confidencialidad el pasado 21 de septiembre de 2020 con un grupo inversor hotelero con base en Latinoamérica para la venta de esos activos. "A cierre del ejercicio se realizará un análisis de probabilidades de ejecución de dicha operación en marcha que determine la clasificacion de dichos activos en base a la evolución de la misma. En caso de que se considerara altamente probable se detallarán los criterios aplicados para concluir en ese sentido".

NH pasó a poseer el 36% del capital de Sotocaribe SL tras la venta de la sociedad promotora Sotogrande, cerrada el 14 de noviembre de 2014, operación por la que se embolsó 225 millones de euros. El acuerdo de venta incluía la transmisión de la titularidad del 36% del capital que Sotogrande tenía en Sotocaribe SL, con activos en México, República Dominicana e Italia.

En esa fecha firmaron un contrato de opción de compra y venta, finalmente ejecutado, mediante el que Sotogrande le otorgaba una opción de compra durante cinco años para comprar los títulos de Sotocaribe y NH le dada una opción de venta a Sotogrande en los 30 días posteriores al plazo de cinco años citado con anterioridad. El precio fijado por las acciones fue 57,97 millones de euros, un precio inferior al que podría sacar ahora. "El conjunto de la inversión comprometida se ha confrontado con una oferta recibida en febrero de 2020 por lo que, incluyendo la financiación otorgada como parte de la inversión total, se ha deteriorado también al no ser recuperable de acuerdo con dicha oferta". Las cuentas reflejan un deterioro de 3,9 millones en la citada participación.

La hotelera también adquirió la mitad de Capredo Investments el 28 de diciembre de 2016 por 3,19 millones de euro y posteriormente se hizo con el 100% a un valor de 6,7 millones de euros. La sociedad es dueña de un terreno situado en República Dominicana.

Normas
Entra en El País para participar