Transporte

La CNMC insta a Renfe a rebajar su propuesta de precios para abrir sus talleres a la competencia

El regulador acusa a Renfe Mantenimiento de trasladar costes de activos amortizados a precios corrientes

La CNMC insta a Renfe a rebajar su propuesta de precios para abrir sus talleres a la competencia

La CNMC ha tumbado los precios propuestos por Renfe para abrir sus talleres a la competencia que entra entre este 2021 y 2022 a través de la liberalización del transporte de pasajeros. El regulador ha publicado esta mañana una resolución en la que insta a Renfe Mantenimiento a presentar un nuevo cuadro de tarifas por la prestación de servicios básicos en un plazo de dos meses.

La empresa pública cuenta con 106 talleres repartidos por todo el país, mientras Ouigo (SNCF) e ILSA (Trenitalia y Air nostrum) dependen de la apertura de los mismos a otros operadores para poder mantener sus flotas. La primera prevé actuar en España con 14 trenes y un acuerdo de mantenimiento con Alstom, mientras la segunda tiene intención de hacerlo con 23 unidades.

La Ley del sector Ferroviario regula los talleres del operador dominante y la CNMC interpreta que Renfe Mantenimiento debe prestar servicios a terceros a “precios orientados a los costes de prestación más un beneficio razonable".

Con más de 20.000 activos entre inmuebles, maquinaria o locomotoras de maniobras, la filial de Renfe no habría utilizado “importes incluidos en su contabilidad, sino que ha optado por estimar lo que costarían estos activos actualmente”, señala la CNMC. Es decir, se ha obviado en la tarificación el alto grado de amortización de los activos utilizados en las labores de mantenimiento de trenes, teniendo en cuenta su valor reposición a precios corrientes, lo que eleva el coste a otros operadores.

La CNMC cree que esas tarifas han sido incrementadas “de forma artificial”, con lo que son contrarias al artículo 101 de la Ley del Sector Ferroviario (LSF). Donde Renfe aplica un margen sobre los costes para el cálculo de su beneficio razonable, la CNMC reclama que tenga en cuenta la ausencia de riesgo al tener casi amortizados los activos. El regulador dice apoyarse en la modificación de la LSF a través del Real Decreto-ley 23/2018.

En este caso, Renfe tendrá que usar la metodología del Coste Medio Ponderado del Capital (WACC) que se aplica en otros sectores regulados, pero con los parámetros incluidos en la resolución del 23 de febrero de 2017 para el sector ferroviario.

La CNMC ha señalado textualmente que “la rentabilidad de los activos que obtiene Renfe Mantenimiento es muy superior al coste de capital calculado aplicando la metodología de la WACC”.

Normas
Entra en El País para participar