Ministro de Consumo

Garzón: “Algunas aerolíneas decidieron que los usuarios les pagaran los problemas de liquidez”

Alberto Garzón, ministro de Consumo
Alberto Garzón, ministro de Consumo

El Ministerio de Consumo ha abierto en estos meses de existencia varios frentes con sectores empresariales. El juego, las aerolíneas o el turístico son algunos de ellos.

El real decreto del juego online se aprobó hace más de un mes. ¿Por qué siguen emitiéndose anuncios de apuestas en cualquier franja?

La norma está en vigor, se publicó en el BOE. Desde entonces los operadores no pueden firmar contratos con medios o entidades deportivas, pero había otros en vigor, muchos vinculados a la duración de la temporada. La cancelación podía suponer un quebranto para esas sociedades y también un daño al Estado en caso de denuncia. Todas las leyes incluyen un periodo de transitoriedad, que en este caso es hasta agosto, para que esos contratos se extingan y los equipos y medios tengan tiempo para encontrar alternativas. A partir de agosto ya no habrá ningún contrato y todos los que se extingan ahora no se podrán renovar.

Algunos clubes firmaron acuerdos multianuales este verano, con la norma ya perfilada...

Aún estábamos negociando con ellos el periodo de transitoriedad. Lo entendí como un pulso para intentar presionarnos. Aquí hay tres partes con sus legítimos intereses: operadores, equipos y medios. Agentes con mucho poder y sus intereses. Nosotros hemos priorizado la salud pública sobre los intereses económicos de estos actores tan poderosos económicamente. No ha sido fácil, pero creo que lo hemos hecho bien.

¿Por qué Loterías y ONCE sí pueden anunciarse y patrocinar?

La ley del juego de 2011 establece dos tipos de juego: el reservado, el de Loterías y ONCE, y el resto. Luego hay una categorización por tipo de juego, el de inmediatez, por ejemplo una apuesta, o el diferido, como el de la Lotería de Navidad. La evidencia empírica demuestra que el foco de problemas está en el juego inmediato. El decreto afecta ONCE y Loterías, no pueden hacer los anuncios que hacían antes y que podían incitar a un consumo compulsivo.

¿En qué punto está el conflicto con las aerolíneas por los billetes cancelados por la pandemia?

Seguimos presionándolas, porque lo que hicieron algunas de ellas fue un acto de faltar a la verdad. Dejaron de informar al consumidor de que tenía derecho a la devolución del dinero. Solo informaban de la posibilidad de aplazar el vuelo, que es válido pero por ley deben ofrecer la devolución. Es evidente que las aerolíneas están pasando un mal momento, pero este Gobierno les dio líneas de liquidez para afrontarlo. Lo que pensaron entonces es que el problema de liquidez se lo pagaran los consumidores. Elevamos una acción de cesación a través de la Abogacía del Estado para que dejaran de informar de forma maliciosa. Las compañías se han ido encontrando mejor económicamente gracias, entre otras cosas, a los apoyos de este Gobierno, y han empezado a devolver las cantidades.

¿A cuánto ascienden?

No lo sabemos. Recibimos las quejas de los consumidores y actuamos. No fueron todas las aerolíneas y las que lo hicieron lo están corrigiendo. ¿Por qué? Decidieron esa estrategia empresarial: que la liquidez la pagaran los consumidores, pero no es acorde a la ley. Nos criticaron mucho pero nos limitamos a hacerla cumplir.

Sus palabras sobre el sector turístico levantaron revuelo. ¿Cómo cree que debería aplicar los fondos europeos?

Es un sector fundamental en cualquier país y sobre todo en el nuestro, pero ninguna economía debería depender tanto de un sector. Yo lo que abogaba era por una diversificación desde un punto de vista estrictamente técnico. Creo que nuestro país tiene que apostar por la industrialización porque es un sector que tiene más capacidad tecnológica, de crecer a escala y de arrastrar al resto de sectores. No se trata de elegir entre unos y otros. Cuanta más industria de valor añadido haya, mejor le irá al turismo, que también tiene segmentos de alto valor. Se trata de que aprovechen los fondos no solo para paliar las pérdidas, que han sido cuantiosas, sino también para modernizarlo, digitalizarlo… Todo dentro de una estrategia que desde mi punto de vista pasa por la reindustrialización.

Normas
Entra en El País para participar