La hoja de ruta de BBVA y Sabadell: remunerar al accionista, compras, ventas y ajustes de plantilla

El banco catalán venderá TSB y prejubilará en 2021 a unos 1.700 empleados. la firma de origen vasco prefiere recomprar un elevado número de acciones para remunerar al accionista

Sede operativa de BBVA en Madrid
Sede operativa de BBVA en Madrid

Banco Sabadell ha decidido plantarse. El jueves por la noche la entidad que preside Josep Oliu dijo a BBVA hasta aquí, y pese a los pronósticos de casi todos los analistas y supervisores, el banco catalán ha decidido optar por mantenerse en solitario antes que ser absorbido por BBVA sin obtener el valor que cree que tiene, y que debe revertir al accionista.

Poco después de anunciar la finalización de las negociaciones con BBVA, Sabadell emitió un comunicado en el que detalla sus nuevos planes, que pasan por continuar en solitario. La entidad anunció que desarrollará un nuevo plan de negocio que priorizará el mercado doméstico y donde se incluye la venta de la filial británica TSB, una vez que se ha iniciado su reestructuración, y del negocio mexicano, protagonizado por un banco digital, cuya operativa es muy similar a la que puso en marcha ING cuando entró en el mercado español, captar clientes de depósitos con altas remuneraciones, aunque su principal negocio es la financiación a pymes. También tiene en venta su negocio de renting.

Su plan B ha sido diseñado por Goldman Sachs, banco de inversión contratado en julio para llevar a cabo este proyecto, aunque también asesoraba en las negociaciones de fusión.

Sabadell, no obstante, no se desprenderá de TSB hasta que haya logrado poner en valor esta firma, lo que podría ocurrir ya en 2021. Ahora su valor es negativo, tras varios años en pérdidas, pero tras el plan de reestructuración puesto en marcha el pasado año, Sabadell espera poder obtener por su venta de 500 millones de euros a 600 millones, según apuntan varios informes de analistas. Aunque para ello, la filial británica tiene que ser adquirida por otro banco británico que logre sumar millonarias sinergias. Sabadell asegura que además de las sinergias que puede generar la compra de TSB por otro banco, está también el valor de la plataforma informática de la entidad, la mejor, según afirma, del mercado británico, una vez depurados sus problemas de 2019.

Sabadell espera sacar alrededor de 600 millones por su filial británica

El supervisor español como el europeo están a favor de que Sabadell se centre solo en España y se desprenda de TSB, banco adquirido en 2015, y que desde entonces solo le ha producido dolores de cabeza. Además, su objetivo es centrarse en el negocio de pymes en España, aunque tampoco descuidará el de particulares de rentas medias y altas.

Pero el banco también tiene previsto acometer un nuevo plan de eficiencia para ahorrar costes. Para ello emprenderá en 2021 un nuevo recorte de plantilla que se sumará al acordado el viernes con los sindicatos, y que afecta a 1.800 empleados. Este ajuste tendrá un coste de unos 400 millones.

Este nuevo ajuste irá acompañado de nuevos cientos de cierres de oficinas, que se unirán a los 235 locales clausurados ya este año. Para llevar a cabo esta futura reestructuración el banco cuenta con plusvalías de 1.300 millones que empleará en parte para tal fin. Sabadell cuenta con 3.300 empleados mayores de 55 años de edad, aunque unos 1.700 con esa edad saldrán ahora con el ajuste acordado.

BBVA prefiere remunerar al accionista ya

El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ya advirtió el pasado día 18 que la posible fusión con Banco Sabadell solo se llevaría a cabo si se constataba que la operación realmente creaba valor para los accionistas. El número dos de BBVA subrayó entonces que la entidad no está “obligada” a llevar a cabo “ninguna compra en España” ya que su cuota de mercado es del 15%, pero “eso no quita para que el banco analice oportunidades”.

Era un aviso para navegantes. Su receptor, Banco Sabadell, captó la indirecta, que recibió con desagrado. No creía lógico que el número dos de BBVA aprovechara un foro abierto para comunicar públicamente su parecer sobre la operación que negociaban ambas compañías.

 BBVA: No tenemos prisa para invertir el excedente de capital que tenemos

Pero BBVA quiso sacar a relucir su fortaleza y las opciones que podía llevar a cabo con el excedente de capital que tendrá en unos meses tras cerrar la venta de su filial estadounidense a PNC. Su prioridad es “crear valor para el accionista”, ha recalcado Genç en más de una ocasión desde el pasado 16 de noviembre, fecha en la que el banco anunció la venta de su franquicia de EE. UU y horas más tarde las negociaciones que mantenía con Sabadell.

Su objetivo principal, así, es realizar una “relevante” recompra de acciones para remunerar a sus inversores ya que “tal como está ahora el precio de la acción se crea mucho valor con esta opción”, según declaraciones del CEO de BBVA.

BBVA no quería desembolsar 2.700 millones de euros por Sabadell, como pedía la entidad que preside Josep Oliu, lo que suponía una prima de alrededor del 35% sobre la cotización de la entidad catalana desde que se conocieron las negociaciones de fusión. Sabadell ha llegado a sumar una capitalización en estos días de unos 2.300 millones de euros, aunque el viernes, tras anunciar la ruptura de las negociaciones, cerró con un valor bursátil de 2.002 millones, tras desplomarse en el día un 13,58%.

El banco que preside Carlos Torres cuenta con 9.700 millones de euros, y un exceso de capital de 8.500 millones, para llevar a cabo operaciones tras la venta de su filial estadounidense. Pero la entidad tiene varios planes para esos fondos. “No tenemos ninguna prisa”, según el banco. “Tenemos una flexibilidad estratégica (...). Hay muchas oportunidades estratégicas que compiten por ese capital”, explicó Hace unos días el consejero delegado.

El banco también anunció que dedicaría una parte a acometer una posible operación de consolidación, en mercados en los que estaba consolidado, como España, Colombia y Turquía. Ahora, una vez descartado Banco Sabadell las opciones para invertir en compras en España se reducen, a no ser que vuelva a replantearse la operación.

En México, su principal mercado, cuenta con una cuota de mercado del 30%, que difícilmente puede subir, ya que chocaría con problemas de competencia. Y en Turquía, donde controla el 49,9% de Garanti, ya descartó el viernes ampliar este porcentaje, ya que aumentaría su riesgo y peso en mercados emergentes-

De hecho, tras vender EE UU, el banco pasa de tener un peso del 69% de sus activos en mercados maduros, y de un 31% en emergentes, a un 65% frente a un 35% en países emergentes, algo que no es muy del agrado de los supervisores.

 

Normas
Entra en El País para participar