Telefónica y sus socios se quedan sin rival para comprar la brasileña Oi

Telecom Italia recuerda que Highline se retiró del proceso

La subasta de los activos está prevista para el 14 de diciembre

Telefónica y sus socios se quedan sin rival para comprar la brasileña Oi

La carrera emprendida por Telefónica, América Móvil y Telecom Italia para quedarse con los activos de telefonía móvil de su rival en Brasil Oi se acelera. En una conference call con inversores, el consejero delegado de Telecom Italia, Luigi Gubitosi, afirmó que el consorcio de operadores no debería tener competidores para cerrar esta adquisición.

Las operadoras habían competido con Highline Brasil, grupo controlado por el fondo Digital Colony, pero esta firma decidió a principios de noviembre retirarse de las negociaciones para comprar estos activos. Su responsable, Luis Minoru Shibata, señaló que la compañía no tenía intención de revisar su oferta o participar en la subasta de estos activos.

La subasta está prevista, en principio para el 14 de diciembre. Las tres telecos han presentado una oferta de 16.500 millones de reales (casi 2.600 millones de euros) por los activos móviles de Oi, además de comprometerse a utilizar las infraestructuras fijas de la propia Oi. Highline ofrecía en torno a 15.000 millones.

Eso sí, las tres telecos tienen a su favor la posición de stalking horse en la licitación, aprobada la Justicia brasileña de concursos de acreedores, lo que permite a estas empresas tener un derecho de tanteo para elevar su oferta ante la aparición de otras.

En cualquier caso, el proceso de compra todavía se extenderá durante varios meses más, puesto que deberá recibir el visto bueno de las distintas autoridades de la competencia.

Crisis

Con la subasta se iniciará la salida de la grave crisis originada por la entrada en concurso de acreedores de Oi en 2016, con un pasivo entonces de 66.000 millones de reales, el mayor de la historia de Brasil.

Durante este periodo, acreedores y accionistas han entablado distintas disputas por Oi, la cuarta teleco del país, con más de 30 millones de clientes. En agosto pasado, fueron finalmente los acreedores quienes dieron el visto bueno a la propuesta de modificación del Plan de Reorganización Judicial que incluía la venta de activos

Para Telefónica, América Móvil y Telecom Italia la operación supone una ampliación de sus posiciones en Brasil, junto con la desaparición de un rival directo en este negocio. El mercado brasileño del móvil reduciría de cuatro a tres el número de operadores móviles de red, una situación que se ha dado en grandes países como EE UU y Alemania.

Telefónica, a su vez, refuerza su posición en Brasil, uno de sus cuatro mercados estratégicos, junto a España, Alemania y Reino Unido. Al cierre del tercer trimestre, su cuota de mercado rondaba el 33%.

Tras la operación, las tres telecos se repartirían los activos de Oi. Eso sí, deberán cumplir con las limitaciones de cuota de mercado y espectro que pudieran plantear las autoridades de la competencia. No sería descartable que alguna de las operadoras tuviera que devolver espectro.

La amenaza de los virtuales se aleja

El hecho de que Digital Colony hubiera podido comprar los activos de telefonía móvil de la compañía brasileña Oi habría sido muy mala noticia para Telefónica, América Móvil y TIM. Según señaló JP Morgan el pasado verano, las intenciones de la matriz de Highline Brasil no pasaban por convertirse en operador de telecomunicaciones, sino en vender carteras de clientes y convertirse en operador mayorista con la infraestructura de Oi.

Este escenario habría provocado un reforzamiento de los operadores móviles virtuales (OMV) en Brasil, tal y como ha sucedido en otros países, con el consiguiente endurecimiento de la competencia. Una situación que siempre han querido evitar las grandes operadoras del país.

 

El teletrabajo se extiende en España hasta enero de 2021

Telefónica ha cerrado un acuerdo con los sindicatos mayoritarios por el que se facilita el 100% de flexibilidad para la realización en teletrabajo de la actividad laboral susceptible de teletrabajar, hasta enero de 2021, en todos los centros en España. UGT señaló que se ha insistido a la teleco en la necesidad de extremar las medidas preventivas en las actividades no teletrabajables y que requieren actuar en la calle o en el domicilio de cliente, limitando en lo posible las actuaciones.

En la tercera semana de cada mes, la Comisión de Seguimiento, valorará la situación de ese momento y, en función de los datos de la pandemia y las medidas que dicte la administración, se decidirá la posibilidad o no, de proceder a la reincorporación en el mes siguiente.

Normas
Entra en El País para participar