Elecciones EE UU 2020

Biden comienza a planificar su llegada a la Casa Blanca mientras Trump no cede

El demócrata presenta las líneas de su plan de gobierno y el republicano sigue buscando apoyos para una batalla legal

Partidarios de Biden celebran la victoria
Partidarios de Biden celebran la victoria AFP

El demócrata Joe Biden y sus asesores trabajaban ya en su llegada a la Casa Blanca, a pesar de que el actual presidente Donald Trump aún no ha aceptado la victoria de su rival y sigue lanzando acusaciones de fraude electora. Biden presentó el domingo su plan de transición en el que la crisis del coronavirus y poner fin a las enormes divisiones políticas en la mayor economía del mundo se sitúan entre las prioridades del presidente electo. Mientras, el actual presidente Donald Trump sigue planificando mítines  como durante la campaña para mantener la disputa sobre el resultado de las elecciones.

Después de que Biden se asegurara suficientes estados para ganar la presidencia, Trump no ha dado aún señales de ceder y muchos de sus aliados republicanos en el Congreso tampoco reconocieron la victoria de Biden en las elecciones del martes pasado. La campaña de Trump ha diseñado una serie de actos para generar apoyo para las luchas legales que desafían el resultado.

De hecho, no está claro si los diferentes equipos del mandatario electo tendrán acceso a las principales agencias federales debido a que Trump sigue insistiendo, sin pruebas, en un fraude electoral.

Aun así, Biden y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, ya han adelantado que se preparan para "liderar desde el día uno" la estrategia para afrontar los retos más urgentes.

Pandemia

El equipo del demócrata marca una línea muy distinta frente a la gestión de la Administración de Trump, ya que asegura que el Gobierno federal actuará "rápido y con agresividad".

EE UU  es el país del mundo más afectado por el coronavirus y se aproxima ya a los 10 millones de casos, con más de 237.00 fallecidos, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Biden hace hincapié en que "escuchará la ciencia" y que las decisiones sobre salud pública serán explicadas por profesionales del sector, además de promover la transparencia y confianza en su futuro Ejecutivo.

Biden tiene intención de ordenar el uso de la mascarilla a nivel nacional, en colaboración con los gobernadores y los alcaldes. Otro contraste con Trump que se negó a usar mascarilla en público durante meses y acabó contrayendo la covid-19 en octubre, e incluso llegó a burlarse del demócrata por utilizarla.

Otros puntos del plan son garantizar el acceso de gratuito a los tests de la enfermedad; solucionar los problemas con los equipos de protección individual (EPI); y proporcionar recomendaciones "claras, coherentes y basadas en pruebas" sobre cómo cada comunidad debe afrontar la pandemia y que los recursos lleguen a las escuelas, pequeños negocios y familias.

En este apartado destaca que la distancia social es fundamental para lograr acabar con la proliferación de la covid-19.

Otros ejes serán la distribución "efectiva" de los tratamientos y de las futuras vacunas, con una inversión de 25.000 millones de dólares para la fabricación y reparto de estas últimas; además de una serie de medidas para proteger a los mayores; y "reconstruir y expandir las defensas para predecir, prevenir y mitigar las amenazas de la pandemia, incluidas las que vienen de China".

Aquí el plan marca el restablecimiento "inmediato" de la relación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la que Trump retiró al país: El equipo de Biden reconoce que " (la OMS) no es perfecta" pero que resulta esencial para coordinar una respuesta global, cuando en el mundo hoy se han rebasado los 50 millones de casos.

 Paquete de estímulo

En el aspecto económico, Biden en ningún momento menciona explícitamente el segundo paquete estímulo que lleva meses negociándose entre la Casa Blanca de Trump y los demócratas del Congreso, sin que las conversaciones hayan llegado a buen puerto, después de un primer rescate aprobado en marzo, el mayor de la historia de EE UU. Las mayorías ajustadas tanto en el Congreso como en el Senado, forzarán las negociaciones entre demócratas y republicanos, por lo que todo apunta a que la cifra de 2,2 billones de dóalres que proponía el partido de Biden antes de las elecciones se verá reducido. Los republicanos aspiraban a una cifra de uno 1,5 billones de dólares en medidas de estímulo.

Además de los estímulos, Biden habla de ampliar la prestación por desempleo, de crear nuevos puestos de trabajo en tareas relacionadas en la lucha contra el covid-19 y de ayudas a los pequeños negocios y los emprendedores.

Para encarar la crisis climática, Biden se ha propuesto liderar el mundo en esta causa. Aparte de regresar al Acuerdo del Clima de París (la retirada de EE UU de este pacto se hizo efectiva el miércoles, dos años después de que Trump lo decidiera), algo que ya había anunciado anteriormente Biden, el demócrata se compromete a que EE UU estará en "el camino irreversible" de lograr cero emisiones no más tarde de 2050.

Trump no cede

Trump mientras tanto sigue sin reconocer su derrota y realizará una serie de actos para generar apoyo para iniciar la batalla legales que desafían el resultado, confirmó el domingo el portavoz de la campaña. El actual presidente también anunció que reclutará equipos para realizar recuentos en varios estados y buscará respaldar sus acusaciones infundadas de fraude electoral.

Biden tenía más de 4,1 millones de votos que Trump en todo el país, y el exvicepresidente podría terminar con más de 300 votos de Colegio Electoral, muy por encima de los 270 necesarios para asegurar la presidencia.

Según varios medios, las posiciones entre sus aliados son contrapuestas, indicaron la cadena CNN y la publicación Politico, que citan a personas conocedoras de las conversaciones.La familia de Trump parece estar dividida sobre la aceptación de su derrota, dijeron este domingo medios locales, que ubican a su esposa, Melania Trump, y a su yerno y asesor, Jared Kushner, entre los que piden que claudique, mientras sus hijos mayores, Donald Jr. y Eric, se oponen.

 

 

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar