El plan Biden: alzas impositivas, control a las ‘big tech’ y más energía verde

El nuevo presidente quiere subir Sociedades e IRPF a rentas altas

Joe Biden y Kamala Harris
Joe Biden y Kamala Harris AP

El programa económico de Joe Biden expuesto durante la campaña electoral consiste en subir los impuestos a las grandes compañías, apostar por el cambio productivo hacia las infraestructuras tecnológicas y de renovables y subir el salario mínimo. Estas propuestas, que deberán ser moduladas dado el equilibrio de fuerzas en la Cámara de Representantes y el Senado, llegan en un momento crítico para la economía de la primera potencia del mundo, ya que la pandemia de coronavirus ha puesto fin a la expansión económica más larga en la historia del gigante americano y millones de ciudadanos han quedado sin empleo.

Una de las prioridades del presidente electo será sacar adelante un plan de estímulo para luchar contra los efectos de la pandemia, que dé continuidad a los ya aprobados en los momentos iniciales del Covid. En los primeros meses de la crisis, el Congreso de EE UU dio luz verde a una serie de leyes que permitían inyectar 3,4 billones de dólares (2,78 billones de euros) en ayudas a la economía, incluidos programas de apoyo para empresas, ciudadanos y gobiernos locales. Desde mayo, los principales partidos, el demócrata y el republicano, no se han puesto de acuerdo sobre nuevos avances.

Los demócratas propusieron un plan de 2,2 billones de dólares (1,8 billones de euros) y fue el que centró la negociación con el Gobierno de Trump antes de las elecciones del 3 de noviembre. Los republicanos, que probablemente revalidarán su mayoría en el Senado, se han negado a aceptar esa cifra y la rebajaron al entorno de 1,8 billones (1,5 billones de euros). La división de las cámaras obligará por tanto a más negociaciones para poder sacar adelante el plan.

En política fiscal, Biden propone revertir en parte la reforma fiscal de Trump, y elevar del 21% al 28% el impuesto sobre sociedades —con un tipo mínimo efectivo del 15%—. Aun así, no regresaría al tipo del 35% había en el mandato de Obama. El demócrata también plantea subidas en el impuesto de la renta para los salarios más altos y en el impuesto de sucesiones. Con las subidas fiscales, la gestora de fondos de inversión M&G Investments estima que el Estado “recaudaría unos 3,2 billones de dólares (2,62 billones de euros) en un plazo de 10 años”.

La industria nacional

El equipo de Biden ha diseñado un plan económico de 700.000 millones de dólares (575.000 millones de euros) destinado a impulsar la manufactura estadounidense mediante la compra de productos nacionales; una idea que, según sus cálculos, supondrá más de cinco millones de empleos en esos sectores. El programa se ha bautizado “Reconstruyámoslo mejor” (Build Back Better). También se quiere estimular la innovación tecnológica, reducir la dependencia de países como China y “reconstruir la clase media” con políticas tributarias que ayuden a pequeños y medianos negocios, no solo a los grandes.

En el capítulo de inversiones, Biden prevé invertir en infraestructuras y también en energías renovables. Propone asimismo inversiones en agricultura, innovación tecnológica y en el sector inmobiliario para construir viviendas sostenibles. Propone bonificar la compra de vehículos eléctricos y las energías renovables.

La batalla contra China

En lo relativo al comercio exterior, la guerra comercial con China que EEUU ha intensificado en la presidencia de Donald Trump puede no acabarse definitivamente pese a la llegada de Biden a la Casa Blanca. Su victoria puede reducir la tensión comercial, pero no desaparecerían las fricciones.
El intento de Trump de equilibrar la balanza comercial con China fue una de las primeras razones para imponer aranceles a Pekín, pero la batalla no ha impedido que el superávit comercial de China ascendiera en septiembre en 26.834 millones de euros, un 17,9% más que un año antes. Los demócratas han abandonado su previo respaldo casi completo a acuerdos comerciales internacionales y adoptado una actitud más dura en este sentido.

Por otro lado, el excesivo poder de mercado que acumulan las grandes tecnológicas es una de las preocupaciones de los demócratas en el Congreso, que impulsaron una investigación durante 16 meses sobre Amazon.com, Facebook, Google (propiedad de Alphabet) y Apple. Tras cerrar sus conclusiones, el panel de expertos de la Cámara de Representantes liderado por legisladores demócratas pidió al Congreso que obligue a estas compañías a separar sus plataformas de internet de otros negocios.

Sin embargo, la división en el Congreso hace difícil que estas propuestas salgan adelante. Puede recibir respaldo del Gobierno de Biden la demanda antimonopolio puesta contra Google por el Departamento de Justicia de EE UU. Expertos consultados por Reuters sostienen que o se apoyará el proceso hasta el final o se enmendará la demanda para añadir nuevas reclamaciones.

Duplicar el salario mínimo y rescatar la sanidad de Obama


Joe Biden pretende aumentar el salario mínimo a 15 dólares la hora, desde los actuales 7,25 dólares. “La gente gana seis, siete, ocho dólares la hora (...) Merecen un salario mínimo de 15 dólares. Cualquier cosa por debajo de eso lo pone por debajo del nivel de pobreza”, señaló el que será presidente de EE UU durante un debate electoral. Asimismo, propone mejorar el seguro de desempleo y mejorar las condiciones de los préstamos a estudiantes para acceder a la universidad. En Sanidad, Biden también propone recuperar partes derogadas de la reforma sanitaria de Obama. Para el demócrata, el coronavirus “ha evidenciado” los fallos de la sanidad estadounidense. Entre otros, ha prometido que si gana, garantizará a los ciudadanos puedan hacerse pruebas de detección de coronavirus sin coste. En cuanto al clima, Estados Unidos abandonó oficialmente la semana pasada el Acuerdo de París, cumpliendo la promesa de Donald Trump de retirar al país —segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo— del tratado de lucha contra el cambio climático. Pero puede ser por poco tiempo, ya que el candidato demócrata ha prometido volver a unirse al acuerdo.

Normas
Entra en El País para participar