España lleva gran retraso en el cuidado de sus infraestructuras básicas

Carreteras y autovías requieren 7.500 millones para su mejora

AVE
La renovación de la seguridad en la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla va a costar más de 130 millones.

Los efectos de la crisis financiera de 2008 llegan hasta nuestros días. La caída que desde entonces ha sufrido la inversión pública en España (en 2019 fue de un 42% respecto a la registrada antes de 2010) es especialmente sangrante en lo que se refiere a la conservación y el mantenimiento de las infraestructuras en uso.

Un estudio de la consultora AT Kearney cuantificaba en 2015 una reducción del 25% en la inversión de mantenimiento de la red de carreteras en España y de un 20% en la de la red ferroviaria. “Lo impresionante es que esos datos, a pesar de que han pasado cinco años, siguen siendo totalmente válidos. No se ha avanzado”, asegura Julián Núñez, presidente de la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan).

Adif aumenta sus inversiones para el mantenimiento de la red ferroviaria

Núñez señala que una de las áreas más necesitadas de grandes inversiones en su reparación y conservación es la Red de Carreteras del Estado (la viaria convencional y de autovías, excepto las concesiones de primera generación). El déficit alcanza los 7.500 millones de euros, de acuerdo con la Asociación Española de la Carretera (AEC).

A esta cantidad añade Seopan casi 800 millones necesarios para adecuar la red de túneles (iluminación y ventilación, entre otros). “En estos momentos, uno de cada 10 kilómetros de la red de carreteras tiene deterioros graves en más de un 50%”, apunta Núñez, quien confirma que en España, desde 2010, se gasta en conservación y mantenimiento la mitad que en otros países europeos.

El gasto en obra pública subirá casi un 115% en 2021, según el proyecto de Presupuestos

Ahora, algo ha cambiado. El plan de recuperación pos-Covid de la Unión Europea ha propiciado un aumento considerable del gasto y la inversión en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021, de manera que la partida destinada a infraestructuras crece un 114,8% respecto a la del año 2019 y se sitúa en 6.161 millones.

Además, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, declaró recientemente que, de cara al dinero del fondo europeo que recibirá su departamento, “la modernización de infraestructuras es uno de los pilares y, sobre todo, la conservación y mantenimiento de las mismas. Va a suponer un desafío para las empresas”.

El 40% de la red española de suministro de agua tiene más de 30 años

La red ferroviaria española es otra de las grandes infraestructuras susceptibles de un mantenimiento constante. Fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) informan de que en septiembre de 2020 las inversiones en mantenimiento de la red convencional se situaron en 337,7 millones de euros y las de alta velocidad, en 222 millones. Las cantidades poco a poco han subido en los dos últimos ejercicios.

En la actualidad, los proyectos más significativos que está llevando a cabo Adif en cuanto a mantenimiento son la renovación y electrificación de la línea de ancho convencional Bobadilla-Algeciras, de 176,2 kilómetros, que forma parte de los corredores mediterráneo y central y cuya inversión alcanza los 350 millones de euros, así como la renovación de las instalaciones de seguridad de la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla. Este proyecto se licitará en breve por más de 131 millones.

La renovación de la línea de ancho convencional Ciudad Real-Badajoz, con más de 60 millones, es un tercer proyecto destacado, y un cuarto, la electrificación y adaptación de instalaciones de seguridad y telecomunicaciones del tramo de la línea entre Salamanca y la frontera portuguesa.

Agua

Un capítulo muy importante de las infraestructuras un tanto abandonadas son las relacionadas con el agua. El 40% de la red de suministro de agua en España tiene más de 30 años de existencia y el 44% de la de alcantarillado, más de 40 años. Esto provoca que haya un 26% de pérdidas en el suministro, cifra Seopan. La inversión requerida y urgente para la mejora de las redes, de acuerdo con sus cálculos, es de 2.523 millones de euros, de los que la red de saneamiento necesitaría 2.000.

A esta cantidad habría que añadir otros 3.000 millones de euros para la construcción de redes de suministro que ahora no existen y hacen mucha falta.

Baches y aguas sin sanear

Airef. La Autoridad ­Fiscal Independiente (Airef) afirma en el estudio Infraestructuras del transporte, hecho público el pasado mes de julio, que “de los grandes países europeos, España es el que más ha invertido en infraestructuras en el periodo 1995-2017. Sin embargo, la fuerte caída de las inversiones que se ha producido desde 2012 ha provocado que la inversión bruta anual no cubra la depreciación del stock”.

Gasto por kilómetro. En España se ha invertido “históricamente” menos en conservación de carreteras que en otros países de nuestro entorno. Según la consultora AT Kearney, aquí se destinan 60.000 euros por kilómetro, frente a los 125.000 euros en Francia o Reino Unido.

Cercanías. El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha declarado que en el seno del plan de recuperación de la Unión Europea “habrá un conjunto de actuaciones hasta 2025 para mejorar la calidad del servicio de cercanías de Renfe”, en colaboración con el sector privado.

Saneamiento. España tiene abiertos en la actualidad 500 procedimientos por incum­plimiento de la directiva de la UE en materia de saneamiento de aguas. Seopan cuan­tifica la inversión mínima en “agua limpia y saneada” en 5.253 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar