Nuevo Realme C15 supervitaminado.
Nuevo Realme C15 supervitaminado.

Realme C15: llega más potencia a uno de los modelos más baratos del mercado

Los chinos le instalan un nuevo procesador Qualcomm.

Realme es consciente de que ha encontrado un filón con algunas de sus gamas y prueba de ello es que con las gamas 7 y 8 ha alcanzado a una buena parte de usuarios que apenas conocían sus milagros. Sobre todo los que tienen que ver con esa relación precio-calidad donde las marcas asiáticas se blindan respecto de compañías de otras latitudes.

Y el de hoy es un caso interesante porque supone ver cómo una empresa se preocupa por un dispositivo que, a priori, no debería contar con actualizaciones de hardware relevantes, que sirvan para inyectarle algo más de potencia sin mover apenas su precio. Y en el caso que nos ocupa, de verdad que eso es decir mucho porque hablamos de un update apenas cuatro meses después de su lanzamiento en julio.

Mejorado y por apenas 100 euros

Lo que acaban de hacer los chinos es hacer oficial una versión Qualcomm Edition que viene a instalar un procesador Snapdragon 460 que vendría a sustituir al MediaTek Helio G35 original. Con ese simple movimiento, el terminal gana en potencia para poner en marcha cualquier tarea que nos propongamos, con una solvencia fuera de toda dudas y más acorde a los gustos de los usuarios occidentales. Es más, un hecho así apunta a que estaríamos ante un terminal que no solo saldría en las tiendas chinas, sino también en las del resto del planeta.

Nuevo Realme C15 Qualcomm Edition.
Nuevo Realme C15 Qualcomm Edition.

Además de ese cambio importante, este C15 de Realme presume de pantalla gracias a sus 6,5 pulgadas con resolución HD+ (720p), su frontal completamente limpio, solo manchado por la presencia de la cámara para selfies, una instalación de 4GB de memoria RAM y 128 de almacenamiento interno que siempre podremos ampliar gracias a una tarjeta microSD. Si miramos a la parte trasera, donde las cámaras, nos vamos a encontrar cuatro. ¡¡CUATRO!!, que tienen una resolución de 13, 8, 2 y 2MP con funciones de angular, ultra gran angular, blanco y negro, y retro, respectivamente. Para el frontal, Realme ha pensado que con 8MP tendremos más que suficiente para sacarnos unos selfies favorecedores.

A pesar de dirigirse a un mercado económico, no deja de tener pequeños lujos como la carga rápida, que es de 18W y será capaz de rellenar la batería para casi dos horas de uso en apenas cinco minutos. Dispone de wifi, bluetooth, resistencia a las salpicaduras, una instalación de Android 10 (con promesas de subir a Android 11) con Realme UI y un precio que, al cambio, viene a quedarse un pelín por debajo de los 110 euros.

Normas
Entra en El País para participar