Operaciones

Duro Felguera espera novedades de la SEPI sobre su rescate antes del día 29

La firma celebrará ese día junta de accionistas, y pretende llevar un mensaje positivo; la banca le reclama un socio para darle avales

Junta de accionistas de Duro Felguera celebrada en julio de 2019.
Junta de accionistas de Duro Felguera celebrada en julio de 2019. EFE

Duro Felguera quiere mandar un mensaje positivo a su junta general de accionistas, que se celebrará el próximo 29 de octubre. Para entonces, espera tener novedades de la SEPI sobre su plan de rescate. Además, y entre otros puntos, se procederá a la ratificación y reelección de varios vocales del consejo de administración, que son Rosa Isabel Aza Conejo, José Julián Gutiérrez del Álamo, Valeriano Gómez Sánchez y Jordi Sevilla Segura. Todos ellos como consejeros independientes.

La firma asturiana pretende aprovechar el acto para poder transmitir un mensaje de optimismo a sus inversores y a su plantilla sobre el futuro de la compañía. Esta lleva más de cuatro años navegando en un mar de fondo revuelto, y en el que se juega su viabilidad.

DURO FELGUERA 0,96 0,84%

A finales de agosto la compañía solicitó a la SEPI un plan de rescate para que entrara en su capital con la toma de alrededor del 40% de su capital. El plan presentado supone la petición para que la SEPI inyecte 100 millones de euros del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas. De ellos, 70 millones de euros corresponderían a un préstamo participativo, y los 30 millones restantes tendrían como destino la entrada en su capital en una próxima operación sin derechos de suscripción preferente.

El organismo estatal tiene seis meses para responder, un plazo que se antoja demasiado largo para Duro Felguera. Y más cuando una parte de su futuro depende de la concesión de avales por parte de la banca. Y esta, como si fuera la pescadilla que se muerde la cola, condiciona esta concesión a la entrada de la SEPI o un inversor privado.

Por esta razón, la compañía asturiana considera que el mejor escenario sería tener alguna novedad sobre la petición realizada a la SEPI antes de la celebración de la junta. El objetivo es poder así reclamar a la banca liquidez con el blindaje del ICO por el 70% de 100 millones de euros, y otros 100 millones en avales con la garantía de Cesce por el 50%, con la promesa del Gobierno de ayudar a Duro Felguera a evitar su caída.

Una respuesta positiva de la SEPI permitiría atraer a un inversor privado para entrar en su capital, tal como reclaman los bancos para la concesión de avales para acceder a nuevos proyectos. Los dueños de Mayoral, que llegaron a tener el 9,5% del capital en 2018 pero que ahora han vendido, son posibles inversores.

La compañía es consciente de que pasa por una situación muy difícil para seguir contratando ante la falta de avales por parte de la banca. Los bancos involucrados en la compañía, a los que debe unos 85 millones de euros, son Santander, BBVA, Sabadell, CaixaBank, Liberbank y Bankia.

Fuentes financieras mantienen que Duro Felguera inició negociaciones con la SEPI en abril, en pleno estado de alarma en el país, aunque no fue hasta agosto cuando le presentó un plan para que participara en el capital. Duro Felguera prevé en su plan estratégico hasta 2025 lograr ese año unas ventas de 623 millones ese año con un ebitda de 48 millones. Antes, en 2023, se plantearía una ampliación de capital por al menos 60 millones para devolver parte del rescate.

La refinanciación y los posibles socios

El plan estratégico de Duro Felguera pasa también por que la banca refinancie nuevamente la deuda de la empresa, unos 85 millones de euros. Pero las entidades financieras son poco proclives a llevar a cabo esta medida una vez, según explica, a que ya en 2018 realizaron una elevada quita, cuyo resultado fue, que al poco tiempo, la empresa volvió a estar en la misma situación de debilidad. Ahora, la empresa les plantea pagar de entrada un 10% del importe, convertir un 20% en un préstamo participativo y transformar el 70% restante en obligaciones convertibles. Mientras, el empresario asturiano Blas Herrero sigue interesado en plantear una oferta por la empresa, según ha apuntado él mismo en varias ocasiones.

Normas
Entra en El País para participar