Surface de Microsoft con Windows 10.
Surface de Microsoft con Windows 10.

Windows 10 querrá conocer para qué usas el ordenador, ¿sabes por qué?

La idea de Microsoft es ofrecer distintas configuraciones.

Parece increíble que con los años que tiene Windows a sus espaldas, Microsoft no hubiera atendido antes a una necesidad que siempre han tenido los usuarios, la de pedirle al sistema operativo que le dé lo que necesita, en potencia y rendimiento, dependiendo de la tarea que vaya a realizar. Sin gastar más de lo que sea estrictamente necesario.

Con Windows Vista ya intentó Microsoft algo parecido (que más tarde desestimó), cuando pensaron que el PC debía adaptarse a las necesidades del usuario ofreciendo toda la potencia imaginable cuando, por ejemplo, introducíamos un disco de juego en el lector, o en el momento en el que abríamos Word para escribir. Se trata de dos escenarios radicalmente distintos que necesitan de configuraciones de hardware completamente separadas.

La elección de tarea llegará a Windows

Así las cosas, los de Redmond quieren que el sistema operativo sea capaz de ajustar el rendimiento del procesador y demás componentes de hardware en función del uso que le vayamos a dar, por lo que nos ofrecerá varias alternativas cuando lo configuremos por primera vez. Tal y como podéis comprobar por la pantalla que tenéis justo debajo, existirán opciones que van a abarcar la mayor parte de cometidos que podemos encargarle a nuestro PC cuando lo instalamos en casa, o en la oficina.

Pantalla de selección de uso del ordenador.
Pantalla de selección de uso del ordenador.

Se trata de seis alternativas: videojuegos, trabajos escolares, familia, entretenimiento, creatividad y negocios. Dependiendo del que elijamos, así se comportará el ordenador para adecuar su hardware a lo que necesitamos. Como podéis imaginar, tanto la opción gaming, como la que necesita de potentes herramientas de edición de vídeo o fotografía, serán las que más exijan de los componentes del PC mientras que las demás permitirán al sistema operativo ir con algo más de tranquilidad.

Esta pantalla de selección de Windows 10 no se grabará a fuego en la configuración de nuestro ordenador y en cualquier momento podremos modificarla por si se producen cambios en el uso que le damos, por lo que no hay que temer elegir la opción que os pone en la mano la mayor cantidad de potencia posible porque más tarde podréis reducirla sin problemas, si queréis. Esta función parece estar muy avanzada en su desarrollo y, tanto es así, que llegará en primer lugar a las manos de los usuarios que tienen acceso anticipado a estas opciones de prueba. Otra cosa será el instante en el que Microsoft se decida a publicarla de manera oficial dentro de un parche. ¿Os parece útil este tipo de pantallas de configuración del PC cuando lo estrenáis en casa?

Normas
Entra en El País para participar