Cellnex compra a Indra el 60% de Metrocall y se refuerza en las redes neutras en el transporte

La compañía se ha valorado en 70 millones y la tecnológica ingresará cerca de 37 millones

El consejero delegado de Cellnex Telecom, Tobías Martínez, y el presidente, Franco Bernabè.
El consejero delegado de Cellnex Telecom, Tobías Martínez, y el presidente, Franco Bernabè.

Cellnex ha adquirido a Indra el 60% del capital de Metrocall, la empresa encargada del diseño, desarrollo, gestión y operativa de la red de telefonía móvil del Metro de Madrid, que controlaba a través de su filial Inertelco, en la que la empresa presidida por Fernando Abril-Martorell tiene el 87,5% mientras el resto está en manos de Next Generation, propiedad de Lalo Azcona.

La operación, que ha implicado una valoración de empresa de Metrocall en 70,8 millones de euros, ha supuesto unos ingresos de 37,2 millones de euros para Indra, tras descontar intereses de minoritarios, según ha explicado en una nota esta última compañía.

Cellnex se ha impuesto a la empresa australiana BAI, que competía por hacerse con el control de Metrocall, firma en la que Metro de Madrid controla un paquete del 40% del capital. Metrocall, fundada en el año 2000, tiene firmados contratos para gestionar servicios a Telefónica, Vodafone y Orange dentro del Metro madrileño.

Con esta adquisición, Cellnex refuerza el portafolio de infraestructuras de telecomunicaciones que gestiona para redes de transporte y entornos suburbanos, entre los que destacan los servicios de conectividad para el Metro de Milán y el Metro de Brescia, o las redes de comunicaciones para seguridad y emergencias en la línea 9 del Metro de Barcelona y el Metro de Valencia. También en los túneles del AVE en Barcelona y en la línea Girona – Figueres, según ha señalado la compañía en un comunicado.

Fuentes del sector señalan que, aunque es una operación pequeña, es significativa en términos cualitativos porque enriquece y refuerza la posición de Cellnex en conectividad y cobertura de redes de transporte metropolitano. En la actualidad, en Europa hay varios proyectos en marcha de ciudades que están apostando por modelos de gestión neutra de las infraestructuras que dan cobertura a las redes de transporte, y Cellnex quiere aprovechar la experiencia de Metrocall en este ámbito para afrontarlos.

Entre los proyectos destaca el de Londres, si bien ciudades como París y Ámsterdam también se han planteado esta alternativa, así como distintos corredores ferroviarios.

Cellnex está en pleno proceso de expansión. En agosto pasado cerró  una ampliación de capital de 4.000 millones de euros para captar recursos con los que financiar nuevas adquisiciones de infraestructuras de telecos, en un momento en el que las telecos se están planteando desinvertir de estas redes para reducir deuda.

La venta por parte de Indra forma parte del plan de acción anunciado por la compañía el pasado julio durante la presentación de resultados. Entonces, ya avanzó que, dada la actual crisis económica y los cambios que se están produciendo en el mercado, revisarían sus costes y su operativa y que analizarían qué productos e inversiones eran clave. 

Según fuentes del mercado, Metrocall no era un activo estratégico para Indra y "se ha dado la circunstancia de que ha llegado un comprador que ha hecho una valoración muy buena de la compañía, así que a Indra le ha venido muy bien hacer caja", señalan. Inicialmente, el 100% de Metrocall se había valorado en torno a los 60 millones, cifra que finalmente se ha elevado a los 70,8 millones.

Indra perdió 75 millones durante el primer semestre de este año, frente a los 34 millones de beneficio neto que obtuvo en el mismo periodo de 2019, tras ver descender sus ingresos en un 4% como consecuencia de la pandemia por Covid-19.

Normas
Entra en El País para participar