Banca

La posible unión, en cifras: más de 20 millones de clientes en España y 650.000 millones en activos

La nueva entidad tendría una cuota de mercado del 28% en las hipotecas

Fusión bancos Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La posible fusión de Bankia y CaixaBank, en caso de llegar a buen puerto las negociaciones que mantienen las dos entidades, crearía el primer banco de España con una presencia abrumadora en el territorio nacional. Ambas entidades contarían con el mayor volumen de activos, la mayor red comercial de oficinas, el mayor número de clientes y la mayor cuota del mercado hipotecario, entre otros indicadores.

En lo que se refiere al tamaño de la entidad, según los datos comunicados a la CNMV al cierre de junio de 2020, CaixaBank ya era el banco que contaba con un mayor volumen de activos en España, con 445.572 millones de euros. Sumados a los 213.503 millones en activos de Bankia darían lugar a un gigante bancario que contaría con un activo total de casi 660.000 millones de euros, con más de 350.000 millones en crédito a la clientela, del que el 55% (200.000 millones) serían préstamos a hogares, y otros 147.000 millones, a empresas. En el pasivo, los recursos de clientes en balance sumarían 363.000 millones de euros.

Para dar una idea de la magnitud que tendría el banco fusionado, los 660.000 millones en activos supone que sería un 36% mayor que BBVA, la segunda entidad por volumen de activos en España con 419.475 millones, y un 46% (casi el doble de tamaño) que Santander, teniendo en cuenta los datos de España. Por su parte, Sabadell cuenta con 191.568 millones en activos y Bankinter con 92.828 millones.

Igualmente, la unión de CaixaBank y Bankia sumaría casi 21 millones de clientes: 13,6 millones de la entidad catalana (solo en España) a cierre de junio y 7,38 millones de Bankia, con cifras de cierre de 2019. En el mercado hipotecario la entidad resultante tendría una posición predominante con una cuota de mercado del 28% (12,46% Bankia y 15,6% CaixaBank).

En lo que se refiere a los indicadores financieros de resultados, en la primera mitad del año las dos entidades sumaron un resultado neto de 347 millones de euros, castigadas por el impacto del coronavirus en la actividad (CaixaBank realizó provisiones por 1.155 millones y Bankia por 310 millones). Además, ambas han saneado activos: 1.772 millones para la entidad presidida por Jordi Gual y 480 millones para el banco dirigido por José Ignacio Goirigolzarri, lo que recortó el resultado final.

A pesar de ello, ese resultado sería también el más alto entre las entidades cotizadas a cierre del primer semestre de 2020. BBVA y Santander registraron pérdidas milmillonarias por los ajustes en el fondo de comercio en EE UU en el caso de la entidad presidida por Carlos Torres y los ajustes en las filiales en el Reino Unido, Estados Unidos y Polonia en el caso del banco presidido por Ana Botín.

La nueva entidad tendría una red de 6.734 oficinas, aunque con duplicidades

 

El margen de intereses de la entidad fusionada ascendería a 3.176 millones de euros y las comisiones 1.765 millones. Por su parte, el margen bruto ascendería a 5.724 millones de euros. De nuevo, para dar una idea de los ingresos que sumaría esta entidad, con estos datos de la primera mitad del año, serían un 41% a los obtenido por Santander en España.

Sinergias de costes

Por otro lado, la fusión entre Bankia y CaixaBank también contaría con la mayor red de oficinas: 4.467 del grupo CaixaBank (4.012 en España) y 2.267 de Bankia que sumarían 6.734 sucursales en toda la península. Estas cifras suponen más que duplicar la red del segundo banco con más oficinas en territorio nacional, ya que Santander cuenta con 3.222 sucursales en España.

No obstante, se espera que esa cifra se reduzca considerablemente. Una de las razones de acometer la fusión bancaria es la suma de sinergias y el ahorro de costes. En ese sentido, los analistas de Renta4 señalan que existe la posibilidad de aprovechar esta unión para hacer una mayor simplificación de la estructura que permitiría unos ahorros de costes mayor al 20%. Según los sindicatos UGT y CC OO apuntaron a una concurrencia de entorno al 27% de las oficinas en los mismos distritos postales. CaixaBank tenía como objetivo en su plan estratégico cerrar unas 800 oficinas hasta 2021 y Bankia ya trasladó su intención de cerrar 140 oficinas el pasado mes de julio, en el marco del proceso de ajuste de la red en los últimos años por la menor demanda de los servicios físicos y el crecimiento de los canales digitales.

En lo que se refiere a la plantilla, la entidad resultante sumaría más de 51.000 empleados (35.673 empleados del grupo CaixaBank y 15.947 de Bankia). Una cifra considerablemente más alta que sus competidores (BBVA cuenta con algo más de 30.000 trabajadores en España y Santander con 27.000).

En ese sentido, los secretarios generales de ambos sindicatos, Unai Sordo y Pepe Álvarez, alertaron sobre potenciales pérdidas de empleo si cuajan las negociaciones de fusión entre CaixaBank y Bankia, reclamando que cualquier medida se pacte y no se apliquen “medidas unilaterales”.

En 2019 CaixaBank ya acometió un ERE por el cual procedió a una salida acordada de unos 2.000 empleados y que supuso un coste de 978 millones.

 

Normas
Entra en El País para participar