Covid-19

Alemania dedicará otros 10.000 millones a prolongar los ERTEs

La coalición gobernante extiende el programa Kurzarbeit hasta finales de 2021

Alemania aprobó anoche la extensión del programa de protección de trabajadores, equivalente a los ERTEs españoles, dedicando otros 10.000 millones para proteger la economía del impacto del coronavirus. El acuerdo se cerró anoche en la cancillería en Berlín, y supone la prolongación de estos subsidios hasta dinales de 2021.

El programa, denominado Kurarbeit, supone que el Estado paga buena aprte de las nóminas y permite que las empresas mantengan la plantilla. El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, ha asegurado que la financiación vendrá del presupuesto del próximo año, dentro de un paquete de 1,2 billones de euros destinado a apuntalar la economía durante la pandemia.

"Se trata de estabilizar la economía", dijo Scholz en en una entrevista con la televisión ZDF. "Actuar rápida y ampliamente ha ayudado a Alemania a salir adelante la crisis mucho mejor que muchos otros países". Alrededor de 5,6 millones de personas reciben los beneficios de este programa, frente a siete millones de personas en mayo, según el Instituto Ifo de Investigación Económica con sede en Munich.

Aún así, hubo buenas noticias el martes con la mejora, por encima de lo previsto, dela confianza empresarial. "Estamos viendo algunos datos bastante positivos sobre el estado de la economía", dijo Scholz a ZDF. "Las cosas van mejor de lo que se temía hace unas semanas".

El presidente del Ifo, Clemens Fuest, advirtió que aunque la recuperación está en marcha, las cosas están "lejos de la normalidad", y las empresas probablemente continuarán recortando puestos de trabajo.

El programa de apoyo salarial de Alemania cubre inicialmente tanto como 67% de los salarios netos de los hogares con niños. La Comisión Europea toma este programa como modelo, dentro del esfuerzo de los países para que los trabajadores no sean despedidos de forma permanente de las empresas. 

"Es correcto que el instrumento más importante que tenemos para luchar contra la crisis del coronavirus y asegurar los puestos de trabajo continúa de manera práctica y responsable", afirmó Annegret Kramp-Karrenbauer, la líder del partido demócrata cristiano de Angela Merkel. "Lo más caro para el estado sería un paro masivo y una extinción de empresas, y eso es exactamente lo que el uso inteligente del dinero de Kurzarbeit puede evitar", añadió.

Además de los beneficios salariales, la coalición acordó una polémica reforma electoral. Los cambios serán implementados en dos fases, comenzando en la votación nacional del próximo año y continuando en 2025. El objetivo es reducir el tamaño de la Cámara Baja, actualmente con 709 escaños y que crecerá a más de 800 tras las próximas elecciones.

La coalición también acordó utilizar parte del dinero del fondo de recuperación de la Unión Europea para equipar a los maestros con un ordenador portátil, con un coste de 500 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar